Subscribe Us

ENERGÍA. Las desigualdades energéticas globales fruto de un "colonialismo climático"

 

Datos de 1750-2019, fuentes de producción de cemento y combustibles fósiles únicamente. Fuentes: Mapa: The Conversation / CC-BY-ND Fuente: Our World in Data, Global Carbon Project

Los jugadores de video en California consumen más electricidad que naciones enterasEl tanzano promedio usó solo una sexta parte de la electricidad consumida por un refrigerador estadounidense típico en 2014.

A nivel mundial, el 10% superior de los países consume 20 veces más  que el 10% inferior. Y 1.100 millones de africanos subsaharianos comparten la misma cantidad de capacidad de generación de energía que los 83 millones de habitantes de Alemania. Al menos la mitad no tiene acceso a la electricidad.

Estas marcadas desigualdades energéticas están alimentando debates espinosos sobre la financiación del futuro energético de África mientras  y sus negociadores se preparan para la COP26, la conferencia climática de las Naciones Unidas en Glasgow, Escocia , en noviembre 2021.

Un tema cada vez más común de los países ricos, incluidos los responsables de la mayoría de las emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo del tiempo, es la promesa de que dejarán de financiar todos (o casi todos) los proyectos de combustibles fósiles en los países menos desarrollados, incluso si continúan financiando y, en muchos casossubvenciona fuertemente los combustibles fósiles por sí mismos.

En general, es más fácil para los países que ofrecen financiamiento para el desarrollo en el extranjero para proyectos de energía establecer reglas de bajas emisiones de carbono para otros, en lugar de para ellos mismos. Por ejemplo, China , Japón y Corea del Sur, algunas de las naciones con mayor consumo de carbón del mundo, se han comprometido recientemente a dejar de financiar proyectos de carbón en el extranjero y aumentar las inversiones en energías renovables. Pero no han asumido compromisos equivalentes en casa.

El Tesoro de los Estados Unidos y la institución financiera para el desarrollo del Reino Unido, CDC Group, han adoptado un enfoque más matizado. Están limitando todos los proyectos de generación de energía a base de carbón y petróleo y dejando una ventana estrecha disponible para proyectos de gas natural en países pobres que pasan un riguroso proceso de selección. Esto es más o menos similar al enfoque del Banco Mundial.

Investigadores experimentados en políticas de energía limpia, creen que la exclusión tajante de todos los proyectos de energía no renovable de la financiación del desarrollo es una estrategia climática ineficaz y desigual que afecta a más de mil millones de africanos.

Por qué prohibir la financiación de proyectos de combustibles fósiles en África no es una solución climática
Evolución de las emisiones anuales de carbono en los últimos 200 años


Pequeñas ganancias climáticas, grandes pérdidas de desarrollo

En nuestra opinión, centrarse en limitar las emisiones de los países más pobres del mundo mientras las emisiones continúan aumentando en los países industrializados está claramente mal encaminado. Dadas las marcadas desigualdades en el uso de energía y las emisiones, esto podría, en cambio, afianzar la pobreza y ampliar la desigualdad inducida por el empeoramiento del cambio climático, al tiempo que se logra muy poco para reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Juntos, EE.UU., Reino Unido, Unión Europea, Japón y Rusia tienen casi la misma población (1.100 millones de personas) que el África subsahariana, pero 35 veces más centrales eléctricas de gas en funcionamiento o en desarrollo, y 52 veces más plantas de carbón.

En lo que respecta a las emisiones de dióxido de carbono, el África subsahariana es responsable colectivamente de apenas el medio por ciento de todas las emisiones globales a lo largo del tiempo, mientras que EE.UU., Reino Unido, UE, Japón y Rusia son responsables de más de 100 veces esa cantidad, o aproximadamente un 57% .

El límite superior para el crecimiento futuro de África en las emisiones del sector energético también es insignificante. Si la demanda de electricidad de la región hipotéticamente se triplicara mañana, en lugar de duplicarse para 2040 como pronosticó recientemente la Agencia Internacional de Energía, y si solo se usara gas natural para satisfacer la nueva demanda, las emisiones globales anuales aumentarían solo en un 0,62% , según una estimación. Eso es equivalente a las emisiones anuales del estado de Luisiana en la actualidad.

Además, la proporción de energía renovable en muchas redes nacionales de África subsahariana ya es más alta que la de casi todos los grandes emisores de gases de efecto invernadero. En al menos seis países —Kenia, Etiopía, Malawi, Malí, Mozambique y Uganda— las energías renovables representan más del 50% de su generación anual. En 2018, la energía hidroeléctrica, geotérmica, solar y eólica representaron aproximadamente el 20% de la energía total generada en el continente.

La mayor parte de la región encontrará que la energía renovable es la forma más rápida y barata de expandir su capacidad de generación, pero es posible que algunas áreas aún necesiten depender de algunos combustibles fósiles en varios sectores de la economía a medida que se desarrollan.

Ha quedado claro durante décadas que el mundo necesita reducir rápida y agresivamente sus emisiones de gases de efecto invernadero para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados Celsius y evitar los peores impactos del cambio climático. Muchas regiones de África, incluidos el Sahel y Mozambique, ya se enfrentan a los efectos del cambio climático, incluido el empeoramiento de las sequías, la inseguridad alimentaria y las tormentas severas. Adaptarse al cambio climático y desarrollar la resiliencia requiere la energía, el desarrollo económico y la infraestructura que carecen actualmente en algunas de las regiones más afectadas y menos preparadas para adaptarse.

Por qué prohibir la financiación de proyectos de combustibles fósiles en África no es una solución climática
Emisiones anuales de dióxido de carbono per cápita


Colonialismo climático y legados de colonización

Otros expertos coinciden en que esta dirección de la política climática no solo es ineficaz, sino que tiene sus raíces en las desigualdades históricas del colonialismo.

El filósofo Olúfẹ́mi O. Táíwò define el colonialismo climático como la "profundización o expansión de la dominación extranjera a través de iniciativas climáticas que explotan los recursos de las naciones más pobres o comprometen su soberanía".

El legado del colonialismo es un factor que contribuye a una amplia gama de problemas, desde el conflicto hasta la corrupción, y al estado deficiente del acceso a la electricidad en gran parte de África en la actualidad.

Mientras las naciones industrializadas en la década de 1900 estaban construyendo redes eléctricas a través de campañas masivas de gasto público, como el New Deal de Franklin Roosevelt en los Estados Unidos y la Ley de Suministro de Electricidad de 1926 en el Reino Unido, la mayor parte de África estaba siendo robada activamente de sus ricos recursos naturales. Gran parte de la infraestructura construida en el África colonial durante ese tiempo se construyó solo para facilitar las operaciones de extracción de recursos, como materias primas extraídas, petróleo, madera, caucho, té, café y especias.

En 1992, una coalición de países de bajos ingresos defendió con éxito las vías de mitigación climática de la ONU para incluir su derecho al desarrollo y una "responsabilidad común pero diferenciada" para abordar los problemas duales del desarrollo y el cambio climático. Este lenguaje ha ha sido la base de consideraciones de equidad en la política climática, incluido el Acuerdo de París de 2015, que prevé recortes más profundos de las emisiones de los países desarrollados en función de sus "capacidades respectivas" .

¿Una transición de qué?

El vicepresidente de Nigeria, Yemi Osinbajo, describió recientemente la "transición energética" como "un término curioso" cuando se aplica universalmente, dada la escasez de energía en países como Nigeria. Ha abogado por una transición energética en la que África pueda desarrollarse y crecer rápidamente. El aumento de la electricidad en las regiones en proceso de industrialización del África subsahariana impulsaría primero las actividades generadoras de ingresos y los servicios públicos, ambos motores del crecimiento económico.

Las negociaciones  equitativas y efectivas requerirán consideraciones políticas matizadas que equilibren las prioridades de aliviar la pobreza energética con la mitigación y adaptación urgentes al  climático. Una transición energética justa permitiría a los gobiernos africanos formular e implementar políticas y cumplir con sus propios compromisos climáticos nacionales en virtud del Acuerdo de París en lugar de asumir los de Occidente.

Fuente: The Conversation

Publicar un comentario

0 Comentarios