Subscribe Us

TURISMO. Escapada a Peñaranda de Duero (Burgos)

 


A escasos 15 kilómetros de Aranda de Duero se encuentra Peñaranda, villa que atrae desde lejos por su enhiesto castillo elevado sobre un espolón. A sus pies se extiende el caserío, pequeño y orgulloso de ser Conjunto Histórico Artístico. La historia quiso dejar sobre sus calles y plazas importantes huellas monumentales cargadas de interés para todo aquel que se acerca hasta la villa.

Incluso el celuloide ha querido dejar plasmada en imágenes la bella estampa de algunos de sus rincones, que han servido de escenario natural a alguna que otra película. peñaranda une en su nombre los de la roca fortificada que la protege y el río que le da vida.

Castillo de Peñaranda. Si en principio fue baluarte de defensa, con el transcurso de los años, sucesivas modificaciones fueron mejorando su estructura primitiva para alcanzar su disposición actual en el siglo XV. Tiene cierta relación con los castillos de Gormaz y de Peñafiel, pues se alza sobre el escarpe alargado. La puerta está en la parte oriental, con un foso excavado en la misma roca, que se pasaba mediante puente levadizo


UN POCO DE HISTORIA

En el año 912 el conde Gonzalo Fernández puebla Clunia, Aza y San Esteban de Gormaz, repoblando también el área de Peñaranda de Duero para alcanzar los márgenes del Duero.

El nombre primitivo de Penna Aranda se registra en viejos cartularios que nos hablan de un Concilio celebrado en Burgos en el año 1136 bajo la presidencia del Cardenal Guido. Consta que perteneció al alfoz de Clunia, y que después fue aldea de San Esteban de Gormaz.

Fue enclave celtíbero (arévaco) de cierta importancia aunque jugó un papel más importante como bastión medieval gracias a su poderosa fortaleza. Villa libre del alfoz de Clunia y más tarde del de San Esteban de Gormaz, quedó integrada, a principios del siglo XIV, en el señorío de la familia López de Avellaneda, emparentada más tarde con los Zúñiga.

Su máximo esplendor llegaría a mediados del siglo XVI. En 1608, Felipe II la entregó como ducado a Juan de Zúñiga y Avellaneda, virrey de Cataluña y de Nápoles. Pasó después a depender de los Portocarrero y, finalmente, de los duques de Alba.

Plaza Mayor de Peñaranda de Duero


QUE VER EN PEÑARANDA

La evocación histórica se manifiesta en Peñaranda desde el momento en el que se accede a su interior por la puerta de la muralla, de la que aún quedan algunos fragmentos.

Puerta Calle Arias de Miranda y Arco de las Monjas, restos de la muralla exterior

La gran Plaza Mayor, marcada por un esbelto rollo jurisdiccional, tiene a ambos lados el palacio y la iglesia. El palacio de los Zúñiga, condes de Miranda, es un notable ejemplo renacentista de mediados del siglo XVI, al que se accede a través de una bella portada plateresca adornada con mármoles jaspeados. La obra se atribuye a Francisco de Colonia, y presenta, tras el zaguán, un hermoso patio interior organizado en dos plantas con arcos de medio punto sobre pilares en la planta baja, mientras en la superior lleva columnas que sostienen arcos cuyas enjutas se ilustran con personajes históricos y mitológicos.

El conjunto es de una solemnidad y un equilibrio extraordinario. La escalera y los salones son acordes con la magnificencia del palacio; todos tienen ricos artesonados en los que se suceden los estilos gótico, mudéjar y renacentista. El de mayor interés es el Salón de Embajadores, con celosía gótico-mudéjar en la tribuna de los músicos.

Al otro lado de la plaza está la iglesia de Santa Ana. Fue erigida por la Condesa de Miranda y Señora de la villa de Peñaranda, con la autorización del obispo de Osma, Pedro Álvarez de Acosta, en fecha del 15 de diciembre de 1539.

Es la iglesia un hermoso ejemplo renacentista, quizás trazado por Rodrigo Gil de Hontañón poco antes de mediado el siglo XVI, aunque con notable intervención posterior. De hecho, consta que en el año 1606 llevaba a cabo ciertas obras importantes el cantero Diego de la Bodega, las cuales fueron completadas en 1635 por los canteros Esteban Alonso y, especialmente, Pedro de la Riva Ontañón. Por otra parte, la portada fue completada o transformada en el siglo XVIII, tal como indica la inscripción que en ella figura.


La Ex-Colegiata es un destacado templo cruciforme con una torre junto a la cabecera. La portada constituye un ejemplo ya barroco por su animación estructural, que sigue el tipo columnario, a manera de retablo, incluyendo una serie de esculturas pétreas. Lo más notable del interior es el retablo mayor, un modelo neoclásico que fue proyectado en 1785 por Manuel Martín Rodríguez, el cual contiene un buen relieve de la titular del templo, Santa Ana, que realizó el escultor Alfonso G. Bergaz. En el presbiterio un relicario guarda el corazón de don Cipriano de Portocarrero, conde de Montijo y padre de la que fuera emperatriz de Francia.

Iglesia y palacio hacen de la Plaza Mayor un espléndido decorado completado al fondo por las roídas almenas y torreones del castillo gótico, elemento fundamental en la estampa de Peñaranda. La fortaleza tiene una planta rectangular en la parte trasera, con cubos en las esquinas. Su torre del homenaje, gracias a diversas restauraciones, se halla en buen estado. La torre es de planta cuadrada y tiene tres alturas con ventanas geminadas y apuntadas.


El Castillo de Peñaranda, fundado en tiempos de Fernán González allá por el siglo XI, se alza en lo alto de una peña dominando el horizonte y la villa castellana. En el interior de la torre del homenaje se ha instalado el Centro de Interpretación de los Castillos.

En las afueras de la villa, al otro lado del río Arandilla, se encuentra el convento de San José del Carmen. Si iglesia es obra de finales del siglo XVI y se enmarca dentro del estilo clasicista de los templos carmelitas. La fachada presenta la escultura de san José y dos grandes escudos de los señores de Peñaranda, sus patronos. Para esta iglesia hizo Pedro de Cicarte en 1608 tres retablos de los que solo se conservan en la Colegiata, un busto con la representación de Santa Ana y una escultura de San Gregorio.


La hermosa villa ribereña de Peñaranda de Duero cuenta con un importante número de bodegas subterráneas ubicadas dentro del recinto amurallado. Se trata de túneles excavados bajo las casas de las principales calles de la localidad, sobrepasando alguno de ellos, los diez metros de profundidad, lo que los convierte en auténticos ejemplos de ingeniería arquitectónica.

De las bodegas subterráneas de Peñaranda de Duero destacan sus características zarceras o respiraderos, distintos a los que podemos encontrar en otros pueblos de la ribera, tan necesarios para airear la bodega y eliminar el tufo generado por la fermentación del mosto. La Bodega subterránea 'La Cárcel' es visitable y se inicia en la Plaza Mayor en la que podremos disfrutar de su conjunto histórico.

Entrada e interior de la Bodega subterránea "La Cárcel". Es una galería subterránea que está bajo la Casa Consistorial 


CERCA DE PEÑARANDA

Coruña del Conde. Sitio histórico, conserva restos de su Castillo medieval. Ermita del Santo Cristo, románica, de principios del siglo XII. En 1793, Diego Marín Aguilera, vecino del pueblo, logró volar con un rudimentario aparato construido por él, desde un cerro próximo, convirtiéndose en uno de los pioneros de la aviación en España.

Peñalba de Castro, la antigua Ciudad romana de Clunia, de gran importancia y cabeza del Convento Jurídico de la Hispania Citerior, guarda el esplendor y las ruinas de una de las ciudades romanas más importantes del norte de la Península. Fue ciudad arévaca, solar de cántabros y vascones. Sertorio resistió en ella a Pompeyo que la destruyó en el año 72 antes de Cristo. En los días de Servio Sulpicio Galba, Clunia fue la capital del Imperio, al proclamarse en ella –sublevándose contra Nerón en el año 69 d.C.–, emperador de Roma.

Clunia antigua ciudad romana de gran importancia y cabeza del Convento Jurídico de la Hispania Citerior, guarda el esplendor y las ruinas de una de las ciudades romanas más importantes del norte de la Península.

Entre sus ruinas podemos admirar los Edificios del Foro, las Termas Imperiales, el Teatro tallado en la roca que tenía una capacidad para 9.000 espectadores (uno de los mayores de Hispania), y restos de numerosas casas decoradas con delicados mosaicos.

Caleruega. Cuna de Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores y patrono de la provincia de Burgos. Destaca el Conjunto conventual construido alrededor del Torreón de los Guzmanes, donde un pozo de aguas milagrosas señala el lugar donde nació el Santo en el año 1170. El Convento de Madres Dominicas se ordena en torno a un elegante claustro y en él se guardan algunas reliquias del Santo, así como el monumento funerario del Padre Suárez. La Iglesia parroquial de San Sebastián cuenta con portada y torre románicas y guarda la tumba de Santa Juana, madre del Santo.

Cuna de Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores y patrono de la provincia de Burgos. Destaca el Conjunto conventual construido alrededor del Torreón de los Guzmanes. Imagen de Lawrence OP.


Valdeande. En este municipio se han reconocido diferentes restos de época romana, recogidos en su Aula arqueológica.

Baños de Valdearados. En la Villa romana emplazada en el término de 'Santa Cruz', se conservan varios mosaicos del siglo lV, entre ellos uno espléndido, dedicado al dios Baco. Una obra con dos escenas superpuestas: el cortejo del dios Baco y su regreso victorioso de la India en un carro tirado por panteras. Lamentablemente en diciembre de 2011 unos asaltantes arrancaron tres piezas del citado mosaico. Actualmente hay una réplica de las piezas sustraídas.


En la Villa romana emplazada en el término de 'Santa Cruz', se conservan varios mosaicos del siglo lV, entre ellos uno espléndido, dedicado al dios Baco.

Gumiel de Izán. Solar de antiguos linajes. Su Iglesia parroquial, dedicada a Santa María, fue construida en los siglos XV y XVI, añadiéndose su monumental fachada neoclásica en el siglo XVII. En su interior destaca el retablo mayor, de autor anónimo, realizado a finales del siglo XV. Otras piezas de interés se conservan en el Museo Parroquial ubicado en la sacristía. También merece la pena una visita a la Bodega Portia.

Santa María de Gumiel de Izán


Más información: OFICINA DE TURISMO


Publicar un comentario

0 Comentarios