Subscribe Us

TURISMO. Escapada a La Puebla de Valverde (Teruel)

 

Vista panorámica de La Puebla de Valverde, Teruel

El origen del actual núcleo urbano de La Puebla de Valverde se remonta a finales del siglo XII, quizá a los tiempos de Alfonso II de Aragón, y es resultado de la política de repoblación cristiana de los antiguos territorios musulmanes, aunque no es descartable la existencia de algún núcleo musulmán anterior, ya que existen, en los alrededores de La Puebla, situada sobre un pequeño cerro, junto a la calzada romana Caesaraugustana Saguntum, restos arqueológicos de yacimientos del Bronce y un asentamientos íbérico-romano, conocido como Los Castillejos.

De gran interés por su paisaje y por la vegetación natural y poco alterada es el Barranco del Hocino. En la actualidad, conserva rebollos, arces de Montpellier y, sobre todo, destaca el peral de monte, el único que se conoce de la provincia de Teruel, y el narcissus dubius, también muy difícil de encontrar en el territorio turolense. Este tipo de barrancos o desfiladeros se utilizaban por nuestros antepasados para dejar animales muertos que, a su vez, alimentaban a otros depredadores.

En La Puebla de Valverde destaca la trufa negra con un enorme valor culinario. Y, respecto a sus festividades, destaca la romería de Santa Bárbara que se celebra el primer domingo de mayo, así como las fiestas patronales en honor a la Virgen de Valverde, que tienen lugar el segundo domingo de septiembre. Los vecinos de La Puebla de Valverde también celebran el día de San Martín el 11 de noviembre, en una jornada en la que se reúnen en la masía del Manzano para comer las típicas gachas.



UN POCO DE HISTORIA

Caserío típico de La Puebla de Valverde, Teruel


La Puebla de Valverde entra en la historia a raíz de la reconquista aragonesa de la extremadura del reino por Alfonso II (1162-1196) y la fundación de la villa de Teruel en los años setenta del siglo XII para fortalecer la frontera militar con el reino musulmán de Valencia. La constitución a comienzos del siglo XIII de la Comunidad de Aldeas de Teruel en el reinado de Pedro II el Católico (1196-1213) y la conquista de Valencia por Jaime I (1213-1276) a partir de 1238, iban a configurar la situación de nuestro pueblo dentro del conjunto de la extremadura aragonesa.

En dicha extremadura, el concejo de Teruel inició la repoblación de varios lugares próximos y en 1265 La Puebla aparece como una población reciente, en concreto sobre el Camino Real de Valencia. Del reinado de Jaime II (1291-1327), data el amullaramiento de la localidad (1296), cuyos restos aún pueden contemplares en la actualidad, aunque muy deteriorados. En 1325, ante la escasez de agua en los manantiales de la zona, el monarca otorgó privilegios para que el destino de las primicias se destinase a la construcción de obras hidráulicas, como el acueducto desde Javalambre de 1325 que tenía un recorrido de 4 km.

Fuente de Los Santos. La Puebla de Valverde, Teruel


En la reorganización territorial y administrativa del siglo XIV, con Alfonso IV (1327-1336), La Puebla de Valverde se incluyó en la sesma de Sarrión, 1333. Precisamente, del siglo XIV es el sello original de la localidad, en el que figura en el centro una Virgen sedente con niño en un trono gótico y una inscripción rodeándola con la leyenda: Sello del concejo de La Puebla de Santa María de Valverde.

El hecho bélico más destacable acontecido en la población fue el asedio sufrido en 1462 por parte de don Jaime de Aragón, señor de la baronía de Arenós, defendiendo la causa del príncipe de Viana contra Juan II.

En la centuria siguiente, la población pasó a depender administrativamente de la sesma de Rubielos de Mora, al dividirse la de Sarrión en dos. Desde 1488, formó parte de la sobrecullida de Montalbán, y, siglos después, en 1694 correspondió a la Vereda de dicha villa y ya en el XVIII al Corregimiento de Teruel. Eclesiásticamente, desde la creación de la diócesis de Teruel en 1577, pasó a depender de la Iglesia de la capital de la Comunidad, y después, desde 1834, se incluyó en el Partido Judicial de la misma.

La historia reciente del municipio está muy marcada por los estragos sufridos durante la Guerra Civil, que supuso un importante impacto negativo desde el punto de vista personal y patrimonial. En los montes aledaños a la localidad, se instalaron algunos de los maquis que siguieron luchando contra el franquismo tras el fin de la contienda. Uno de los vestigios más importantes de la Guerra Civil en La Puebla de Valverde es el de Cerro Gordo. Esta posición es probablemente la más completa y de mayor tamaño de todo el frente de Teruel, extendiéndose desde la carretera de Formiche hasta el vértice Cerro Gordo, en una extensión superior a las 20 hectáreas. Una ruta permite visitar los vestigios dejados por la Guerra Civil.


Plaza Trucharte y Fuente Monguió, La Puebla de Valverde, Teruel


QUÉ VER EN PUEBLA DE VALVERDE
La Puebla de Valverde es un  pueblo pequeño y tranquilo que, por su situación entre la Sierra de Gúdar y el Macizo de Javalambre, puede servir como centro de operaciones para actividades de aire libre en la Comarca Gúdar - Javalambre, un espacio natural muy atractivo y sorprendente con múltiples posibilidades de senderismo, btt, escalada, ski, etc.

Con toda probabilidad el viajero accederá a La Puebla por un arco de sillería apuntado, del siglo XV: el portal de Teruel. Este, junto con el portal de Valencia y algunos lienzos de muralla, constituyen los restos más visibles del antiguo recinto amurallado iniciado a finales del siglo XII.  Quedan restos de interés del antiguo conjunto amurallado del siglo XIV que protegía la loma en la que se levanta la localidad y que discurría originalmente por las calles Nueva, Era Nueva, Bajada de los Santos, Extorres y Parador, ayudado en algunos tramos por la propia orografía del lugar como el barranco de Enmedio. 

Puerta de Valencia. La Puebla de Valverde, Teruel

Los elementos más destacables son las dos puertas, orientadas a Valencia y Teruel. La primera es más compleja, de planta rectangular, muy espigada, arcos apuntados en entrada y salida, y franqueada por contrafuertes de sillería. Cuenta con un pequeño adarve en el remate y una cámara cubierta con bóveda de cañón apuntado. Tuvo adosada una torre de la que sólo ha sobrevivido un arco de medio punto y, se cree, le otorgó carácter de torre-puerta. La de Teruel es la mejor conservada, era el principal acceso a la localidad y en su parte exterior muestra un arco apuntado con un arco rebajado agregado. En su interior, otro arco apuntado que, al igual que el resto del conjunto, está trabajado con piedra de sillería trabada con cal. Sobre los arcos hay una construcción de dos plantas que abre a los lados un balcón de hierro –hacia el interior- y una pequeña ventana –hacia el exterior-. 

Portal de Teruel. La Puebla de Valverde, Teruel

Al entrar por la calle Mayor el viajero se topa enseguida con la iglesia de Santa Emerenciana (siglos XVI y XVII principalmente): templo de grandes proporciones de estilo gótico renacentista iniciado en 1503 y que cuenta con portada manierista (1591), así como algunas casonas solariegas -como la Casa de los Iguales, de estilo barroco-, o la ermita de Nuestra Señora del Loreto, del siglo XVI.


Iglesia de Santa Emerenciana. La Puebla de Valverde, Teruel


Construida entre los siglos XVI y XVII según la moda gótica y renacentista. De su exterior destacan sus formas contundentes y la portada manierista con cuatro columnas jónicas de piedra negruzca y proporciones muy similares a la iglesia de Rubielos de Mora. La nave tiene cinco tramos y está cubierta con bóveda de cañón de lunetos, ábside poligonal muy enmascarado por las sacristías y capillas laterales entre los contrafuertes. Los arcos que sustentan la bóveda son de medio punto y cuentan con pilastras estriadas. La torre campanario posee cuatro cuerpos, facturados con mampostería y sillares en las esquinas –los tres primeros- y sólo con sillería trabajada el último. 

Ermitas. La Ermita de Nuestra Señora de Loreto, del siglo XVI y estilo renacentista. Es de planta rectangular, de pequeñas dimensiones y está construida con piedra de cantería y mampostería. Se compone de una nave cubierta por bóveda de crucería estrellada. El exterior es todo de sillería y la portada está adintelada. Las Ermitas de Santa Bárbara y de Javalambre (venerada por los pastores de la sierra).

Casas solariegas. La Casa de los Yguales, siglo XVII y estilo barroco. La Casa de los Pilones, casona o Casa Grande. Propiedad de la familia González de Gregorio, Condes de la Puebla de Valverde. La Casa La Capilla, C/. Mayor, 1. La Casa de la familia Lázaro, (ahora su bajo se ha convertido en un restaurante). Cuenta con alero de madera decorado con dibujos, conserva un arco en la puerta y en su interior. La Casa de los Iguales (s. XVII).


SENDERISMO
Desde la Puebla surgen numerosos senderos, entre ellos el GR 8 (entre La Puebla de Valverde y Camarena de la Sierra) y el GR 160 (que es el número que identifica al Camino del Cid) y la Vía Verde Ojos Negros. Dentro del término municipal de La Puebla de Valverde se halla también el Barranco del Hocino, un interesante paraje, y el macizo de Javalambre, de 2.020 metros de altitud: en general su ascensión no es dificultosa, aunque conviene informarse antes de iniciar la marcha. 

La vía verde de Ojos Negros utiliza el trazado del antiguo ferrocarril minero de Sierra Menera, el cual comenzó a funcionar el 27 de julio de 1907. La vía verde más larga de España discurre entre Teruel y Valencia. En su parte más elevada atraviesa un paisaje salpicado de sabinas y masías, entre las sierras de Gúdar y Javalambre. La orografía obligó a construir túneles y viaductos, que junto con su trazado suave y descendente, dan lugar a una atractiva propuesta cicloturista.



Publicar un comentario

0 Comentarios