Subscribe Us

TURISMO. Escapada a Lekumberri (Navarra)

 


Lekumberri, palabra que significa "buen sitio nuevo", es una localidad de 1.500 habitantes del valle de Larráun, en la falda de la Sierra de Aralar, a media hora de Pamplona y a escasa distancia de la frontera con Euskadi. Los recuerdos mejor guardados son aquellos que quedan enmarcados por las paredes de los grandes edificios y monumentos históricos.

Se conoce su actividad aduanera desde hace mucho tiempo, al menos desde el siglo XIII, que consistía en el pago de impuestos por parte de los comerciantes vecinos al Reino de Navarra. También contaba con un camino Real de Pamplona a Gipuzkoa, sobre el cual se había establecido una Cadena en pleno siglo XVIII, en la que los valijeros de Tolosa y Pamplona dejaban el correo. Localidad fronteriza, que constaba de palacio y torre defensiva. Toda su historia ha estado marcada por los constantes ataques tanto de los castellanos como de guipuzcoanos y franceses.

Lekunberri es un pueblo rodeado por un valle, el valle de Larraun, que para nuestros amigos viajeros es un destino increíble y una oportunidad única de admirar la belleza no solo del pueblo sino de sus alrededores. Plagado de caminos y senderos es, también, un reclamo para aquellos excursionistas y amantes de la naturaleza que desean admirar su fauna y flora.


Parroquia de San Juan. Esta parroquia, que data del siglo XIV, es un tesoro para la memoria. Transporta a todo aquel que entra a un período histórico que sin duda no dejará indiferente al aventurero.

El casco antiguo, cuyos orígenes se remontan al siglo XII, es uno de sus atractivos más destacados. Se impone pasear sin prisas: recorrer la calle San Juan, conocida como calle Aralar, repleta de los grandes caseríos decimonónicos típicamente vascos; acercarnos hasta la parroquia gótica de San Juan, edificio del siglo XIV dedicado a San Juan Bautista, patrón de la localidad. En el interior se encuentra un atractivo retablo mayor barroco y dos retablos del renacimiento. El retablo mayor, realizado en 1673, consta de un alto banco con hornacinas laterales sobre el que se apoya el cuerpo de tres calles separadas por dobles columnas y frontón circular de remate.

El cambio de caminos y la llegada de carretas y nuevos medios de comunicación a finales del siglo XVIII trajo a la población esta expansión natural a nuevos trayectos, hacia el nuevo camino que marcaría ahora el eje central de la población. A su vera se construyeron estos caserones.


Y descubrir el antiguo lavadero local. Antiguamente, las mujeres realizaban la colada o “lixue” en estos edificios. Por suerte Lekunberri cuenta con uno de ellos restaurado ofreciendo al público una oportunidad única de rememorar la historia y ver de primera mano este emblema del pasado.

Antiguo Lavadero

Sin embargo, uno de los grandes tesoros de Lekunberri es su entorno. Destaca la Vía Verde del Plazaola, una ruta de 54 kilómetros entre Navarra y Gipuzkoa que transcurre siguiendo el trazado del antiguo ferrocarril. El trayecto no encierra dificultad alguna a excepción de pendientes puntuales, lo que lo convierte en apto para todos los perfiles de senderistas y cicloturistas.

Vía Verde del Plazaola. Esta vía verde está salpicada de bellos paisajes que hacen todavía más agradable el recorrido, ideal para hacerla a pie o en bici y cuenta con servicios de restauración, alojamiento y alquiler de bicicletas

La Vía Verde del Plazaola es una ruta de 54 km que transcurre siguiendo el trazado del antiguo ferrocarril

Asimismo, la zona nos depara sorpresas como el santuario de San Miguel in Excelsis, enclavado en plena sierra de Aralar, al que se accede por una carretera serpenteante. Uno de los más antiguos de Navarra (S. IX), joya artística de primer orden, testigo de la fe y de la devoción expresada a lo largo de los siglos por miles y miles de peregrinos

Santuario de San Miguel de Aralar. Monumento declarado en el registro de Bienes de Interés Cultural del patrimonio español con el código RI-51-0000764 (Wikipedia)


Este es un territorio de bosques de hayas y robles salpicado de pastos en los que pacen las ovejas latxa, con cuya leche se elabora el afamado queso Idiazábal. Toda una tentación.


ALREDEDORES DE LEKUMBERRI

Puente de Alli. En el límite entre Alli y Lekunberri se encuentra este paraje maravilloso donde arquitectura civil (el antiguo molino harinero) y naturaleza (el Río Larraun) se aúnan para dar lugar a un espacio donde flora y fauna nos acompañan en un silencio, únicamente interrumpido por el transcurrir del río y el canto de los pájaros.


Cueva de Mendukilo. La naturaleza con su paciencia ha ido forjando un mundo subterráneo al cual podemos acceder y visitar. La cueva de Mendukilo se encuentra a pocos kilómetros de Lekunberri y es una forma más inmersiva de visitar la Sierra de Aralar. Mendukilo es una ventana abierta a las entrañas de Aralar. Equipada con iluminación dinámica y pasarela flotante a lo largo de un recorrido de 540m, el itinerario desciende 40m al subsuelo visitando tres salas. Una hora de experiencia-deleite en el último continente que nos queda por descubrir: el mundo subterráneo. En la visita guiada, intentaremos interpretar, disfrutar, aprender y no dejar huella.


Nacedero del Río Larraun. El agua es fuente de vida, de hecho es una necesidad fundamental para nuestra existencia en este mundo. Cerca de Lekunberri se encuentra el nacedero del Río Larraun, al cual se accede por unos senderos naturales que encandilan a todo aquel que pasea por ellos. No hay nada mejor que refrescarse tras una excursión agradable. Se trata de un sendero circular que permite visitar el conjunto de los nacederos de Iribas: Aitzarreta, que origina el río Ertzilla, y Basakaitz, donde nace el río Larraun. Los nacederos de Iribas se sitúan en las faldas de la Sierra de Aralar (Navarra) muy cerca de la cueva de Mendukilo.


Mirador de Azpirotz. Apoteósica ubicación sobre el valle de Araxes y las Malloas, a 2 kilómetros de Lekunberri y situado sobre el área de descanso de Azpirotz. Aunque es una zona muy cercana a la autovía el visitante podrá, sin duda, disfrutar de un momento de introspección único al acceder a esta zona. El mirador está acondicionado como zona recreativa que invita al descanso y es fácilmente accesible para carritos de bebé y sillas de ruedas. Cuenta con servicio de aparcamiento y está dotado de seis mesas de piedra y contenedores, apto para realizar meriendas o comidas familiares.

El mirador de Azpirotz está protegido por una barandilla. Este mirador se encuentra en la autovía de Leizarán, dirección Gorriti-Lekunberri, después de pasar el túnel de Azpirotz.



Desde el mirador se ve un paisaje montañoso con abundante vegetación. Se puede observar parte de la Sierra de Aralar, una meseta que se encuentra mayoritariamente en Navarra, pero que se extiende hasta Guipúzcoa. Al ser roca kárstica, el paisaje está poblado de colinas, simas y cuevas y permite una vegetación de prados y bosques de hayas.

También pueden observarse las Malloas, se llaman así tradicionalmente las praderas colgadas sobre el valle navarro de Araiz, pero hoy, por extensión, se aplica a todo el circo de Aralar desde el monte Alborta hasta el Balerdi. La crestería rocosa que aflora en los pastizales de Aralar, sobre las Malloas, ocupa el espacio que existe entre el valle navarro de Larraun y el Balerdi o Mallo-zar. En los acantilados de las Malloas residen chovas, cuervo común, alimoche, cernícalo, halcón común, una pequeña colonia de buitres y el galforro o ratonero común.

Mirador de Azpirotz en pleno invierno. JAVIER SESMA BERGACHORENA

Más información: Turismo Navarra ; Turismo Lekumberri

Publicar un comentario

0 Comentarios