Subscribe Us

SALUD. Helicobacter pylori: qué es, cómo se contagia y cómo se cura

 


La infección por Helicobacter pylori es una de las más frecuentes en los humanos. De hecho, alrededor del 40% de la población la tiene, y en el caso de las personas con peores condiciones sanitarias, la prevalencia llega a ser del 80%.

Se trata de una bacteria que está adaptada a vivir en el interior del estómago humano, algo que la hace única debido a la gran cantidad de ácido clorhídrico que fabrica este órgano. Este factor hace que sea muy complicado que viva una bacteria en el interior de nuestro estómago. La infección por Helicobacter pylori suele suceder durante la infancia, pero la mayoría de las personas no se da cuenta porque nunca llega a activarse la enfermedad.

Síntomas

Aunque en muchas ocasiones el hecho de tener esta bacteria en el estómago no produce síntomas, en caso de que estos aparezcan suelen ser:

  • Dolor o molestia en la parte alta y central del abdomen, debajo del esternón, que empeora cuando el estómago está vacío.
  • Hinchazón.
  • Saciedad precoz.
  • Falta de apetito.
  • Pérdida de peso involuntaria.
  • Eructos frecuentes.
  • Náuseas y vómitos.
  • Oscurecimiento de las heces pudiendo llegar a ser negras.

Aunque no es lo más habitual, a veces puede ocasionar complicaciones:

  • Úlceras. Al dañar en ocasiones el revestimiento protector del estómago e intestino delgado, el ácido del estómago puede crear una llaga abierta (úlcera). Aproximadamente el 10% de los pacientes desarrollarán esta complicación.
  • Inflamación del revestimiento del estómago. Puede irritar el estómago y causar gastritis (inflamación).
  • Cáncer de estómago. La infección por Helicobacter pylori es un factor de riesgo para ciertos tipos de cáncer de estómago.

Cómo se contagia

En nuestra sociedad, la infección se suele adquirir durante la infancia, sobre todo por contagio de padres o hermanos. Todavía no se conoce exactamente la vía de transmisión, pero se cree que requiere el contacto con heces o vómito de personas infectadas, o contacto directo con la saliva de estos pacientes. Además, el Helicobacter pylori se podría también transmitir a través de alimentos o agua contaminados. Una vez se tiene la bacteria en el organismo, se mantiene durante toda la vida si no se hace tratamiento.

La infección por H. pylori es la causa principal que se identifica para el cáncer gástrico. Otros factores de riesgo de cáncer gástrico son la gastritis crónica; edad mayor; sexo masculino; dieta rica en alimentos salados, ahumados o mal conservados, y pobre en frutas y verduras; tabaquismo; anemia perniciosa; antecedentes de cirugía de estómago por padecimientos benignos; y antecedentes familiares de cáncer de estómago

Factores de riesgo

En general, los factores de riesgo de la infección por Helicobacter pylori están relacionados con las condiciones de vida durante la infancia:

  • Vivir en condiciones de hacinamiento: es más probable contraerlo si se comparte domicilio con muchas personas.
  • Vivir sin suministro de agua potable: el agua potable reduce el riesgo de tener la infección.
  • Vivir en un país en desarrollo: la prevalencia de infección por Helicobacter pylori es mayor en los países en desarrollo.
  • Vivir con una persona que tiene la infección: esto aumenta las posibilidades de contagiarse.

Prevención

Aunque la forma de contagio no está clara, hay algunas pautas que se pueden seguir para tratar de prevenir la infección por Helicobacter pylori:

  • Beber siempre agua potable.
  • Tener cuidado con los alimentos que vamos a consumir y comer solamente los que estén preparados correctamente.
  • Lavarse las manos siempre antes de comer y tras ir al baño.

Diagnóstico

Si presentamos síntomas que puedan indicar que tenemos infección por Helicobacter pylori, debemos acudir al médico, quien determinará las pruebas a las que nos deberemos someter. Hay que tener en cuenta que dos semanas antes de realizar cualquier prueba, deberemos dejar de tomar el tratamiento que nos hayan prescrito para las molestias, en caso de tenerlo. 

Las posibilidades son las siguientes:

  • La prueba más sencilla es un análisis de sangre, pero también es la menos fiable.
  • La endoscopia digestiva alta (consiste en introducir una cámara por la boca para estudiar el estómago), pero se trata de una prueba invasiva. Las biopsias que se toman durante la prueba son muy fiables para saber si hay infección.
  • El test del aliento es una prueba muy precisa para saber si un paciente está infectado por Helicobacter pylori. Consiste en que la persona tome una bebida que contiene un marcador que, si hay infección, pasa a la sangre y se elimina con el aliento. Posteriormente, la persona soplará y se analizará el aire que exhalan sus pulmones.
  • Detección del Helicobacter pylori en heces. Consiste en analizar las heces del paciente y comprobar si la bacteria está presente en las mismas.

Tratamiento

El médico determinará los casos de Helicobacter pylori que necesitan tratamiento.

Se trata de una infección difícil de tratar, porque la bacteria se puede hacer resistente y los antibióticos no funcionan bien en el medio ácido del estómago. Por eso se suele prescribir una combinación de tres antibióticos junto con un medicamento que disminuya la producción de ácido del estómago.

Además, el objetivo es eliminar la infección en el 100% de los casos, pero los tratamientos actuales no curan a todos los pacientes, por lo que los médicos suelen realizar una prueba de control posterior. Es una infección muy frecuente. Si tienes molestias no dudes en acudir a tu médico para que pueda determinar si se trata o no de Helicobacter pylori.

 

Para saber más:

Helicobacter Pylori. FEAD. 

Información para pacientes: Helicobacter Pylori. Societat Catalana de Digestología. 

Helicobacter pylori (H. pylori) infection. Mayo Clinic. Mayo, 2021.

Infecciones por Helicobacter pylori. MedlinePlus. Diciembre, 2020.

Helicobacter pylori y el cáncer. NIH

Publicar un comentario

0 Comentarios