Subscribe Us

SALUD. 14-3-3ζ: un supresor de la artritis inflamatoria

 


Una vacuna experimental a base de proteínas contra la artritis reumatoide se ha mostrado muy prometedora en los primeros modelos animales, según una nueva investigación de la Universidad de Toledo. Como un trastorno autoinmune terriblemente doloroso que afecta a millones de personas en la actualidad, la artritis reumatoide no tiene cura conocida y una vacuna sería un gran paso para permitir que millones de personas se muden una vez más. 

“A pesar de su alta prevalencia, no existe cura y no sabemos del todo qué lo provoca. Esto es cierto para casi todas las enfermedades autoinmunes, lo que hace que tratarlas o prevenirlas sea tan difícil ”, dijo la Dra. Ritu Chakravarti, profesora asistente en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Vida de UToledo y autora principal del artículo, en un comunicado . 

La artritis reumatoide es un trastorno autoinmune en el que las células inmunes atacan el revestimiento de las articulaciones, degradándolas progresivamente con el tiempo. No existe cura para la artritis reumatoide, pero el diagnóstico temprano puede ayudar a aliviar los síntomas en un grado aceptable mediante el uso de medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME), que bloquean los efectos de las sustancias químicas liberadas cuando el sistema inmunológico ataca las articulaciones.  

En la búsqueda de un tratamiento más sustancial y preventivo, Chakravarti y sus colegas identificaron una proteína llamada 14-3-3 zeta . 14-3-3 zeta es un autoantígeno (una proteína reconocida por nuestro propio sistema inmunológico) que se cree que juega un papel en la artritis inflamatoria, y los investigadores establecieron la hipótesis de que podría desencadenar la enfermedad. Sorprendentemente, encontraron exactamente lo contrario. 

Mediante la edición de genes, el equipo tomó ratas y eliminó 14-3-3 zeta, evitando su producción, con la expectativa de que las ratas pudieran haber reducido la artritis inflamatoria. En cambio, las ratas desarrollaron artritis severa de inicio temprano, y la enfermedad resultó en pérdida ósea, infiltración de células inmunes y destrucción de las articulaciones. A raíz de este descubrimiento, los investigadores intentaron complementar a las ratas con más 14-3-3 zeta para intentar detener la progresión de la enfermedad, pero no tuvo ningún efecto. 

Sin embargo, cuando suplementaron a diferentes ratas con una vacuna llena de 14-3-3 zeta, antes de que desarrollaran la afección, resultó en la supresión del inicio de la artritis en todos los modelos de rata. Los investigadores ahora creen que esta proteína puede tener un efecto inmunosupresor, evitando que los marcadores inmunitarios inflamatorios ataquen las propias células del cuerpo y al mismo tiempo preservando la calidad ósea

Este mecanismo no fue reconocido previamente en la investigación de la artritis reumatoide y puede tener enormes implicaciones si se traduce en humanosAl igual que con todos los estudios en animales, ahora hay un largo camino para juzgar la seguridad y eficacia de dicha vacuna en humanos, pero la investigación podría ser uno de los mayores avances para ayudar a las personas con la enfermedad en mucho tiempo. El equipo ahora está buscando una patente y buscando socios farmacéuticos que los ayuden a establecer un ensayo preclínico.

La investigación se describe en PNAS . 

Publicar un comentario

0 Comentarios