Subscribe Us

ANIMALES. ¿Por qué los pulpos son tan inteligentes?

 

Fuente: Morten Brekkevold , CC BY-NC-SA

Nuestro último antepasado común con el pulpo existió hace más de 500 millones de añosEntonces, ¿por qué parecen mostrar similitudes tan peculiares con los humanos, mientras que al mismo tiempo parecen tan extraños? Quizás porque a pesar de sus tentáculos cubiertos de ventosas y su falta de huesos, sus ojos, cerebro e incluso su curiosidad nos recuerdan nuestra propia sed de conocimiento.

En etología, el estudio de la conducta, exploramos esta inteligencia, que clasificamos como "habilidades cognitivas" individuales. Estos son los mecanismos a través de los cuales se percibe, procesa, transforma, recuerda y utiliza la información del entorno para tomar decisiones y actuar.

Desde el punto de vista del comportamiento, la flexibilidad con la que un animal puede adaptarse y ajustar su comportamiento a situaciones novedosas es un buen indicador de sus capacidades cognitivas. Numerosos estudios indican que los pulpos poseen una gran flexibilidad en sus comportamientos, ya sea que los expresen en su entorno natural o dentro de un tanque en un laboratorio.

Armado y peligroso

Entonces, ¿qué hace que los pulpos sean tan inteligentes? Centrémonos primero en sus mecanismos de defensaFrente a múltiples depredadores, incluidos peces, aves y ballenas, los pulpos son maestros del camuflaje. Pueden imitar su entorno modificando el color e incluso la textura de su piel.

Sin un caparazón, los pulpos son vulnerables y siempre intentan permanecer ocultos en un refugio, como una cavidad o el espacio debajo de una roca. Algunas especies mantienen su refugio quitando arena y agregando guijarros y conchas. Algunos prefieren envolverse en conchas y guijarros, mientras que otros transportan su refugio en brazos. Este es el caso del pulpo de coco, que, fiel a su nombre, se ha observado llevando cáscaras de coco para esconderse en caso de peligro.


Los pulpos también son depredadores formidables, y sus mecanismos de ataque se adaptan a la amplia variedad de presas que consumen, incluidas conchas marinas, crustáceos, peces e incluso otros cefalópodos. Pueden usar su visión y habilidades de camuflaje para cazar, y sus brazos para explorar, tocar y saborear su entorno para apoderarse de cada pedazo de comida a su alcance.

El pulpo es un cazador reflexivo. Puede cooperar con otras especies como meros para cazar presas escondidasPuede aprender a evitar los cangrejos que portan anémonas venenosas o encontrar una manera de atacarlos con cautela mientras evita ser mordido.

Los pulpos utilizan diferentes técnicas para consumir conchas marinas y moluscos, ya sea arrancando el caparazón a la fuerza y ​​colocando una pequeña piedra en el interior para mantenerlo abierto, o perforando el caparazón para inyectar una toxina paralizante que hará que la presa se abraEsta toxina se inyecta en un músculo muy preciso debajo del caparazón, y los pulpos aprenden y recuerdan el lugar de perforación de cada concha que consumen.

Deshuesado, no descerebrado

Podemos probar las  de los pulpos en el laboratorio. Son  de estudiar, debido a sus asombrosas habilidades.

Su increíble fuerza les permite destruir fácilmente herramientas de laboratorio: ¡cuidado con las cámaras subacuáticas, pueden abrir la caja impermeable para ahogarlos! Y debido a que los pulpos no tienen huesos, pueden escapar fácilmente de sus tanques a través de las aberturas más pequeñas. También son extremadamente curiosos y pasarán su tiempo atrapando manos, redes o cualquier otro objeto que se introduzca en su tanque. A partir de ahí, depende de ellos decidir cuándo liberar su captura.

La apertura de frascos, si bien es impresionante y se usa a menudo para ilustrar la inteligencia del pulpo, no es su habilidad más notable. Esto es principalmente una cuestión de destreza y agarre, y los pulpos son bastante lentos al ejecutar esta tarea: incluso cuando están sobre entrenados, un  siempre tarda más de un minuto en abrir un frasco. Un mejor ejemplo de su impresionante inteligencia es su capacidad para manipular un objeto en forma de L para que pueda pasar a través de una pequeña abertura cuadrada en una pared.

No se preocupe, puede escapar cuando quiera. Fuente: Vojce / Shutterstock

Los pulpos también destacan en el aprendizaje discriminativo: frente a dos objetos, aprenden a atacar a uno de ellos a cambio de una recompensa, basando su elección en características como color, forma, textura o sabor, pudiendo retener esta información durante varios meses. También pueden generalizar, un proceso de pensamiento complejo en el que necesitan aplicar espontáneamente una regla previamente aprendida a nuevos objetos. Por ejemplo, los pulpos que han aprendido previamente a atacar una pelota real pueden continuar atacando una pelota virtual en una pantalla.

Los pulpos también pueden utilizar la discriminación condicional, es decir, pueden modificar su elección según el contexto. Por ejemplo, pueden aprender a atacar un objeto solo en presencia de burbujasTambién pueden utilizar el aprendizaje espacial, y encontrar un refugio oculto por recordar su posición, o usar  para saber cómo orientar su brazo dentro de un aparato en forma de T-opaco.

Por último, pero no menos importante, los pulpos pueden aprender observando a otros pulpos realizar tareas, como elegir un objeto específico sobre otro. Esto es sorprendente, porque son principalmente criaturas solitarias.

Grado: brillantes pero no tanto

Los pulpos cumplen todos los criterios para la definición de inteligencia: muestran una gran flexibilidad en la obtención de información (usando varios sentidos y aprendiendo socialmente), en procesarla (a través del aprendizaje discriminativo y condicional), en almacenarla (a través de la memoria a largo plazo) y en aplicándolo tanto a los depredadores como a las presas.

A pesar de sus obvias habilidades, los pulpos son extrañamente erráticos en sus respuestas, especialmente en tareas de discriminación visual, en las que realizan la respuesta correcta alrededor del 80% del tiempo, mientras que otros animales lo logran casi a la perfección.

Y no se equivoque: los pulpos pueden ser inteligentes, pero en el aula de los cefalópodos serían los alumnos brillantes pero rebeldes, y la sepia sería la mejor de la clase.

La humilde sepia es menos familiar, pero es objeto de numerosos proyectos de investigación en todo el mundo. Menos disruptivos que los pulpos, poseen habilidades de aprendizaje excepcionales, pueden aprender reglas complejas en poco tiempo y aplicarlas a la perfección.

Un pulpo en sueño activo. Fuente: Sylvia LS Madeiros

Publicar un comentario

0 Comentarios