Subscribe Us

SOCIEDAD. Estados Unidos se prepara para vender arrendamientos récord de combustibles fósiles en el Golfo de México

 


La COP26 vio muchas promesas y charlas, pero solo cuatro días después de que concluyeron las históricas negociaciones climáticas, EE.UU. está listo para firmar la mayor venta jamás realizada de arrendamientos de perforación de petróleo y gas en el Golfo de México. Los ambientalistas, comprensiblemente, no están contentos, describiendo los contratos de arrendamiento como "imprudentes", "hipócritas" y "peligrosos".

El Departamento del Interior de Estados Unidos tiene previsto comenzar a subastar arrendamientos de perforación en 352.000 kilómetros cuadrados (136.000 millas cuadradas) en el Golfo de México para la extracción de combustibles fósiles. En total, podría resultar en la extracción de 1,120 millones de barriles de petróleo y 4,42 billones de pies cúbicos de gas durante los próximos 50 años.

No lo olvidemos: abordar el cambio climático se promociona como una de las prioridades centrales de la administración Biden. Si bien la campaña del presidente prometió el año pasado poner fin a la perforación de nuevos combustibles fósiles en tierras federales en un intento por frenar las emisiones que cambian el clima, el progreso ha sido lento, por decir algo. La administración detuvo las subastas de perforación en tierras y aguas federales este año, pero  perdió una batalla judicial contra la industria de combustibles fósiles para restablecer las ventas en los estados productores de petróleo. Hasta ahora, Biden ha aprobado 3.091 nuevos permisos de perforación en tierras públicas a un ritmo de 332 por mes, un ritmo incluso mayor que el de la administración Trump.

Con esta decisión, la administración Biden está encendiendo la mecha de una enorme bomba de carbono en el Golfo de México. Es difícil imaginar una acción más peligrosa e hipócrita después de la cumbre climáticaEsto conducirá inevitablemente a más derrames de petróleo catastróficos, más contaminación climática tóxica y más sufrimiento para las comunidades y la vida silvestre a lo largo de la costa del Golfo. Biden tiene la autoridad para detener esto, pero en cambio está poniendo su parte en favor de la industria de los combustibles fósiles y empeorando la emergencia climática.

Cuando se anunciaron los nuevos arrendamientos en el Golfo de México en agosto, el Centro para la Diversidad Biológica, Amigos de la Tierra y otros grupos ambientalistas y del Golfo demandaron a la administración Biden, argumentando que los arrendamientos se basaban en un análisis ambiental obsoleto que no considera nueva información sobre los numerosos daños inherentes a la perforación en alta mar.

Biden todavía tiene la autoridad ejecutiva para detener la extracción de combustibles fósiles en tierras y aguas públicas . Sin embargo, parece que lidiar con la inmensamente poderosa industria de los combustibles fósiles es más fácil de decir que de hacer. 

Esta venta de arrendamientos "fósiles" resulta profundamente decepcionante. La administración Biden se ha plegado a la industria del petróleo que ha presionado a la administración Biden mediante una campaña de desinformación y de presión política, ignorando el empeoramiento de la crisis climática.

Una de las conclusiones, y base generalizada de acuerdo, de la COP26 ha sido que nuestro planeta no puede soportar más estrés por la producción de petróleo y gas y, sin embargo, la administración Biden sigue adelante con una venta de arrendamientos que tendrá impactos durante décadas en el futuro.

Publicar un comentario

0 Comentarios