Subscribe Us

MEDIO AMBIENTE. ¿Cuántas personas mueren por la contaminación del aire?

Fuente: PRAKASH SINGH. Imagen: AFP/Getty

La exposición a contaminantes del aire aumenta nuestro riesgo de desarrollar una variedad de enfermedades. Estas enfermedades se dividen en tres categorías principales: enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias y cánceres. 

Tiene sentido pensar en estas estimaciones como 'muertes evitables': son el número de muertes que se evitarían si la contaminación del aire se redujera a niveles que no aumentaran el riesgo de desarrollar estas enfermedades letales. 

La muerte, por supuesto, no es la única consecuencia negativa de la contaminación del aire. Muchos millones más sufren de mala salud como resultado.

Las dos estimaciones más citadas y actualizadas regularmente sobre el número de muertos por contaminación del aire provienen del estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del IHME sobre la carga mundial de enfermedades. Sus últimas estimaciones son muy cercanas entre sí: estiman 7 millones y 6,7 millones de muertes por año, respectivamente. Estas muertes se atribuyen a la contaminación tanto en interiores como en exteriores y, como se explica a continuación, se derivan de fuentes de contaminación del aire provocadas por el hombre y naturales.

Número de personas que mueren cada año, como resultado de la exposición a un ambiente contaminado

El contaminante responsable de la mayoría de las muertes por contaminación del aire es el material particulado.

Hay una serie de contaminantes que tienen efectos negativos en la salud. Pero hay uno en el que se centran todos los estudios: el material particulado . 

El material particulado, a menudo abreviado como PM, es todo lo que hay en el aire que no es un gas. Se trata de partículas muy pequeñas compuestas por sulfato, nitratos, amoniaco, cloruro de sodio, carbón negro, polvo mineral y agua que se encuentran suspendidas en el aire que respiramos. 

Las partículas con un diámetro de 10 micrómetros (10 millonésima parte de un metro) o menos pueden entrar profundamente en los pulmones de una persona. Pero las partículas más dañinas para la salud son incluso más pequeñasAquellas con un diámetro de 2.5 micrómetros o menos, abreviado como PM2.5, pueden penetrar la barrera pulmonar e ingresar al sistema sanguíneo de una persona. Estas son partículas extremadamente finas: 2,5 micrómetros son aproximadamente una trigésima parte del diámetro de un cabello humano.

Todos los estudios de los impactos de la contaminación del aire en la mortalidad consideran nuestra exposición al material particulado. Algunos estudios también consideran el impacto del ozono a nivel del suelo. El número de muertos por el ozono es mucho más bajo que el de las partículas, pero sigue siendo considerable: es responsable de cientos de miles de muertes prematuras cada año. Otros contaminantes del aire rara vez se consideran en estudios globales.

Las estimaciones del número de muertos por contaminación del aire abarcan un amplio rango

Las estimaciones publicadas del número de muertos por contaminación del aire abarcan un amplio rango, como lo deja en claro el gráfico anterior. El número de muertes atribuidas a la contaminación del aire exterior varía de 3 millones a casi 9 millones por año. Además, un gran número de muertes se atribuyen a la contaminación del aire interior .

Los intervalos de incertidumbre de las estimaciones publicadas dentro de estos estudios también son grandes.

Este rango deja en claro que la investigación sobre el impacto global de la contaminación del aire aún se encuentra en su etapa inicial. Se necesita más investigación científica para llegar a una mayor certeza. Pero también vale la pena señalar que todos los estudios coinciden en que el impacto en la salud de la contaminación del aire es muy alto; están de acuerdo en que la cifra anual de muertos es de millones.

Los investigadores saben desde hace mucho tiempo que la contaminación del aire provoca una gran cantidad de muertes prematuras. Pero, en el pasado, se pensaba que la relación entre la exposición y las consecuencias para la salud era menos fuerte. En estudios más recientes, se cree que un determinado nivel de exposición provoca un mayor número de muertes que en investigaciones anteriores. La pendiente de la función exposición-respuesta es más pronunciada de lo que se pensaba.

Investigaciones muy recientes sugieren funciones de exposición-respuesta aún más pronunciadas, por lo que no me sorprendería que los estudios mundiales futuros atribuyeran un número aún mayor de muertes a la contaminación del aire. Como veremos más adelante en el desglose estudio por estudio, la función exposición-respuesta estimada por Heft-Neal et al. (2018) para África es más acentuado de lo que suponen la mayoría de los estudios globales. 

Asimismo, el estudio de Burnett et al. (2018) concluye que sus "estimaciones son varias veces más grandes que los cálculos anteriores, lo que sugiere que la contaminación del aire por partículas al aire libre es un factor de riesgo para la salud de la población aún más importante de lo que se pensaba". De manera similar, la muerte de una persona en particular podría haberse evitado reduciendo la contaminación del aire interior o exterior.

En este contexto, es importante saber que la contaminación del aire interior, causada por personas que viven en la pobreza energética, es uno de los mayores contribuyentes a la contaminación del aire exterior . La contaminación generada en sus hogares también crea contaminación fuera del hogar. Esto significa que estas mismas poblaciones a menudo sufren de una alta contaminación del aire tanto en el interior como en el exterior.

A noviembre de 2021, estas son las últimas estimaciones de la OMS sobre el número de muertos por contaminación del aire. Se refieren al año 2016.

Referencias sobre las estimaciones de contaminación del aire de la OMS:

La OMS publica dos hojas informativas que presentan los datos más recientes:

El estudio Global Burden of Disease (GBD) estima que en 2019:

  • 4.5 millones de personas murieron prematuramente por la contaminación del aire exterior (por PM2.5 y ozono a nivel del suelo).
  • 2,3 millones murieron por la contaminación del aire interior.
  • 6,7 millones murieron en total, a causa de la contaminación interior y exterior.

Como ocurre con la mayoría de los otros estudios, este estudio no distingue entre fuentes antropogénicas y naturales de contaminación del aire. Incluye ambos.

A noviembre de 2021, estas son las últimas estimaciones de GBD sobre el número de muertos por contaminación del aire. Se refieren a la mortalidad en 2019.

Referencias sobre las estimaciones de contaminación del aire del IHME:

  • Para ver más detalles sobre estas cifras, consulte el Informe sobre el estado del aire global . Este es el informe anual conjunto del Health Effects Institute y el IHME.
Lelieveld y col. (2019) en PNAS: 5,5 millones de muertes prematuras debido a la contaminación del aire interior y exterior de fuentes antropogénicas; 3,6 millones de muertes por quema de combustibles fósiles

La investigación de Lelieveld et al (2019) publicada en PNAS es un estudio reciente e integral de la contaminación del aire en interiores y exteriores. Los siguientes tres números de muertes son atribuibles a la contaminación del aire según este estudio:

  • 8,8 millones de muertes debido a la contaminación del aire en interiores y exteriores en total
  • 5,5 millones de muertes por todas las fuentes antropogénicas
  • 3,6 millones de muertes por la quema de combustibles fósiles

Según los autores, 5,5 millones de personas mueren prematuramente cada año debido a la contaminación del aire de todas las fuentes antropogénicas . Esto incluye la contaminación del aire causada por la agricultura, el uso de energía residencial, las emisiones industriales no fósiles y la quema de combustibles fósiles. Es la suma de la contaminación del aire interior y exterior que se origina a partir de fuentes antropogénicas.

Su estudio se centra en el impacto de la quema de combustibles fósiles. Encuentran que el número de muertos por la quema de combustibles fósiles, en la generación de energía, el transporte y la industria, es responsable de 3,6 millones de muertes. Esto significa que la eliminación gradual de los combustibles fósiles y la sustitución por energía limpia evitaría un exceso de mortalidad de 3,6 millones por añoEl mapa muestra el número estimado de muertes por contaminación del aire por combustibles fósiles.

Desafortunadamente, los autores no publican una estimación del impacto de la contaminación del aire interior debido al uso de energía residencial solo.

Los autores estiman que en total 8,8 millones mueren prematuramente debido a la contaminación del aire cada año. Esta medida más completa del número de muertos incluye la contaminación del aire de fuentes antropogénicas y naturales de contaminación del aire, como el polvo del desierto. 

Para el impacto total de la contaminación del aire (incluidas las fuentes naturales), estiman que la disminución media de la esperanza de vida por persona afectada es de unos 26,5 años. Como promedio de la población mundial, la pérdida media de esperanza de vida es de 2,9 años.

Consideran dos contaminantes, el material particulado (incluido PM 2.5) y el ozono a nivel del suelo. El siguiente mapa muestra estas estimaciones.



Estudios que estiman el número de muertos solo por la contaminación del aire exterior

OMS: 4,2 millones de muertes prematuras al año debido a la contaminación del aire exterior de fuentes antropogénicas y naturales.

La OMS estima que 4,2 millones mueren prematuramente cada año como resultado de la exposición a la contaminación del aire exterior (o ambiental). A noviembre de 2021, esta es la última estimación de la OMS sobre el número de muertos por contaminación del aire y se refiere al año 2016.

Los 4,2 millones de muertes por contaminación del aire exterior son muertes prematuras "debido a la exposición a partículas finas de 2,5 micrones o menos de diámetro (PM2,5)". La OMS no incluye las muertes causadas por otros contaminantes del aire (como el ozono) y, por lo tanto, debe considerarse una cifra algo conservadora. 

La contaminación del aire exterior considerada por la OMS proviene tanto de fuentes naturales (como el polvo de los desiertos) como antropogénicas. 

Referencias:

El estudio Global Burden of Disease: 4,5 millones de muertes prematuras debido a la contaminación del aire exterior de fuentes antropogénicas y naturales

Los resultados del estudio Global Burden of Disease del IHME se pueden encontrar en sus publicaciones científicas (la publicación científica generalmente se publica en The Lancet, los resultados también se pueden encontrar en su sitio web healthdata.org ). 

Los resultados específicos sobre el impacto de la contaminación del aire también se pueden encontrar en el informe anual 'Estado del aire global'. Este informe es publicado conjuntamente por el IHME y el Health Effects Institute.

Según esta investigación, 4,5 millones de personas mueren prematuramente cada año debido a la contaminación del aire exterior.  Consideran el impacto en la mortalidad de dos contaminantes, la exposición al aire libre a partículas finas (PM 2.5) y el ozono a nivel del suelo.

El estudio no distingue entre fuentes antropogénicas y naturales de contaminación del aire. Incluye ambos. A noviembre de 2021, estas son las últimas estimaciones de GBD sobre el número de muertos por contaminación del aire exterior. Se refieren a la mortalidad en 2019.

Referencias:

Lelieveld y col. (2015) en Nature: 3,3 millones de muertes debido a la contaminación del aire exterior

Lelieveld y col. (2015) se centró en la contaminación del aire exterior. 

Lelieveld y col. (2015) estiman que la contaminación del aire exterior provoca 3,3 millones de millones de muertes al año. El intervalo de confianza del 95 por ciento varía entre 1,6 millones y 4,8 millones de muertes. 

Los investigadores consideran la exposición a material particulado (PM2.5) y ozono a nivel del suelo. La mayoría de las muertes son causadas por material particulado.

Este estudio incluye causas tanto antropogénicas como naturales de la contaminación del aire exterior.

Según esta investigación, es la contaminación del aire exterior causada por el uso de energía residencial, principalmente la calefacción y la cocina, la que tiene el mayor impacto en la mortalidad prematura a nivel mundial. Ellos estiman que un millón de muertes por contaminación del aire exterior por año son causadas por el uso de energía residencial y los autores señalan que las muertes son "además de los 3,54 millones de muertes por año debido a la contaminación del aire interior de esencialmente la misma fuente".

Vohra y col. (2021) en Environmental Research: 8.7 millones de muertes debido a la contaminación del aire exterior causada por la quema de combustibles fósiles

El estudio de Vohra et al. (2021) sugiere que el número de muertos por la contaminación del aire exterior causada por combustibles fósiles es mucho mayor de lo que sugieren otros estudios. Estiman que 8,7 millones de muertes a nivel mundial en 2018 se debieron a la contaminación del aire causada por la quema de combustibles fósiles. 8,7 millones de muertes prematuras son casi una quinta parte de todas las muertes a nivel mundial. Los intervalos de incertidumbre en este estudio son extremadamente altos.

Los autores solo se centran en la exposición al material particulado; no se consideran otros contaminantes (incluido el ozono).

Gran parte del artículo se centra en estimaciones para el año 2012 para las que los autores estiman una cifra mundial de muertes de 10,2 millones de muertes prematuras. Los autores explican que el número de muertos ha disminuido entre 2012 y 2018; atribuyen esto a una disminución de la contaminación en China.

Los autores llegan a su estimación muy alta porque se basan en una función de concentración-respuesta (CRF) que es diferente de la CRF en estudios anteriores. Este nuevo CRF está tomado de un metaanálisis publicado recientemente sobre la asociación de mortalidad por PM2.5 a largo plazo por Vodonos et al (2018). 

Heft-Neal y col. (2018) en Nature: Contaminación del aire y mortalidad infantil en África

Este estudio no se centra en el número mundial de muertes por contaminación del aire. Se centra en África y las muertes infantiles. Es un importante estudio reciente que sugiere que las estimaciones actuales del número de muertos por contaminación del aire podrían ser demasiado bajas.

Construye dos conjuntos de datos: uno basado en encuestas de hogares, que detallan la hora y el lugar de casi un millón de nacimientos en África subsahariana. Otro conjunto de datos detalla la distribución espacial de la exposición a PM2.5 basado en datos satelitales.

Los investigadores estiman el impacto de la contaminación del aire en las tasas de mortalidad entre los bebés en África. En muchas partes de África, la exposición a PM2.5 es extremadamente alta, tanto por la dependencia de combustibles sólidos para cocinar como por el polvo de los desiertos africanos (especialmente el Sahara).

Hallan que un aumento de 10 μg / m³ en la concentración de PM2.5 se asocia con un aumento del 9% en la mortalidad infantil. Esto sugiere que la exposición a PM2.5 es responsable del 22% de las muertes infantiles en los países estudiados; esto significa 449.000 muertes infantiles solo en 2015. Este es un número de muertes extremadamente alto que sugeriría que la relación exposición-respuesta en estos países africanos es más pronunciada de lo que sugieren estudios anteriores (incluidos los de la OMS y el IHME).

Referencia: Heft-Neal, S., Burney, J., Bendavid, E. et al. (2018) - Relación sólida entre la calidad del aire y la mortalidad infantil en África . Nature 559, 254-258.

Notas finales

  1. El diámetro del cabello humano varía, 75 µm es un valor de referencia comúnmente citado https://en.wikipedia.org/wiki/Hair%27s_breadth

  2. Heft-Neal, S., Burney, J., Bendavid, E. et al. (2018) - Relación sólida entre la calidad del aire y la mortalidad infantil en África . Nature 559, 254-258.

  3. Burnett, R., Chen, H., Szyszkowicz, M., Fann, N., Hubbell, B., Pope, CA, Apte, JS, Brauer, M., Cohen, A., Weichenthal, S., Coggins, J., Di, Q., Brunekreef, B., Frostad, J., Lim, SS, Kan, H., Walker, KD, Thurston, GD, Hayes, RB,… Spadaro, JV (2018) - Estimaciones globales de mortalidad asociada con la exposición prolongada a partículas finas al aire libre. Actas de la Academia Nacional de Ciencias , 115 (38), 9592–9597. https://doi.org/10.1073/pnas.1803222115{/ref } 

    Fuentes naturales y antropogénicas de contaminación del aire.

    La mayoría de los estudios más importantes sobre la contaminación del aire exterior, incluidas las estimaciones de la OMS y el IHME, incluyen el número de muertos por fuentes antropogénicas (provocadas por el hombre) y naturales.

    Anthropogenic sources of outdoor air pollution originate in a variety of human activities: the production of electricity (in particular in coal power plants); the burning of solid fuels (wood, charcoal, coal, crop waste and dung) for cooking and heating in billions of poor households; agriculture; industry; and road transport. 

    The largest source of natural air pollution is airborne dust in the world’s deserts. This form of particulate matter is a very large threat to the health of people in the arid regions of the world. A second major natural source is the smoke from wildfires in forests and grasslands. Additional natural sources are sea spray, pollen, and volcanoes.

    It is possible to reduce natural air pollution to some degree. It is certainly possible to reduce exposure to it – better housing, less time outdoors during periods of high concentration, and filters in the household can all make a difference. 

    But anthropogenic sources of air pollution are of particular interest. We can massively reduce them by changing the technologies that we rely on. We can change the technologies that we rely on to produce electricity, to cook our meals, to heat our homes, to produce our food, and to power our transport. 

    The majority of studies considers both, natural and anthropogenic sources of air pollution. But there are exceptions: Lelieveld et al (2019) is a major recent study of indoor and outdoor air pollution that focuses on anthropogenic sources. According to this study 5.5 million people die prematurely every year due to anthropogenic air pollution. This includes the air pollution caused by agriculture, residential energy use, non-fossil industrial emissions, and fossil fuel burning. 

    These researchers study the impact of burning fossil fuels in particular. They find that the death toll from burning fossil fuels – in power generation, transportation and industry – 3.6 million premature deaths annually. This means that phasing out fossil fuels – and substituting them with clean sources of energy – would avoid an excess mortality of 3.6 million per year; this is more than 6-times the annual death toll of all murders, war deaths, and terrorist attacks combined (the death tolls are shown at the bottom of the chart above and sum up to about 545,000 deaths per year).

    Reference:

    For a big comparative overview of the impact of pollution on human health see: Landrigan PJ, et al. (2018) – The Lancet commission on pollution and health. In The Lancet.

    Study-by-study: The global death toll from air pollution

    Studies that estimate the death toll from outdoor and indoor air pollution

    WHO: 7 million premature deaths per year due to indoor and outdoor air pollution from anthropogenic and natural sources

    The WHO estimates that:

    • 4.2 million die prematurely every year from outdoor (ambient) air pollution.
    • 3.8 million die from indoor air pollution. 
    • 7 million die in total from all sources of air pollution.

    You will notice that the WHO estimates the total death toll to be lower than the sum of indoor and outdoor pollution deaths. This is because the deaths from risk factors are not summable. As the authors explain: “Some deaths may be attributed to more than one risk factor at the same time. For example, both smoking and ambient air pollution affect lung cancer. Some lung cancer deaths could have been averted by improving ambient air quality, or by reducing tobacco smoking.”{ref}Quoted from WHO (2021) – Fact sheet: Ambient (outdoor) air pollution

  4. Health Effects Institute (2020) – State of Global Air 2020. Special Report. Boston, MA.

    1990: 4,358,000 deaths due to household air pollution from solid fuels –– 2019: 2,314,000 deaths due to household air pollution from solid fuels

    1990: 6,501,000 deaths due to air pollution (both within the household and outdoors) –– 2019: 6,672,000 deaths due to air pollution (both within the household and outdoors)

  5. Lelieveld, J., Klingmüller, K., Pozzer, A., Burnett, R. T., Haines, A., & Ramanathan, V. (2019). Effects of fossil fuel and total anthropogenic emission removal on public health and climate. Proceedings of the National Academy of Sciences, 116(15), 7192-7197.

  6. The WHO writes “The actual impact of air pollution on health presented here is a conservative figure, as it does not include the separate impacts of health from other air pollutants such as nitrogen oxides (NOx) or ozone (O3), and excludes health impacts where evidence is still limited (e.g. preterm birth or low birth weight).” World Health Organization (WHO) (2016) – Ambient Air Pollution: A Global Assessment of Exposure and Burden of Disease (WHO, Geneva).

  7. The WHO writes “Some regions, such as the Eastern Mediterranean and Africa are highly affected by natural desert dust particles. This results in high health burden according to the current methods, which assume natural dust affects health the same way as PM2.5 from other sources.

    The health impacts associated with exposure to dust are not yet fully understood, and are currently treated the same way as those from air pollution in industrialized countries where most of the epidemiological studies have been performed.

    There is a need for a better assessment of the health impacts from natural dust, as it could result in much lower burden than those from anthropogenic particulate matter.” World Health Organization (WHO) (2016) – Ambient Air Pollution: A Global Assessment of Exposure and Burden of Disease (WHO, Geneva).

  8. In their 2020 report they report the following figures:

    1990: 2,047,000 ambient PM deaths + 207,400 Ozone = 2,254,400

    2019: 4,141,000 ambient PM deaths + 365,200 Ozone = 4,506,200 as a result of exposure to ambient (outdoor) air pollution.

    Health Effects Institute (2020) – State of Global Air 2020. Special Report. Boston, MA.

  9. Lelieveld, J., Evans, J., Fnais, M. et al. (2015) – The contribution of outdoor air pollution sources to premature mortality on a global scale. Nature 525, 367–371 (2015). https://doi.org/10.1038/nature15371

  10. Vohra, K., Vodonos, A., Schwartz, J., Marais, E. A., Sulprizio, M. P., & Mickley, L. J. (2021) – Global mortality from outdoor fine particle pollution generated by fossil fuel combustion: Results from GEOS-Chem. In Environmental Research, 195, 110754.

  11. A. Vodonos, Y. Abu Awad, J. Schwartz (2018) – The concentration-response between long-term PM2.5 exposure and mortality; A meta-regression approach. In Environ. Res., 166 (2018), pp. 677-689, 10.1016/j.envres.2018.06.021

Publicar un comentario

0 Comentarios