Subscribe Us

COVID-19. Descubren cómo el virus COVID-19 evade nuestro sistema inmunológico

 

La expresión del gen de respuesta inmune NLRC5 (rojo violeta) está suprimida en células infectadas con SARS-CoV-2 (verde). Fuente: Koichi Kobayashi

Los científicos de la Universidad de Hokkaido y la Universidad de Texas A&M han identificado un mecanismo clave utilizado por el virus SARS-CoV-2 para evadir el sistema inmunológico del huésped.

Investigadores en Japón y Estados Unidos han descubierto que el SARS-CoV-2 puede anular una importante vía molecular vinculada a un complejo inmunológico llamado MHC de clase I. El hallazgo debería ayudar a los científicos a comprender mejor cómo se afianza la infección por COVID-19 .

“Nuestro descubrimiento revela cómo el virus puede evadir el sistema de defensa inmunológico humano y podría ayudar a explicar por qué la pandemia ha sido tan grave”, dice Koichi Kobayashi, inmunólogo de la Universidad de Hokkaido y la Universidad de Texas A&M, quien dirigió el estudio. "Los mecanismos que identificamos pueden proporcionar nuevos objetivos moleculares para el descubrimiento de nuevos fármacos".

El SARS-CoV-2 escapa de las respuestas inmunitarias de las células T citotóxicas a través de la expresión alterada de MHC-I que es causada por la reducción tanto de la cantidad como de la función de NLRC5. Fuente: Koichi Kobayashi

Los científicos utilizaron un enfoque bioinformático para observar cómo el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, cambia la expresión genética en el sistema inmunológico de los pacientes con COVID-19 en comparación con los individuos no infectados. Esta es una forma útil de estudiar la función de las complicadas vías de señalización celular que desencadenan respuestas inmunitarias para combatir bacterias y virus dañinos.

Las moléculas de clase I del MHC (complejo principal de histocompatibilidad) son un arma central en la respuesta inmunitaria contra los virus. Cuando un virus infecta una célula, la célula facilita la expresión de antígenos virales en la superficie de las células infectadas, llamando la atención de las células inmunes llamadas células T citotóxicas. Estas células inmunes se concentran en las células infectadas y las destruyen, junto con el virus invasor que se encuentra en su interior.

Además de analizar la expresión génica en pacientes con COVID-19, el equipo de investigación también infectó líneas celulares humanas con el virus SARS-CoV-2 para validar sus hallazgos. Los resultados mostraron que una proteína del virus SARS-CoV-2, llamada ORF 6, suprime una proteína de la célula huésped, llamada NLRC5, responsable de activar la vía del MHC de clase I.

El estudio mostró que esto sucede de dos maneras. ORF6 dificulta la señalización celular, lo que apaga la expresión de NLRC5. ORF6 también bloquea la función de NLRC5.

Se sabe que otros virus infecciosos, incluidos el VIH y el MERS, también se dirigen a la vía del MHC de clase I. Los investigadores creían que el SARS-CoV-2 probablemente también lo hizo, pero este estudio es el primero en desentrañar el mecanismo.

“Sin la activación de la vía del MHC de clase I, los virus en las células infectadas están esencialmente ocultos al sistema inmunológico. Eso ayuda a explicar por qué el virus SARS-CoV-2 persiste en el cuerpo y por qué sigue infectando a otros, lo que lleva a la pandemia ”, dice Kobayashi.

La investigación adicional podría ayudar a encontrar y probar medicamentos que bloquean la actividad de la proteína viral ORF6, para restaurar la capacidad de la célula huésped para activar el complejo principal de histocompatibilidad. Si tienen éxito, estos medicamentos podrían alentar al sistema inmunológico del huésped a eliminar el virus en sí, estimulando eficazmente las respuestas inmunitarias.

Para obtener más información sobre esta investigación, consulte  los científicos descubren cómo el virus SARS-CoV-2 evade nuestro sistema inmunológico .

Fuente: “SARS-CoV-2 inhibits induction of the MHC class I pathway by targeting the STAT1-IRF1-NLRC5 axis” by Ji-Seung Yoo, Michihito Sasaki, Steven X. Cho, Yusuke Kasuga, Baohui Zhu, Ryota Ouda, Yasuko Orba, Paul de Figueiredo, Hirofumi Sawa and Koichi S. Kobayashi, 15 November 2021, Nature CommunicationsDOI: 10.1038/s41467-021-26910-8

Publicar un comentario

0 Comentarios