Subscribe Us

ENIGMAS. Q'enqo Grande: el Complejo y Cueva Sagrada Inca Huaca

 


Q'enqo, también llamado Qenko, es un extenso complejo excavado en la roca huaca / wak'a, ubicado cerca de la antigua capital inca de Cuzco (Qusqu) en la región de Cuzco en Perú.

Cuzco alberga muchos otros santuarios y templos (llamados huacas en quechua), cada uno de los cuales tiene su propio significado especial. Los edificios que puede ver hoy incluyen el observatorio astronómico de Q'enko y la poderosa fortaleza de Sacsaywaman. De hecho, toda la ciudad era considerada sagrada, compuesta por huacas que como grupo definían y describían la vida de las personas que vivían en el vasto imperio inca. 

La palabra Q’enqo, tiene por significado el de Línea Quebrada, torcida, sinuosa. Este nombre está de acuerdo con el carácter de este conjunto arqueológico, que tiene muchos subterráneos, extendiéndose de un extremo a otro del roquedal, en donde uno puede desempeñar el papel de burlador.

Las huacas a menudo se construían a lo largo de una línea o ruta ceremonial procesional. Dichas líneas se denominaron ceques y salían de un total de 41 o 42 caminos conocidos que irradiaban desde el Qurikancha o templo del sol en Cuzco.

El gran complejo Q'enqo consta de varios sitios, incluidos Q'enqo Grande, Q'enqo North, Q'enqo West y Q'enqo Chico. 

Q'enqo Grande - Imagen: Matyas Rehak - Shutterstock

La datación del complejo ha resultado problemática, pero muchos estudiosos proponen que pueden haber sido construidos durante el reinado de Pachacuti Inca Yupanqui (1418-1471 / 1472 d.C.), el noveno Sapa Inca que transformó el Reino de Cuzco en el Imperio Inca.

Q'enqo Grande es el más notable de la huaca, que consiste en un gran afloramiento tallado que domina una plataforma elevada en una plaza semicircular, y una estructura cuadrada que incorpora un lavabo o bañera.

Al norte de la plaza hay un muro cóncavo construido con mampostería Imperial Cusco. El muro tiene diecinueve nichos que pueden haber sido utilizados como asientos para la élite inca o para momias ancestrales durante reuniones ceremoniales semipúblicas.

 Imagen: Andy Griffin - Shutterstock

Atravesando el afloramiento principal hay una grieta natural que se extiende por la masa rocosa en dirección este-oeste. Esto desciende a una cámara interior esculpida en forma de cueva que contiene un bloque rectangular tallado o un altar.

Se ha sugerido que el sitio se usó para entierros ya que los incas percibían las entradas de las cuevas como un lugar de donde provenían los primeros antepasados ​​y, a menudo, enterraban a sus muertos en cuevas para que las almas pudieran regresar a residir allí.

Esto está respaldado por estudios realizados durante la década de 1930 por el antropólogo peruano Luis Valcarcel, quien descubrió varios restos humanos en la cámara.

Q'enqo, también llamado Qenko, es un extenso complejo excavado en la roca de huaca / wak'a, ubicado cerca de la antigua capital inca de Cuzco (Qusqu) en la región de Cusco en Perú. Las huacas a menudo se construían a lo largo de una línea o ruta ceremonial procesional. Imagen: Andy Griffin - Shutterstock 


Áreas que componen el complejo arqueológico de Q'enqo Grande

El anfiteatro. Durante el Imperio Inca, este lugar fue templo de ceremonias públicas. Es una enorme área semicircular de 55 metros de largo con 19 nichos incompletos distribuidos a lo largo del muro. En algunas publicaciones se afirma que los nichos se dispusieron alrededor del anfiteatro como asientos para las entidades a las que se rendía culto, pero según investigaciones recientes es muy probable que en realidad fueran los cimientos de una gran muralla. Frente al área libre hay un gran bloque de piedra de 6 metros de altura que descansa sobre un sólido pedestal rectangular. 

Es posible que fuera una escultura gigantesca que debió tener modelado zoomorfo. La imprecisión se debe a los rastros de destrucción provocados por los extirpadores de idolatrías (encargados de eliminar los íconos del culto local) durante la Colonia. También cuenta con un saliente rocoso decorado con un pasaje que conduce a una sala subterránea, un complejo de andenes, salas y un sistema de canales de drenaje diseñados para evacuar el agua del lugar.

La piedra tallada. Detrás de esa piedra se levanta un promontorio rocoso en el que una escalera tallada en la roca viva conduce a la cima. Allí nace el pequeño canal en zigzag que, partiendo de un agujero menor, desciende y luego se bifurca en un ramal que sigue la pendiente y otro que llega a la cámara subterránea dentro de la zona rocosa.

Podría haber servido para llevar la chicha ofrecida o la sangre de los sacrificios de llama de algún ritual aún no aclarado. En la misma cumbre se encuentran tallados restos de lo que pudo haber sido un cóndor, cuya cabeza estaba rota, así como la de un puma. También se pueden ver restos de una habitación.

Intihuatana y Observatorio Astronómico. Sobre la roca viva nivelada y pulida destacan dos cilindros cortos. Es probable que fuera un Intihuatana, que se traduce como «lugar donde se ata el sol», es decir, permite calcular la posición del sol. No se sabe cómo funcionó este dispositivo. Es un enigma hasta el día de hoy. Pero se presume que era una especie de observatorio astronómico utilizado para medir el tiempo, establecer las estaciones, determinar los solsticios y equinoccios, y como santuario adoraba al Sol, la Luna, Venus y las estrellas.



Cusilluchayoc. Es un nombre quechua que significa «templo o lugar que tiene monos». Se encuentra a 500 metros directamente al este de Q'enqo Grande. Tiene una piedra tallada de casi dos metros de altura en la que algunos creen ver la forma de un sapo. Sobre esa roca todavía se ven relieves de serpientes y monos que pudieron haberle dado nombre al lugar.

La cámara subterránea. La talla en roca realizada aquí es toda una hazaña. Los pisos, techos, paredes, mesas y nichos fueron cuidadosamente tallados en roca viva. Sin duda, era un lugar de culto para ritos secretos y ocultos. Los constructores del sitio completaron su composición con cuartos de servicio en el perímetro. También cuenta con plataformas y canales para la evacuación de agua de lluvia.

Se encuentra muy cerca del Intihuatana. El historiador cusqueño Víctor Ángeles lo describe así: «parte de un pequeño agujero, se mueve en un plano inclinado y línea discontinua, luego se bifurca, una de las ramas condujo al líquido a circular hacia la Cámara Subterránea o Sala de los Sacrificios». El líquido podría ser la sangre de seres sacrificados (animales y / o humanos) a los dioses.

La sala mortuoria. El misterio del culto andino es uno de los atractivos de la cultura Inca. En cuanto a la denominada «Sala de los Sacrificios», aún no se han resuelto las dudas. Es una cámara subterránea, tallada completamente en una roca gigantesca. En la parte baja de la gran zona rocosa se encuentran tallados pisos, techos, paredes, mesas, alacenas y aberturas. Se dice que esta cámara subterránea pudo haber sido utilizada para embalsamar albaricoques secos, pero también es posible que allí se llevaran a cabo sacrificios humanos y animales.





Publicar un comentario

0 Comentarios