Subscribe Us

ANIMALES. Las abejas utilizan el distanciamiento social para protegerse de los parásitos

 


Las abejas aumentan el distanciamiento social cuando su colmena está amenazada por un parásito, encuentra un nuevo estudio dirigido por un equipo internacional que involucra a investigadores de la UCL y la Universidad de Sassari, Italia.

El estudio, publicado en  Science Advances , demostró que las colonias de abejas responden a la infestación de un ácaro dañino modificando el uso del espacio y las interacciones entre compañeros de nido para aumentar la distancia social entre abejas jóvenes y viejas.

Las abejas son un animal social, ya que se benefician de dividir responsabilidades e interacciones como el aseo mutuo, pero cuando esas actividades sociales pueden aumentar el riesgo de infección, las abejas parecen haber evolucionado para equilibrar los riesgos y beneficios adoptando el distanciamiento social.

Entre los animales, se han encontrado ejemplos de distanciamiento social en especies muy diferentes separadas por millones de años de evolución: desde babuinos que tienen menos probabilidades de limpiar a individuos con infecciones gastrointestinales hasta hormigas infectadas con un hongo patógeno que se relegan a los suburbios de la sociedad hormiguero. 

El nuevo estudio evaluó si la presencia del ácaro ectoparásito  Varroa destructor en colonias de abejas inducía cambios en la organización social que podrían reducir la propagación del parásito en la colmena. Entre los factores de estrés que afectan a las abejas, el ácaro Varroa es uno de los principales enemigos, ya  que provoca una serie de efectos nocivos en las abejas a nivel individual y de colonia, incluida la transmisión de virus.

Las colonias de abejas se organizan en dos compartimentos principales: el exterior ocupado por las recolectoras y el interior habitado por nodrizas, la reina y la cría. Esta segregación espacial dentro de la colonia conduce a una menor frecuencia de interacciones entre los dos compartimentos que aquellos dentro de cada compartimento y permite que los individuos más valiosos (reinas, abejas jóvenes y cría) estén protegidos del ambiente exterior y, por lo tanto, de la llegada de enfermedades.

Al comparar las colonias que estaban o no infestadas por el ácaro Varroa, los investigadores encontraron que un comportamiento, las danzas de forrajeo, que pueden aumentar la transmisión del ácaro, ocurría con menos frecuencia en las partes centrales de la colmena si estaba infestada. También encontraron que los comportamientos de aseo se concentraban más en la colmena central. Los investigadores dicen que parece que, en general, las abejas recolectoras (abejas mayores) se mueven hacia la periferia del nido, mientras que las abejas nodrizas y cuidadoras jóvenes se mueven hacia su centro, en respuesta a una infestación, para aumentar la distancia entre los dos grupos.

El aumento observado en el distanciamiento social entre los dos grupos de abejas dentro de la misma colonia infestada de parásitos representa un aspecto nuevo y, de alguna manera, sorprendente de cómo las abejas han evolucionado para combatir patógenos y parásitos.

Su capacidad para adaptar su estructura social y reducir el contacto entre individuos en respuesta a una amenaza de enfermedad les permite maximizar los beneficios de las interacciones sociales cuando sea posible y minimizar el riesgo de enfermedades infecciosas cuando sea necesario.

Las colonias de abejas proporcionan un modelo ideal para estudiar el distanciamiento social y para comprender plenamente el valor y la eficacia de este comportamiento.



Fuente: “Honey bees increase social distancing when facing the ectoparasite Varroa destructor” 29 October 2021, Science Advances. DOI: 10.1126/sciadv.abj1398

Publicar un comentario

0 Comentarios