Subscribe Us

VIDA SALUDABLE. Los científicos descubren una enzima clave para explicar por qué el ejercicio mejora nuestra salud

 


Los científicos de la Universidad de Monash, Australia, han descubierto una enzima que es clave para explicar por qué el ejercicio mejora nuestra salud. 

Es importante destacar que este descubrimiento ha abierto la posibilidad de medicamentos que promuevan la actividad de esta enzima, protegiendo contra las consecuencias del envejecimiento en la salud metabólica, incluida la diabetes tipo 2.

La proporción de personas mayores de 60 años en todo el mundo se duplicará en las próximas tres décadas y, para 2031, más de seis millones de australianos tendrán más de 65 años. La incidencia de la diabetes tipo 2 aumenta con la edad, por lo que esta población que envejece también resultará en una mayor incidencia de la enfermedad a nivel mundial.

Una de las principales razones del aumento de la prevalencia de la diabetes tipo 2 con la edad es el desarrollo de resistencia a la insulina, o la incapacidad del cuerpo para responder a la insulina, y esto a menudo se debe a la reducción de la actividad física a medida que envejecemos.

Sin embargo, los mecanismos precisos por los cuales la inactividad física facilita el desarrollo de resistencia a la insulina sigue siendo un misterio.

Tinción que muestra las mitocondrias dentro de las fibras musculares individuales. Fuente: Universidad de Monash

Ahora, investigadores de la Universidad de Monash en Australia han descubierto cómo la actividad física realmente mejora la capacidad de respuesta a la insulina y, a su vez, promueve la salud metabólica. 

Es importante destacar que las enzimas que han descubierto que son clave para este mecanismo tienen el potencial de ser dirigidas por medicamentos para proteger contra las consecuencias del envejecimiento, como la atrofia muscular y la diabetes.

El equipo de científicos del Instituto de Descubrimiento de Biomedicina de la Universidad de Monash (BDI), dirigido por el profesor Tony Tiganis, revela que las reducciones en la generación de especies reactivas de oxígeno (ROS) del músculo esquelético durante el envejecimiento son fundamentales para el desarrollo de la resistencia a la insulinaSegún el profesor Tiganis, el músculo esquelético produce ROS constantemente y esto aumenta durante el ejercicio.

“Las ROS inducidas por el ejercicio generan respuestas adaptativas que son parte integral de los efectos del ejercicio que promueven la salud”, dijo.

En un artículo publicado el 15 de diciembre de 2021 en la revista Science Advances , el equipo de investigación muestra cómo una enzima llamada NOX-4 es esencial para las ROS inducidas por el ejercicio y las respuestas adaptativas que impulsan la salud metabólica.

En ratones, los investigadores encontraron que el NOX4 aumenta en el músculo esquelético después del ejercicio y que esto conduce a un aumento de ROS que provoca respuestas adaptativas que protegen a los ratones del desarrollo de resistencia a la insulina, que de otro modo ocurre con el envejecimiento o la obesidad inducida por la dieta.

Es importante destacar que los científicos han demostrado que los niveles de NOX4 en el músculo esquelético están directamente relacionados con la disminución de la sensibilidad a la insulina asociada con la edad. 

“En este estudio hemos demostrado, en modelos animales, que la abundancia de NOX 4 en el músculo esquelético disminuye con el envejecimiento y que esto conduce a una reducción de la sensibilidad a la insulina. Incentivar la activación de los mecanismos adaptativos orquestados por NOX4 con fármacos podría mejorar aspectos clave del envejecimiento, incluido el desarrollo de resistencia a la insulina y diabetes tipo 2”, dijo el profesor Tiganis.

Uno de estos compuestos se encuentra naturalmente, por ejemplo, en vegetales crucíferos, como el brócoli o la coliflor, aunque la cantidad necesaria para los efectos anti-envejecimiento podría ser mayor de lo que muchos estarían dispuestos a consumir.

Fuente: “Skeletal muscle NOX4 is required for adaptive responses that prevent insulin resistance” by Chrysovalantou E. Xirouchaki, Yaoyao Jia, Meagan J. McGrath, Spencer Greatorex, Melanie Tran, Troy L. Merry, Dawn Hong, Matthew J. Eramo, Sophie C. Broome, Jonathan S. T. Woodhead, Randall F. D’souza, Jenny Gallagher, Ekaterina Salimova, Cheng Huang, Ralf B. Schittenhelm, Junichi Sadoshima, Matthew J. Watt, Christina A. Mitchell and Tony Tiganis, 15 December 2021, Science AdvancesDOI: 10.1126/sciadv.abl4988

Publicar un comentario

0 Comentarios