Subscribe Us

OPINIÓN. ¿Qué entendemos por "Turismo Sostenible"?

 

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas

Autor: José I. Ibarra (01/04/2021)

Últimamente las adhesiones a la Agenda 2030 y sus ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) se están poniendo muy de moda en muchas administraciones locales y gobiernos nacionales. Estoy convencido que mucha gente ignora en qué consiste la "Agenda 2030" y cómo su eventual cumplimiento pudiera afectar a sus vidas, en lo social, lo económico y lo laboral.

Me centraré esta vez en uno de sus objetivos: el llamado "turismo sostenible".

En sí mismo, el término sostenibilidad se ofrece a diversas interpretaciones, pero dentro de los ODS parece buscar la conciliación entre lo económico, lo social y el medio ambiente, para, se dice, evitar el "calentamiento global" o, al menos, reducir su impacto.

No tengo muy claro que lo del calentamiento global y el cambio climático forme parte de la sensibilidad popular o sea una prioridad en la agenda social. Pero este es otro asunto.

Según el consorcio de las Ciudades Patrimonio, la sostenibilidad turística se sustenta en los siguientes pilares, a saber:

- turismo no masificado

- turismo de calidad

- turismo de mayor gasto

- turismo cultural y gastronómico

- turismo respetuoso con la naturaleza

Es posible que muchos seamos favorables a un turismo no masificado pero dudo que sea compatible con muchas tradiciones españoles sobre las que luego volveré. 

Lo que me llama más la atención es la búsqueda del turista de "calidad" , concepto que no alcanzo a comprender salvo que lo ligue al concepto de turista que deje más dinero. Es decir, una especie de turismo orientado a las clases sociales con mayor poder adquisitivo y "más cultas". Suena a un "turismo elitista", una especie de club privado. Esto me suscita una duda, ¿los nacionales podrán disfrutar de las terrazas, cultura y ocio de su ciudad o estarán destinados en su mayoría (por razón del precio y reserva de admisión) a los turistas de calidad? ¿se crearán "guetos" donde sólo se admitirán a esos turistas cultos y con parné? ¿Se pondrá la caña de cerveza a 5 euros la unidad? En fin, para reflexionar.

Respecto al turismo de naturaleza es comprensible que se limite el acceso a espacios naturales protegidos, pero existen zonas de esparcimiento, como pozas naturales, senderos de montaña o dehesas, que son muy frecuentados por turistas nacionales a lo largo de todo el año y, especialmente, en los meses de verano. Aquí, nuevamente nos enfrentamos al costumbrismo nacional que requerirá de buenas dosis de formación y respeto a los ecosistemas si realmente se busca sean entornos "sostenibles". No va a ser fácil.

Dicho esto, desearía volver al asunto de las tradiciones españolas muy significadas en fechas muy concretas del año. Por ejemplo, me pregunto si dentro del concepto de turismo [urbano] sostenible contemplamos eventos multitudinarios tales como:

- Los sanfermines

- La fallas

- Las procesiones de Semana Santa

- Las Ferias locales

- Los conciertos musicales de miles de personas

- Las cabalgatas de Reyes

- Las playas y chiringuitos de costa

... y son solo algunos ejemplos con los que pretendo transmitir la idea de que el turismo en España se viene sustentando en "paradas" multitudinarias [que lo hacen rentable] en las que evitar la masificación es del todo inviable. Salvo que se esté pensando en un turismo "sostenible" en determinados eventos/lugares, y en otros no.

En consecuencia, harían bien las autoridades competentes en definirnos el marco completo por lo que entienden será el futuro "turismo sostenible" y que medidas obligaría a implantar [en la ciudadanía] para redefinir el concepto de TURISMO en un país como España cuyo PIB depende del mismo en un 25%, o más según las regiones. 

Tal vez lo que ocurra es que [las autoridades competentes] no se atrevan a decirnos [anticipar] que ese modelo de "turismo sostenible" no es compatible con el de la "vieja normalidad" pre-covid e implique la adopción de ciertas medidas "sangrientas" para la sociedad, tales como:

- profesionalización de los establecimientos hosteleros en materia laboral y gastronómica

- limitación de licencias para operar dentro del sector

- uso de vehículos 100% ecológicos

- reservas online para visitar y acceder a determinados espacios naturales y/o patrimoniales (es decir, turismo a la carta y con reserva previa)

- limitación del acceso a lugares catalogados como de sostenibilidad prioritaria

- acceso limitado y controlado a playas, ríos, humedales y espacios naturales

- cierre de negocios que no cumplan los requisitos establecidos o limitados a servicios "de barrio"

En fin. A buen seguro que serán éstas u otras parecidas, y su mero planteamiento en una ordenanza municipal [o estatal] dará pie para que muchos municipios se sientan tentados al contagio y la copia literal para su propio ámbito local, sin contemplar el posible daño económico que con ello se pueda causar. [Ejemplo: AHORA, en los pueblos no queremos a urbanitas que nos contagian el Covid, pero ello nos obliga a cerrar comercios y locales de ocio. EN EL FUTURO, limitamos el acceso a pueblos y espacios naturales, pero ello conlleva mantener abiertos la mitad de los negocios turísticos tradicionales].

Sea como fuere, si la sostenibilidad turística pasa por encorsetar las opciones de disfrute y ocio de las personas en sus ratos libres, dudo que la idea tenga el éxito esperado. La cuadratura del círculo se viene persiguiendo desde hace siglos y aún no la hemos logrado. Al tiempo.

Publicar un comentario

0 Comentarios