Subscribe Us

HISTORIA. El misterioso origen de los Pueblos del Mar

 

Un mapa del Mediterráneo de la Edad del Bronce Final que indica las diversas invasiones y migraciones del período.

La situación con respecto a la identificación de los Pueblos del Mar es más complicada de lo que se imagina. El principal problema es que solo tenemos registros escritos esquemáticos de sus ataques a las culturas establecidas de Egipto y el Cercano Oriente, y estos dan solo una vaga idea de su procedencia. Además, como sugiere el nombre, eran un grupo de pueblos distintos de diversos orígenes, no una sola cultura. Los arqueólogos han reunido algunas piezas del rompecabezas, pero aún existen grandes lagunas en nuestro conocimiento de ellas que nunca se llenarán.

Los Pueblos del Mar eran una confederación de asaltantes navales que hostigaban a los pueblos y ciudades costeras de la región mediterránea entre c. 1276-1178 a. C., concentrando sus esfuerzos especialmente en Egipto y el Levante. Se consideran una de las principales causas que contribuyeron al colapso de la Edad del Bronce (c. 1250-c. 1150 a. C.) y alguna vez se consideraron la causa principal.

La nacionalidad de los Pueblos del Mar sigue siendo un misterio, ya que los registros existentes de sus actividades son principalmente fuentes egipcias que solo los describen en términos de batalla, como el registro de la Estela de Tanis que dice, en parte, “Vinieron del mar en sus barcos de guerra y nadie podría oponerse a ellos ". Esta descripción es típica de las referencias egipcias a estos misteriosos invasores.

Los nombres de las tribus que componían los Pueblos del Mar se han dado en los registros egipcios como Sherden, Sheklesh, Lukka, Tursha y Akawasha. Fuera de Egipto, también asaltaron las regiones del Imperio hitita, el Levante y otras áreas alrededor de la costa mediterránea. Se ha sugerido (y debatido) que su origen e identidad sean etruscos, troyanos, filisteos, micénicos e incluso minoicos, pero, como ningún relato descubierto hasta ahora arroja más luz sobre la cuestión de lo que se conoce actualmente, tales afirmaciones deben siguen siendo meras conjeturas.

Los Sherden pueden haberse originado en el norte de Siria, pero luego se trasladaron a Chipre y probablemente terminaron como los sardos.

Los Teresh y Lukka probablemente eran del oeste de Anatolia y pueden corresponder a los antepasados ​​de los últimos Lydians y Lycians, respectivamente. Sin embargo, los Teresh también pueden haber sido el pueblo conocido más tarde por los griegos como Tyrsenoi, es decir, los etruscos, y ya conocidos por los hititas como Taruisa, que es sospechosamente similar a la Troia griega. No especularemos sobre cómo encaja esto con la leyenda de Eneas .

El Sheklesh puede corresponder a los Sikels de Sicilia. Los Ekwesh han sido identificados con los registros ahhiyawa de hititas, que casi con certeza eran griegos aqueos que colonizaban la costa occidental de Anatolia, así como las islas del Egeo, etc.


El templo mortuorio del faraón egipcio Ramsés III en Medinet Habu alberga muchas de las inscripciones que describen a los misteriosos Pueblos del Mar



Ninguna inscripción antigua nombra a la coalición como "Pueblos del Mar"; esta es una designación moderna acuñada por primera vez por el egiptólogo francés Gaston Maspero en c. 1881 CE. Maspero inventó el término porque los informes antiguos afirman que estas tribus vinieron "del mar" o de "las islas", pero nunca dicen qué mar o qué islas, por lo que el origen de los Pueblos del Mar sigue siendo desconocido.

Los tres grandes faraones que registran sus conflictos y victorias sobre los Pueblos del Mar son Ramsés II (El Grande, r. 1279-1213 a. C.), su hijo y sucesor Merenptah (r. 1213-1203 a. C.) y Ramsés III (r. 1186). -1155 a. C.). Los tres reclamaron grandes victorias sobre sus adversarios y sus inscripciones proporcionan la evidencia más detallada de los Pueblos del Mar.

Algunos historiadores modernos teorizan que los egipcios conocían los orígenes de los pueblos del mar basándose en la forma en que escribieron sobre ellos. De hecho, es precisamente que estas inscripciones no mencionan en absoluto los orígenes del grupo lo que lleva a algunos a creer que esta información era de conocimiento común hasta el punto de que no sería necesario declararla.

Relieve que representa a los cautivos pueblos del mar cautivos, prisioneros Peleset, en el templo de Ramsés III en Medinet Habu

El colapso de la Edad del Bronce

Cuando los Pueblos del Mar entraron en la escena histórica a finales del siglo XIII a. C., el Mediterráneo de la Edad del Bronce Final era un lugar bastante civilizado y ordenado. A partir de 1500 a. C. y hasta el advenimiento de los Pueblos del Mar, los principales reinos de la región desarrollaron un sistema global que se extendía desde Egipto hasta Persia y desde Anatolia hasta la Península Arábiga. Los reinos de Egipto, Mittani, Hatti, Babilonia y, más tarde, Asiria y Alyshia formaron el núcleo de este sistema de la Edad del Bronce Final, que los eruditos modernos a menudo denominan el "Club de los Grandes Poderes".

El propósito de este "Club" era similar a los sistemas globales de otros períodos de la historia mundial: fomentaba la estabilidad en la región y el desarrollo de la riqueza entre los reinos miembros a través del comercio. Las grandes potencias utilizaron la diplomacia para evitar grandes conflictos a fin de mantener abiertas las rutas comerciales, lo que condujo al mayor período de comercio internacional en la Edad del Bronce. Pero la riqueza y la estabilidad que el Club trajo al antiguo Cercano Oriente resultó ser efímera. Mientras se realizaba el comercio a larga distancia en la región, numerosas bandas de guerreros y piratas se dirigían a la región desde el Mediterráneo occidental y Europa con una sola cosa en la cabeza: el saqueo.

Los orígenes del contexto histórico en el que los Pueblos del Mar llegaron a escena en el Mediterráneo de la Edad del Bronce Final son tan enigmáticos como la génesis de las distintas tribus. El colapso de la Edad del Bronce es difícil de contemplar para la gente de hoy, pero los expertos de la época han afirmado que podría decirse que fue el peor desastre del mundo antiguo, incluso más que la caída del Imperio Romano. La mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que el colapso de la Edad del Bronce fue una catástrofe como ninguna otra, pero persisten los desacuerdos sobre qué provocó el colapso.

Una de las primeras teorías fue que una serie de terremotos mortales causó una destrucción generalizada en toda la región, lo que desplazó a los Pueblos del Mar, que luego se aprovecharon de la situación. La teoría suena plausible, pero hay poca evidencia textual para apoyar esta teoría: ningún texto hitita, egipcio o ugarítico menciona terremotos significativos durante este período. Además, la falta de tecnología durante la Edad del Bronce habría inhibido cualquier destrucción generalizada ya que no había electricidad que hubiera provocado incendios.

Similar a la teoría de los terremotos y una que ha ganado más adeptos en los últimos años es la teoría de la sequía. A diferencia de la teoría de los terremotos, hay algunas pruebas de fuentes primarias que apoyan la idea de una sequía generalizada en el Mediterráneo de la Edad del Bronce Final. El historiador griego del siglo V a. C. Herodoto mencionó en su historia de Lidia que la región había sufrido una sequía mucho antes de su época y existe un texto egipcio del Imperio Nuevo que menciona el envío de granos desde Egipto a Hatti como ayuda.

Finalmente, hay evidencia de que la superpoblación en la región del Egeo, específicamente en la Grecia continental, contribuyó a los movimientos de los Pueblos del Mar. Por ejemplo, la región de Messenia en la península del Peloponeso alcanzó una población máxima de 50.000 habitantes justo antes de que comenzaran las invasiones de los Pueblos del Mar. 

El muy discutido "modelo de migración" incluye la migración hacia el sureste de pueblos del sur de Europa, que se considera el resultado de una crisis en el norte de Italia. Esta migración afectó al Mediterráneo Oriental y provocó el colapso del mundo micénico, la legendaria Guerra de Troya, la destrucción de ciudades en Chipre y el Levante y el ataque a Egipto. Entre los restos materiales, que a menudo se asocian con los Pueblos del Mar, pero que rara vez se registran en las excavaciones, se encuentran un tipo especial de espada de bronce (la espada de lengüeta de agarre Naue II) y un tipo particular de cerámica, a saber, cerámica bruñida hecha a mano (también conocida como bárbaro). Ware), ambos se supone que son originarios de Italia. Barbarian Ware se registra en Hala Sultan Tekke y muy probablemente, aunque no se reconoce como tal, en otras ciudades chipriotas.  de Hala Sultan Tekke (Fischer y Bürge 2014) y un nuevo tipo de herramienta para la producción textil, los pesos de telar cilíndricos / en forma de carrete (Rahmstorf 2005).

La antigua ciudad portuaria mediterránea de Ashkelon, identificada como "filistea" durante la Edad del Hierro, experimentó un marcado cambio cultural entre el Bronce Final y la Edad del Hierro temprana. Se ha debatido durante mucho tiempo si este cambio fue impulsado por un movimiento sustancial de personas, posiblemente vinculado a una migración más grande de los llamados "Pueblos del Mar". Recientes estudios, han encontrado que la población de la Edad del Hierro temprana era genéticamente distinta debido a una mezcla relacionada con Europa. Esta señal genética ya no es detectable en la población posterior de la Edad del Hierro. Los  resultados apoyan que ocurrió un evento de migración durante la transición de la Edad del Bronce a la Edad del Hierro en Ashkelon, pero no dejó una firma genética duradera.

Los estudios sobre el clima antiguo que incluyen los años de crisis han sido publicados por D. Kaniewski y su equipo francés (por ejemplo, Kaniewski et al. 2013), y entre los estudios más generales sobre el clima durante los últimos 6000 años el trabajo de M. Finné et. Alabama. (2011) debe mencionarse. Estas publicaciones incluyen observaciones generales o estudios piloto. Son necesarios estudios más específicos sobre el clima en Chipre alrededor del 1200 a. C. para contribuir a nuestra comprensión de las razones detrás del abandono / reasentamiento de los grandes centros urbanos chipriotas.   

La realidad es que una combinación de dos o más factores probablemente contribuyó a las invasiones. La superpoblación en Grecia puede haber llevado a algunos a convertirse en piratas, mientras que en Anatolia, donde se formaron grupos de sequía para encontrar nuevas tierras. Cualquiera que sea la razón, o las razones, del movimiento de pueblos al final de la Edad del Bronce, una vez que se abrió la tapa resultaría imposible cerrarla.

Los Pueblos del Mar y Ramsés II

Ramsés el Grande fue uno de los gobernantes más efectivos en la historia del antiguo Egipto y entre sus muchos logros estuvo asegurar las fronteras contra la invasión de tribus nómadas y asegurar las rutas comerciales vitales para la economía del país. A principios de su reinado, los hititas se apoderaron del importante centro comercial de Kadesh (en la actual Siria ) y en 1274 a. C. Ramsés dirigió a su ejército para expulsarlos. Ramsés reclamó una gran victoria e hizo que la historia se inscribiera en detalle y se leyera al pueblo.

Su afirmación de la victoria total es disputada por el relato hitita que reclama la suya propia, pero la inscripción es importante por muchas otras razones de las que Ramsés habría tenido en mente y, entre ellas, lo que dice sobre los Pueblos del Mar. En su relato, se menciona a los Pueblos del Mar como aliados de los hititas, pero también como mercenarios en su propio ejército. No se menciona de dónde vinieron o quiénes eran, lo que sugiere a los académicos que la audiencia ya habría tenido esta información; los Pueblos del Mar no necesitaban presentación.

Ramsés también relata cómo, en el segundo año de su reinado, derrotó a estas personas en una batalla naval frente a las costas de Egipto. Ramsés permitió que los barcos de guerra de los Pueblos del Mar y sus buques de suministro y carga se acercaran a la desembocadura del Nilo donde tenía una pequeña flota egipcia posicionada en una formación defensiva. Luego esperó entre bastidores a que los Pueblos del Mar atacaran lo que parecía ser una fuerza insignificante antes de lanzar su ataque completo sobre ellos desde sus flancos y hundir sus barcos. Esta batalla parece haber involucrado solo a los Pueblos del Mar de Sherdan o, al menos, son los únicos mencionados porque, después de la batalla, muchos fueron incorporados al ejército de Ramsés y algunos sirvieron como su fuerza de guardaespaldas de élite. Ramsés, siempre muy confiado en sus inscripciones, da la impresión de haber neutralizado la amenaza de los Pueblos del Mar, pero las inscripciones de sus sucesores cuentan otra historia.

Una estatua de Ramsés II sentado. Él sostiene el cetro real y usa el casco de guerra khepresh . Desde el Templo de Amón , Tebas . Dinastía XIX, 1279-1213 a. C. ( Museo Egipcio , Turín)


Inscripción de Merenptah

Merenptah continuó preocupado por los Pueblos del Mar que se aliaron con los libios para invadir el delta del Nilo. Merenptah escribe cómo, en el quinto año de su reinado (1209 a. EC), Mereye, el jefe de los libios, se alió con los Pueblos del Mar para invadir Egipto. Se refiere a los aliados libios como provenientes "de los mares del norte" y nombra los territorios como Ekwesh, Teresh, Lukka, Sherden y Shekelesh. 

Desde entonces, los estudiosos han tratado de identificar dónde estaban estas tierras y con qué nombres llegaron a ser conocidas, pero sin éxito. Hay tantas teorías en torno a quiénes eran los Pueblos del Mar como eruditos que las refutan. Quienquiera que fueran, Merenptah los describe como formidables adversarios y, en su inscripción en las paredes del Templo de Karnaky en la estela de su templo funerario, se enorgullece de derrotarlos.

En este punto de su historia, parece que los Pueblos del Mar buscaban establecer asentamientos permanentes en Egipto, ya que la fuerza invasora traía consigo decenas de enseres domésticos y herramientas de construcción

Merenptah, después de orar, ayunar y consultar a los dioses en materia de estrategia, se encontró con los Pueblos del Mar en el campo de Pi-yer, donde la fuerza egipcia combinada de infantería, caballería y arqueros mató a más de 6.000 de sus oponentes y se llevó a miembros cautivos de la familia real libia. Merenptah reclamó la victoria completa y las fronteras de Egipto volvieron a estar seguras. Para celebrar su logro, inmortalizó la historia en la inscripción de Karnak y también en la famosa estela de Merenptah que se encuentra en su templo funerario en Tebas. La conclusión de la estela de Merenptah dice, en parte:

Los príncipes se postran y dicen: "¡Paz!" Ninguno de los Nueve Arcos se atreve a levantar la cabeza; Tehenu es saqueada mientras Hatti está en paz, Canaán es tomada por todos los males, Ashkelon es arrebatada y Gezer es capturada, Yenoam se hace como lo que nunca existió, Israel se desperdicia sin semilla, Khor se convierte en viuda de Egipto, Todas las tierras están en paz. Todo el que viaja ha sido sometido por el Rey del Alto y Bajo Egipto.

Los "Nueve Arcos" mencionados es el término habitual que los egipcios dieron a sus enemigos y Tehenu es el nombre de Libia. La inscripción anuncia cómo Merenptah ha derrotado a todas las regiones contenciosas que se levantaron contra Egipto y las sometió, trayendo la paz. La estela de Merenptah es la primera mención de Israel en la historia registrada pero, curiosamente, no se refiere a un país o región sino a un pueblo. Los estudiosos aún no saben qué significa esta referencia. Al igual que los Pueblos del Mar, esta referencia a Israel sigue intrigando a historiadores e investigadores en la actualidad. El propio Merenptah no estaba preocupado por Israel ni por ninguno de los otros países que enumera; estaba satisfecho de que los Pueblos del Mar habían sido derrotados y Egipto asegurado para el futuro. Sin embargo, como su predecesor, Merenptah estaría equivocado y los Pueblos del Mar regresarían.

En 1274 a. C., Ramsés II (El Grande) de Egipto dirigió sus fuerzas contra el ejército hitita , bajo el rey Muwatalli II, en la batalla de Kadesh . Ambas partes reclamaron la victoria y el conflicto resultó en el primer tratado de paz del mundo, el Tratado de Kadesh, firmado en 1258 a. C.

Ramsés III y la batalla de Xois

Durante el reinado del faraón Ramsés III, Sherden, Teresh y Sheklesh todavía se consideran una amenaza, pero también aparecen nuevos nombres: Denyen, Tjeker, Weshesh y Peleset. Una inscripción menciona que "hicieron una conspiración en sus islas", pero es posible que estas solo hayan sido bases temporales, no sus verdaderas tierras.

Los Denyen probablemente vinieron originalmente del norte de Siria (tal vez donde vivieron los Shardana), y los Tjeker de Troad (es decir, el área alrededor de Troya) (posiblemente a través de Chipre). Alternativamente, algunos han asociado a los Denyen con los Danaoi de la Ilíada, e incluso con la tribu de Dan en Israel.

Poco se sabe sobre el Weshesh, aunque incluso aquí hay un vínculo tenue con Troya. Como sabrá, los griegos a veces se referían a la ciudad de Troya como Ilios, pero esto puede haber evolucionado del nombre hitita para la región, Wilusa, a través de la forma intermedia Wilios. Si las personas llamadas Weshesh por los egipcios eran de hecho los wilusanos, como se ha especulado, entonces pueden haber incluido algunos troyanos genuinos, aunque esta es una asociación extremadamente tenue.

Finalmente, por supuesto, los Peleset finalmente se convirtieron en Filisteos y dieron su nombre a Palestina, pero probablemente también se originaron en algún lugar de Anatolia. Según recientes estudios del ADN, los orígenes genéticos de los filisteos serían egeos.

Durante el reinado de Ramsés III, los Pueblos del Mar atacaron y destruyeron el centro comercial egipcio en Kadesh y luego intentaron nuevamente una invasión de Egipto. Comenzaron sus actividades con rápidas incursiones a lo largo de la costa (como lo habían hecho en la época de Ramsés II) antes de conducir hacia el Delta. Ramsés III los derrotó en 1180 a. C. pero regresaron con fuerza. En su propia inscripción de la victoria, Ramsés III describe la invasión:

Los países extranjeros conspiraron en sus islas. De repente, las tierras fueron removidas y esparcidas en la refriega. Ninguna tierra pudo resistir sus armas, desde Hatti, Kode, Carchemish, Arzawa y Alashiya en adelante, siendo cortadas al mismo tiempo. Se instaló un campamento en Amurru. Desolaron a su gente y su tierra era como la que nunca había existido. Avanzaban hacia Egipto, mientras se preparaba la llama para ellos. Su confederación era Peleset, Tjeker, Shekelesh, Denen y Weshesh, tierras unidas. Pusieron sus manos sobre las tierras hasta el circuito de la tierra, sus corazones estaban confiados y confiados cuando dijeron "¡Nuestros planes tendrán éxito!"
Los países mencionados en la confederación de Pueblos del Mar pueden ser las regiones de Palestina (Peleset) o Siria (Tjeker), pero esto es incierto. Sin embargo, está claro que se trata de las mismas personas, con algunas adiciones, que atacaron Egipto con los libios en la época de Merenptah. En esta invasión, como en la anterior, los Pueblos del Mar se aliaron con los libios y, como señala Ramsés III, confiaban en la victoria. Ya habían destruido el estado hitita (al que se hace referencia en la inscripción como Hatti) en c. 1200 a. C. y cuando Ramsés III escribe, "estaban avanzando hacia Egipto", probablemente estaría diciendo que avanzaban de manera constante sin oposición.


Se muestra a los Pueblos del Mar siendo derrotados a manos del faraón egipcio Ramsés III. Wikimedia Commons



Ramsés III habría sabido de los enfrentamientos de sus predecesores con estas personas y que debían tomarse muy en serio. Decidió no participar en el campo y eligió tácticas de guerrilla como estrategia. Colocó emboscadas a lo largo de la costa y por el delta del Nilo y utilizó de manera especialmente eficaz a sus arqueros, colocándolos ocultos a lo largo de la costa para que lanzaran flechas sobre los barcos a su señal. Una vez que la tripulación de los barcos murió o se ahogó, los barcos fueron incendiados con flechas llameantes.

El ataque por mar había sido aplastado y Ramsés III luego dirigió su atención a lo que quedaba de la fuerza invasora en tierra. Empleó las mismas tácticas que antes y los Pueblos del Mar fueron finalmente derrotados en la ciudad de Xois en 1178 a. C. Los registros egipcios, nuevamente, detallan una victoria gloriosa en la que muchos de los Pueblos del Mar fueron asesinados y otros fueron llevados cautivos y incorporados al ejército y la marina egipcia o vendidos como esclavos.

Aunque Ramsés III había salvado a Egipto de la conquista, la guerra fue tan cara que agotó la Tesorería Real y los constructores de tumbas en el pueblo de Set Maat (la actual Deir el-Medina ) no pudieron ser pagados. Esto llevó a la primera huelga laboral en la historia registrada en la que los trabajadores abandonaron el trabajo y se negaron a regresar hasta que fueran compensados ​​por completo.

Después de su derrota por Ramsés III, los Pueblos del Mar desaparecen de la historia, y los sobrevivientes de la batalla tal vez sean asimilados a la cultura egipcia. No hay registros que indiquen de dónde vinieron y no hay relatos de ellos después de 1178 a. C. pero, durante casi cien años, fueron los asaltantes marinos más temidos en la región del Mediterráneo y un desafío constante al poder y la prosperidad de Egipto.

Después de estas batallas, los invasores se retiraron a Palestina, lo que se refleja en los relatos del Antiguo Testamento: uno de sus grupos étnicos, los filisteos, se instaló en el área de la actual Gaza y sus alrededores y dio su nombre a toda la zona: Palestina. Una tablilla de arcilla de Ugarit en Siria contiene un mensaje de Ammurapi, el rey de Ugarit, al rey de Alasia (Chipre), donde se menciona un ataque naval fatal en Ugarit (alrededor de 1190 a. C.), antes de que la ciudad fuera destruida: “… Padre mío, ahora vienen barcos enemigos (y) queman mis pueblos con fuego. ¡Han hecho cosas indecorosas en la tierra! ... ” (Tabla RS 20.238) .

Origen vinculado a Anatolia

En resumen, cinco de los nueve llamados "Pueblos del Mar" - los Teresh, Lukka, Tjeker, Weshesh y Peleset - pueden estar vinculados de manera plausible a Anatolia (aunque de manera algo inconclusa), con Tjeker, Teresh y Weshesh posiblemente vinculados a la vecindad de Troya misma, aunque no se puede probar nada y todavía hay mucha controversia sobre la ubicación exacta de los estados antiguos en esa región, por no hablar de la identidad étnica de los habitantes.

De los otros cuatro Pueblos del Mar, los Ekwesh son probablemente los griegos aqueos, y los Denyen pueden ser los Danaoi (aunque probablemente no lo sean), mientras que los Sheklesh son los Sicilianos y los Sherden probablemente vivían en Chipre en ese momento, pero más tarde se convirtieron en los sardos.

Por lo tanto, ambos lados de la Guerra de Troya pueden estar representados entre los Pueblos del Mar, pero la imposibilidad de obtener fechas precisas para la caída de Troya y las incursiones de los Pueblos del Mar hace que sea difícil averiguar exactamente cómo están conectados.

El misterio perdura

Como se señaló anteriormente, no hay acuerdo sobre quiénes eran los Pueblos del Mar, aunque uno encontrará muchos eruditos y aspirantes a eruditos argumentando acaloradamente a favor de su afirmación particular. Las inscripciones egipcias discutidas aquí proporcionan casi todo lo que hay que saber de estas personas fuera de las referencias en cartas de los hititas y asirios que no arrojan más luz sobre el tema. 

Que eran bien conocidos por los egipcios se desprende del hecho de que nunca se los presenta como un pueblo extranjero y la posibilidad de que fueran amigos, o incluso aliados, de Egipto se sugiere por su presencia en el ejército de Ramsés el Grande y el sentido de sorpresa expresada por las invasiones. 

El historiador Marc van de Mieroop escribe:

Tanto Merenptah como Ramsés III presentan [los ataques] como eventos repentinos, imprevistos y con un gran número de personas involucradas. Los relieves de Ramsés III incluso muestran carros cargados de mujeres , niños y enseres domésticos, como si se tratara de un movimiento de población. Su relato de la aparición de los Pueblos del Mar en el norte del Mediterráneo oriental sugiere que fue inesperado, muy repentino y sumamente destructivo. Pero Merenptah había informado de sucesos del mismo tipo treinta años antes. Los nombres de los miembros de los Pueblos del Mar tampoco eran nuevos en el registro egipcio. Varios de ellos aparecieron décadas antes (251-252).
Los Pueblos del Mar también se mencionan en la literatura de Egipto, sobre todo en El cuento de Wenamun, donde aparecen como figuras familiares en el paisaje mediterráneo. Por qué esta gente se levantó con tanta regularidad contra Egipto, si es que lo hicieron, sigue desconcertando a historiadores y eruditos. Historiadores como Marc van de Mieroop creen que la cuestión de la identidad de los Pueblos del Mar nunca se conocerá y ya no tiene sentido intentar descubrirla. Escribe: "Uno puede preguntarse por qué los Pueblos del Mar han engendrado tanta pasión" y afirma: "Queda por explicar por qué todavía aparecen en todos los libros de texto sobre historia mundial" (259). Sin embargo, la explicación es simple: los pueblos del mar.


El impacto que tuvieron los Pueblos del Mar en la historia mundial fue enorme. Destruyeron el Imperio hitita, derribaron la ciudad-estado de Ugarit y enviaron a Grecia a una edad oscura. Pero tan rápido como los Pueblos del Mar entraron en el registro histórico, desaparecieron casi con la misma rapidez. 

Es posible que nunca se conozcan los orígenes precisos de los pueblos del mar, pero basándose en una combinación de trabajo arqueológico moderno y los textos egipcios antiguos disponibles se puede llegar a una conclusión razonable. Los Pueblos del Mar se originaron en diferentes partes de Europa y Anatolia antes de unirse en una confederación que atacó a varias de las principales potencias de la Edad del Bronce. Después de que se hizo la destrucción, algunos regresaron a Europa mientras que otros se establecieron en el Levante.

Para saber más:

  • Bunson, M. The Encyclopedia of Ancient Egypt. Gramercy Books, 1991.
  • Cline, E. H. 1177 B.C. The Year Civilization Collapsed. Princeton University Press, 2015.
  • Durant, W. Our Oriental Heritage. Simon & Schuster, 1954.
  • Faulkner, R.O. The Cambridge Ancient History. Cambridge University Press, 1966.
  • Parkinson, R. B. Voices from Ancient Egypt: An Anthology of Middle Kingdom Writings. British Museum Press, 2006.
  • Shaw, I. The Oxford History of Ancient Egypt. Oxford University Press, 2006.
  • Stiebing Jr, W. H. Ancient Near Eastern History and Culture. Routledge, 2017.
  • Mathew J. Adams.  “The ‘Sea Peoples’ in Primary Sources”, 2013.
  • Mieroop, Marc van de. A History of the Ancient Near East: ca. 3000-323 BC. 2nd ed. (London: Blackwell, 2007), p. 129
  • Redford, Donald B. Egypt, Canaan, and Israel in Ancient Times. (Princeton, New Jersey: Princeton University Press, 1992), p. 241
  •  Drews, Robert. The End of the Bronze Age: Changes in Warfare and the Catastrophe ca. 1200 BC. (Princeton, New Jersey: Princeton University Press, 1993), p. 3
  • Herodotus. The Histories. Translated by Aubrey de Sélincourt. (London: Penguin Books, 2003), I, 95
  •  Astour, Michael C. “New Evidence on the Last Days of Ugarit.” American Journal of Archaeology 69 (1965) p. 225
  •  Sandars, Nancy. The Sea Peoples: Warriors of the Ancient Mediterranean. Revised Edition. (London: Thames and Hudson, 1987), p. 77
  •  Breasted, Henry, ed. and trans. Ancient Records of Egypt. Volume 3, The Nineteenth Dynasty (Chicago: University of Illinois Press, 2001), p. 243
  • Cline, Eric H., and David O’Connor. “The Mystery of the ‘Sea Peoples.’” In Mysterious Lands. Edited by David O’Connor and Stephen Quirke. (London: University College London Press, 2003), p. 117
  • Breasted, Henry, ed. and trans. Ancient Records of Egypt. Volume 4, The Twentieth through the Twenty-sixth Dynasties. (Chicago: University of Illinois Press, 2001), pgs. 37-38
  • Homer. The Odyssey. Translated by E.V. Rieu and D.C. Rieu. (London: Penguin Books, 2003), XIV, 240-70
  • Wainwright, G.A. “Some Sea-Peoples.” Journal of Egyptian Archaeology 47 (1961) pgs. 78-79

Publicar un comentario

0 Comentarios