Subscribe Us

VIDA SALUDABLE. Medir las pulsaciones: ¿cómo se hace? ¿Cuántas debemos tener y qué pasa si tenemos muchas?

 


La frecuencia cardiaca es uno de los indicadores importantes de la salud del ser humano. Es el número de veces que nuestro corazón se contrae por minuto y varía en función de lo que estemos haciendo en cada momento.

Para conocer nuestra frecuencia cardiaca tenemos que tomarnos el pulso, que es el latido de las arterias que se genera cada vez que se contrae el corazón.

Pulsaciones normales en reposo

La frecuencia cardiaca de una persona adulta cuando está en reposo debería estar entre los 60 y los 100 latidos por minuto. En general, una frecuencia cardíaca más baja en reposo está relacionada con una función cardíaca más eficiente y un estado físico cardiovascular mejor, como es el caso de los deportistas: un atleta puede llegar a tener 40 latidos por minuto, esto implica que el corazón necesita hacer menos esfuerzo para mantener un ritmo constante. Además, no es solo importante la frecuencia cardiaca, sino también el ritmo de los latidos del corazón: un latido irregular puede ser signo de una enfermedad importante.

Hay que tener en cuenta que, durante la infancia, las pulsaciones normales son más altas:

  • Durante el primer mes de vida, lo normal es tener entre 70 y 190 pulsaciones por minuto.
  • De 1 a 11 meses, entre 80 y 160.
  • De 1 a 2 años, entre 80 y 120.
  • De 5 a 6 años, de 75 a 115.
  • De 7 a 9 años, de 70 a 110.
  • A partir de los 10 años, de 60 a 100.

Cuando el pulso de la persona no está dentro del parámetro normal hablamos de bradicardia (si el corazón del adulto late por debajo de 60 latidos por minutos) y taquicardia (frecuencia cardiaca por encima de 100 pulsaciones por minuto en adultos). Tanto las bradicardias como las taquicardias pueden deberse a problemas cardiacos y otras enfermedades que requieren de seguimiento médico. Pero también hay ocasiones en las que sucede sin que tenga que ver con ninguna patología: en el caso de la bradicardia en reposo puede ser normal en adultos jóvenes sanos y en atletas entrenados. Por otro lado, la taquicardia es normal durante el ejercicio o como respuesta al estrés.

Factores que influyen en el ritmo cardíaco

Las pulsaciones por minuto se incrementarán como respuesta a la actividad física, pero hay otros factores que también influyen en la frecuencia cardiaca:

  • La temperatura ambiental. Con una temperatura y humedad mayores, el corazón bombea un poco más de sangre, por lo que se puede incrementar el pulso, aunque normalmente no más de 5 o 10 pulsaciones por minuto.
  • La posición del cuerpo. El pulso suele cambiar en función de si estamos sentados, de pie o tumbados. Al ponernos de pie suele aumentar, pero se estabiliza unos segundos después.
  • Las emociones. El estrés, la ansiedad, o estar muy feliz o muy triste también hace que aumenten las pulsaciones por minuto.
  • El peso. Las personas obesas pueden tener el pulso un poco más alto, aunque no debería superar las 100 pulsaciones por minuto.
  • Los medicamentos. Algunos medicamentos, como los bloqueadores beta, tienden a ralentizar el pulso, mientras que otros, como dosis elevadas de los fármacos para tratar el hipertiroidismo, lo elevarán.

Cómo medir correctamente las pulsaciones

Para tomarte el pulso correctamente debes tener en cuenta algunas pautas:

  • Hazlo siempre a la misma hora.
  • Siéntate y descansa unos minutos antes de hacerlo.
  • Cuenta las pulsaciones durante 60 segundos.

Puedes tomarte el pulso en la muñeca o en el cuello

En la arteria radial (en la muñeca):

  • Extiende uno de los brazos y pon la palma de la mano hacia arriba.
  • Coloca tres dedos de la otra mano (siempre sin utilizar el pulgar, que tiene pulso propio) en la muñeca, por encima del pulgar. Busca en el hueco que queda entre el hueso y el tendón el latido arterial; haciendo una ligera presión, si te está costando encontrarlo, extender la mano puede ayudar.
  • Cuando encuentres el pulso, cuenta los latidos durante 60 segundos o durante 30 y multiplícalos por dos, así sabrás tu frecuencia cardiaca.
  • Presta también atención a si el latido es regular o no.

En la arteria carótida:

  • Se encuentra en el cuello, a ambos lados, al lado de la tráquea, encuentra la zona en la que te notas el pulso.
  • Coloca la yema de los dedos índice y medio para sentir el pulso. No oprimas la arteria en exceso para no colapsarla, aplica la presión justa para sentir el latido.
  • Al igual que en la muñeca, cuenta las pulsaciones y presta atención a si el pulso es regular.

Consulta con el médico si...

  • Si tienes muchas pulsaciones y no te sientes bien.
  • Si tienes muy pocas y tampoco te sientes bien.
  • Aunque no tengas ningún síntoma, si notas el pulso irregular.

Ten en cuenta estos consejos, comprueba si tus pulsaciones son las apropiadas para tu edad y, ante cualquier duda, consulta con tu profesional sanitario, será el que mejor podrá asesorarte.

Para saber más:

¿Cuál debería ser mi frecuencia cardíaca? Medical News Today. Enero, 2016.

Aprende a tomarte el pulso. Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular. 

¿Cuál es la frecuencia cardíaca normal en reposo? Mayo Clinic. Octubre, 2020.

All About Heart Rate (Pulse). AHA.  Julio, 2015.

Bradicardia. Mayo Clinic. Julio, 2021.

Taquicardia. Mayo Clinic. Julio, 2021.

Cómo tomarte el pulso. Mayo Clinic. Abril, 2020.

Publicar un comentario

0 Comentarios