Subscribe Us

TURISMO. Escapada a Berlanga de Duero (Soria)

 

Berlanga de Duero, ex-colegiata y castillo

La villa soriana de Berlanga de Duero, declarada Conjunto Histórico-Monumental, tiene un patrimonio monumental envidiable. Las vistas desde el castillo son magníficas. Hacia el sur la propia localidad de Berlanga de Duero y sus alrededores y hacia el norte el barranco del río Escalote. Tierra de arraigada historia y gran belleza patrimonial, Berlanga de Duero presume de ser la cuna de Tomás Martínez Gómez. Conocido como Fray Tomás de Berlanga, obispo de Panamá, descubrió en 1535 las islas Galápagos.

Berlanga de Duero, Soria


UN POCO DE HISTORIA

La antigüedad de Berlanga se remonta a los tiempos romanos. Sin embargo, no se puede señalar con propiedad el comienzo de su historia hasta la época árabe. El único vestigio cierto que se refiere la primitiva Berlanga a tal período, es el de su antiguo nombre. Augusta Valeránica llamaron los romanos a la pequeña población, en memoria de Valerio, el emperador que la hizo colonia romana. Este nombre había evolucionado ya en la época en que escribe el arzobispo Jiménez de Rada, quien al referirse a la villa, repite siempre la misma advertencia: "Valeranicam quae nuc Berlanga dicitur".

Las primeras noticias ciertas de Berlanga datan de los últimos años del siglo X, durante las guerras árabes. En esta época era muy importante su castillo, que estaba en relación con el de Gormaz, con la Atalaya de Rello y las fortalezas de la Riba de Santiuste y Atienza.

Durante los años transcurridos desde su conquista por Almanzor hasta su recuperación por Fernando I de Castilla y de León, Berlanga fue restaurada por los árabes, que la tenían en gran estima a causa del valor estratégico de su castillo. Esta fortaleza era un punto fuerte a la entrada de la sierra, valladar natural que protegía una línea de castillos, desde donde aquellos hacían sus correrías por las tierras llanas. De esta época debe ser el acueducto, cuyos restos aún se aprecian en la falda del cerro del Castillo.

Durante todo el siglo XI quedó Berlanga casi desierta y asolada. Después la villa pasó de nuevo a manos de la corona y fue Alfonso I, rey de Aragón, quien acometió la empresa de su colonización. Este monarca, que había casado con D Urraca, hija y heredera de Alfonso VI de Castilla (conociendo su importante situación, apenas tomó las riendas del poder en 1108). repobló Berlanga, al mismo tiempo que Almazán, Soria y Belorado.

Castillo de Berlanga de Duero, Soria


Durante la Edad Media, hubo en Berlanga un núcleo judío, que en el siglo XIII se componía de unas cien familias. Los judíos, mientras duró la tolerancia, autorizada en el siglo XIII por Las Partidas, vivieron en paz con los habitantes de la villa; situación que se prolonga hasta que empezó a actuar en Castilla el Tribunal de la Inquisición. En Berlanga, habitaron un barrio que llevó el nombre de Judería, cuyos restos se llaman hoy Yubería, y que se extiende, después de pasada la puerta de Aguilera, entre el Mirador de las Monjas y el Jaraiz. De la época de las ejecuciones ha quedado, a la entrada de la villa, por la carretera del Burgo, un bello rollo gótico, con el escudo de Berlanga, levantado en las eras de la Soledad.

Según la Crónica General de 1344, el Cid fue alcalde de Berlanga de Duero. Este señorío le habrí­­­a sido concedido en 1089 por Alfonso VI como pago a sus servicios. En el Cantar de mío Cid  Berlanga es una villa segura donde las hijas del Cid se alojan en el regreso a Valencia.

La villa de Berlanga grabó en su escudo de armas la memoria de un suceso que causó gran escándalo en la España cristiana del siglo XI: el ultraje que padecieron las hijas del Cid de sus esposos los Condes de Carrión, en los campos de Berlanga. En el escudo, el delito de los Condes está representado y simbolizado por un oso que ataca una colmena esa concentración de riquezas, arte, monumentos do de Berlanga, al tomar la villa por patrona a Santa Catalina de Alejandría, por la rueda de cuchillos del martirio de la Santa.


QUÉ VER Y HACER EN BERLANGA DE DUERO

La villa, junto a otras localidades sorianas del Camino del Cid, formaba parte en el siglo XI de la lí­­­nea defensiva del Duero, y es parada ineludible en la Ruta de El Destierro. El viajero bien puede iniciar su visita por la Puerta de Aguilera, una de las entradas a la ciudad antiguamente amurallada. 


Puerta de Aguilera

Berlanga de Duero llegó a contar con un doble recinto amurallado que todavía es posible apreciar en la actualidad. El primero de ellos, fechado en el siglo XII, es el situado en torno al castillo y el segundo sería una obra del siglo XIV de la que permanecen en pie dos puertas, la de Aguilera (la puerta principal de la villa, de arco gótico) y la del Mercado. Existieron otras cuatro puertas (la del Barranco, Mercado Nuevo, Puerta Occidental y Puerta de San Pedro) pero todas han desaparecido. 


Ermita gótica de Nuestra Señora de La Soledad, Berlanga de Duero / ALC


Extramuros se encuentra la ermita de Nuestra Señora de la Soledad y la picota: un buen ejemplo de rollo jurisdiccional gótico conservado en buen estado. Enseguida estamos en la plaza mayor, soportalada, desde donde podemos continuar nuestro paseo por las calles de esta villa monumental declarada conjunto histórico artístico. 


Picota de Berlanga de Duero

Interesante ejemplo de picota medieval gótica del siglo XV que hay llegado en un excelente estado de conservación a nuestros días. Se trata de un pilar de piedra caliza, planta cuadrangular levantada sobre cinco gradas circulares. Destaca su pináculo piramidal con un oso tenante que algunos autores vinculan con el escudo del pueblo. Bajo éste, cuatro cabezas de leones, desgastadas por el paso del tiempo, a modo de gárgolas. 


Plaza Mayor de Berlanga de Duero, Soria / ALC


La tranquilidad de sus porches y casonas señoriales no debe engañarnos: Berlanga es un pueblo dinámico con numerosos servicios, entre los que destaca una interesante oferta gastronómica. 

Cualquier camino que tomemos nos conducirá a sus dos edificios más emblemáticos, omnipresentes en todo el recorrido: el castillo de planta renacentista -asentado sobre otro anterior del siglo XII- a cuyos pies fluye el río Escalote, y la ex-colegiata de Nuestra Señora del Mercado. 

Castillo de Berlanga de Duero

El Castillo del siglo XV, de evidente influencia renacentista, envuelve una estructura anterior del siglo XII que, a su vez, se levantó aprovechando muchos de los muros de la alcazaba árabe-califal del siglo X. Se encuentra en un cerro limitado al norte por el río Escalote y, por el sur, por el frente de murallas y cubos almenados. Con seguridad, la fortaleza que vio el Cid fue la construcción islámica. Tanto Berlanga de Duero, como el hoy despoblado Vadorrey (en Morales) y Gormaz, fueron plazas musulmanas hasta que en 1060 pasaron a manos de Fernando I, padre de Alfonso VI. Tras sufrir su primer destierro, el Cid obtuvo el perdón de Alfonso VI y volvió a Castilla, tras cinco años al servicio de los reyes musulmanes de Zaragoza. Según algunos estudiosos, el rey Alfonso, como signo de conciliación, le entregó diversas tenencias y entre ellas, Berlanga de Duero, Langa, y Gormaz con todos sus alfoces y habitantes.

Ex-colegiata de Santa María del Mercado

Colegiata tardogótica del siglo XVI de grandes dimensiones, para cuya construcción se utilizó la piedra de varias iglesias y ermitas románicas de los alrededores. Cuenta con tres naves centrales de gran altura y crucero, todo ello sustentado por gruesas columnas cilíndricas. Se trata de uno de los ejemplos más luminosos y ligeros de las llamadas iglesias con planta de salón. Ello se debe a la destreza del maestro cantero Juan de Rasines que consiguió crear un templo muy diáfano elevando la altura de las naves y distanciando las columnas.

En su interior destaca la capilla mayor, en planta de Cruz griega, acompañada por ocho capillas cerradas con crucería simple, destacando la de los Coria, de planta octogonal, y el sepulcro central de los Bravo de Laguna, renacentista. El Altar Mayor está presidido por la talla de Nuestra Señora del Mercado, escultura tardorrománica del siglo XII. En uno de los muros de la colegiata se encuentra el caimán disecado que, cuenta la leyenda, fue traído a Berlanga por Fray Tomas desde las Islas Galápagos.

Ex-colegiata de Santa María del Mercado


La colegiata (XVI) sorprende por su volumen, que es el fruto de los sueños de grandeza de los señores de Berlanga, decididos a convertir la localidad en una villa ducal acorde con los vientos de renovación del Renacimiento, y del que el Palacio de los Duques de Frías, bajo el castillo, es otro buen ejemplo.

La ex-colegiata está "custodiada" por un singular "vigilante", un caimán de más de tres metros que trajo de América Fray Tomás de Berlanga, un fraile dominico (1487-1551) que fue obispo de Panamá. En 1535, Tomás se embarcó hacia Lima para terciar en las diputas que enfrentaban a los conquistadores Diego de Almagro y Francisco Pizarro; en su periplo el navío fue desviado por corrientes marinas, descubriendo un archipiélago de islas al que bautizó como las "Islas Galápagos" por el gran número que avistó de esta especie de tortugas.

Palacio Ducal de Berlanga de Duero y Fray Tomás de Berlanga, Soria / ALC


NO TE PUEDES PERDER...

Berlanga es, además, un buen lugar para iniciar excursiones por la zona: a 9 km de Berlanga, por la SO-152,  se encuentra la ermita mozárabe de San Baudelio de Berlanga, de imprescindible visita por su arquitectura y murales -parte de los cuales se encuentran repartidos por el mundo, por ejemplo en el Museo Metropolitan de Nueva York-; y a 16 km de San Baudelio se encuentra el pueblo medieval amurallado de Rello (a 24 km por la misma carretera), uno de los más singulares de la provincia de Soria.

Ermita mozárabe de San Baudelio de Berlanga, provincia de Soria / ALC

Imágenes de Rello, Soria



Más información:

Ayuntamiento: Plaza Mayor, 1 (42360). Teléfono: 975 343 011

Correo electrónico: info@berlangadeduero.es  |  Web: www.berlangadeduero.es

Oficina de Turismo de Berlanga de Duero: Torre del Palacio. Plaza del Mercado, s/n (42360). Berlanga de Duero. Tel. 975 343 433



Publicar un comentario

0 Comentarios