Subscribe Us

SALUD. Acerca de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y su prevención

 


La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, es una patología pulmonar común de tipo inflamatorio y crónica que causa la obstrucción del flujo de aire a los pulmones. Se trata de una enfermedad que no siempre se llega a diagnosticar y que puede ser mortal.

Fundamentalmente, hay dos formas de EPOC, aunque la mayoría de los pacientes tienen una combinación de ambas:

  • Bronquitis crónica. Ocasiona tos prolongada con moco.
  • Enfisema. Se destruyen progresivamente los sacos pulmonares (alveolos).

En las personas sanas, las vías respiratorias y los alveolos pulmonares (pequeñas bolsas en las que se produce el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono entre los pulmones y la sangre durante la respiración) son elásticos y se pueden estirar: se hinchan al inhalar y se vacían al exhalar. En el caso de los pacientes con EPOC, se reduce la cantidad de aire que fluye dentro y fuera de sus vías respiratorias debido a uno o varios de estos problemas:

  • Las vías respiratorias y los alveolos pulmonares son menos elásticos.
  • Se destruyen las paredes entre muchos de los alveolos.
  • Se engrosan e inflaman las paredes de las vías aéreas.
  • Las vías respiratorias producen más mucosidad de lo habitual y corren el riesgo de obstruirse.

Síntomas de la EPOC

Normalmente, los síntomas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica aparecen cuando el daño pulmonar es ya significativo y empeoran con el tiempo, fundamentalmente si se está expuesto al tabaco. Son los siguientes:

  • Falta de aire, sobre todo al hacer un esfuerzo físico.
  • Sibilancia.
  • Sensación de opresión del pecho.
  • Tos crónica que puede producir mucosidad (esputo).
  • Falta de energía.
  • Infecciones respiratorias frecuentes.
  • Pies, tobillos y piernas hinchados.
  • En etapas avanzadas de la enfermedad, pérdida de peso.

La EPOC evoluciona despacio y suele hacerse evidente en las personas a partir de los 40 o 50 años. Estos pacientes también pueden experimentar periodos de empeoramiento de los síntomas llamados exacerbaciones, que se suelen mantener varios días.

Causas de la EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica se debe, generalmente, a una larga exposición a irritantes que dañan los pulmones, esencialmente el tabaco. De hecho, uno de cada cuatro fumadores acabará padeciendo EPOC. Además, el humo de segunda mano, la contaminación del aire y humos o polvos químicos en el ambiente o en el puesto de trabajo también pueden influir. Asimismo, una enfermedad genética llamada Déficit de Alfa-1 antitripsina puede causar EPOC. El asma es otro factor de riesgo para esta enfermedad, y aumenta si la persona asmática fuma.

Prevención: una razón de peso para dejar de fumar

La causa fundamental de la EPOC es el tabaco. Salvo excepciones, si no fumamos y evitamos el humo del tabaco, aunque sea de forma pasiva, no desarrollaremos EPOC. Por este motivo, la educación desde la infancia sobre las consecuencias del tabaco es fundamental.

Por otro lado, en el caso de los pacientes que ya tienen EPOC, hay varias pautas que deben seguir:

  • El abandono del hábito tabáquico. Aunque la EPOC no se cura, dejar de fumar frena su avance.
  • Nutrición adecuada.
  • Hacer ejercicio de manera regular.
  • Vacunación antigripal y antineumocócica.
  • Rehabilitación si así lo aconsejan los profesionales sanitarios.

Diagnóstico

El diagnóstico de la EPOC se confirma a través de una espirometría (prueba médica que mide la función respiratoria). La espirometría consiste en realizar una inspiración honda y profunda y después exhalar el aire de forma brusca y sostenida. Tras ella, el médico podrá determinar si el paciente tiene EPOC y prescribir el mejor tratamiento que, unido a dejar de fumar, ayudará a ralentizar el avance de la enfermedad.

Si tienes frecuentemente tos, expectoración o te cansas al caminar y eres fumador o exfumador, es importante que acudas al médico cuanto antes.

Su médico también puede considerar las siguientes opciones de tratamiento:

Medicamento. Los síntomas como tos o sibilancias se pueden tratar con medicamentos.

Rehabilitación pulmonar, un programa de tratamiento personalizado que le enseña cómo manejar sus síntomas de EPOC para mejorar la calidad de vida. Los planes pueden incluir aprender a respirar mejor, cómo conservar su energía y qué tipos de alimentos y ejercicio son adecuados para usted.

Prevención y tratamiento de infecciones pulmonares. Las infecciones pulmonares pueden causar problemas graves en personas con EPOC. Ciertas vacunas, como las vacunas contra la gripe y la neumonía, son especialmente importantes para las personas con EPOC. Obtenga más información sobre las recomendaciones de vacunación. Las infecciones respiratorias deben tratarse con antibióticos, si procede.

Oxígeno suplementario. Es posible que se necesite un tanque de oxígeno portátil si los niveles de oxígeno en sangre son bajos.

Para saber más:

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). A.D.A.M. Enciclopedia Multimedia. Mayo, 2020.

EPOC. Mayo Clinic. 

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Organización Mundial de la Salud. Junio, 2021.

Enfermedad de obstrucción pulmonar crónica. Medile Plus. 

Alvéolos. Instituto Nacional del Cáncer del NIH. 

EPOC. Pacientes Semergen. 

Estimación de actividades preventivas en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Estudio ADEPOCLE. Revista Nutrición Hospitalaria. Septiembre, 2016.

OMS. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) . Junio, 2021

Publicar un comentario

0 Comentarios