Subscribe Us

ANIMALES. La extraña biología del pez que vive 100 años

 

El pez celacanto.slowmotiongli / iStock

Nada dura para siempre. Es de conocimiento común que la mayoría de los humanos viven más que los peces, y muchos creían que una especie, llamada celacanto, tenía una vida útil de aproximadamente 20 años. 

Pero un nuevo análisis reveló que la criatura es realmente un centenario de los mares, viviendo hasta 100 años, como tiburones de aguas profundas, según un estudio reciente publicado en la revista  Current Biology. Y su proceso de envejecimiento podría estar relacionado con el cambio climático.

La vida útil máxima del celacanto es 'cinco veces más larga' de lo que se pensaba

Los científicos investigaron las marcas en las escalas de los especímenes de museos, método no muy diferente del de evaluar los anillos de los árboles para determinar la edad de éstos. El equipo de investigación cree que el pez centenario se reproduce solo a finales de la mediana edad, y al inspeccionar dos embriones, el equipo descubrió que ambos tenían aproximadamente cinco años. 

Has leído bien: los embriones de celacanto pueden vivir hasta los cinco años antes de nacer. El celacanto parece tener una de las historias de vida más lentas entre los peces marinos, si no la más lenta, y cercana a la de los tiburones de aguas profundas y los relojeros.

Y este proceso de envejecimiento lento es común en otras criaturas longevas. Se sabe que las especies longevas caracterizadas por un ciclo de vida lento y una fecundidad relativamente baja son extremadamente vulnerables a las perturbaciones del medio natural o antropia, debido a su muy baja tasa de reemplazo. 


Esta imagen muestra escamas de celacanto adultas. Fuente: Laurent Ballesta


Una de las razones por las que los humanos envejecen tiene que ver con la replicación del ADN. Los telómeros son "tapas" al final de cada hebra de ADN que protegen nuestros cromosomas, a semejanza de las tapas de las botellas o las puntas de plástico en los extremos de los cordones de los zapatos, y son una parte vital de las células humanas. Al igual que los cordones de los zapatos, sin esta "gorra", las hebras de ADN acumulan daño y reducen la eficacia de las células.

Cada vez que una célula humana se copia a sí misma, los telómeros se agotan. Entonces, naturalmente, una idea de prolongar o extender la vida implica ralentizar la descomposición de nuestros telómeros y, por lo tanto, reducir la tasa de descomposición de nuestro ADN. 

El estudio reciente no investigó el ADN del celacanto, sino que se preocupó por la evidencia externa de la edad, analizando los círculos en las escamas de las criaturas. Se pudo demostrar que estos círculos eran en realidad marcas de crecimiento anual, mientras que los macrocírculos observados anteriormente no lo eran. Esto significa que la longevidad máxima del celacanto era cinco veces más larga de lo que se pensaba anteriormente (20 años), por lo tanto, alrededor de un siglo. Pero es lógico pensar que un factor biológico subyacente en la vida inusualmente larga de las criaturas podría involucrar a sus telómeros.


Esta imagen muestra un embrión de celacanto con saco vitelino de la colección MNHN. Fuente: MNHN


El proceso de envejecimiento de la especie celacanto podría verse afectado por el cambio climático

Por ahora, los investigadores enfatizaron las graves implicaciones de sus hallazgos en los esfuerzos de conservación del celacanto. Según los investigadores, el celacanto africano se considera en peligro crítico de extinción en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Se sabe que las especies longevas caracterizadas por un ciclo de vida lento y una fecundidad relativamente baja son extremadamente vulnerables a las perturbaciones de naturaleza natural o antrópica debido a su muy baja tasa de reemplazo. Los resultados sugieren que puede estar incluso más amenazado de lo esperado debido a su peculiar historia de vida.

Por ello, estos nuevos datos sobre la biología y la historia de vida de los celacantos son esenciales para la conservación de esta especie. Y un análisis microquímico de las escamas de las criaturas podría revelar una relación entre su crecimiento lento y la temperatura, lo que podría arrojar luz sobre los factores ambientales en el proceso de envejecimiento que afectan a esta y otras especies vulnerables en una época de cambio climático acelerado.

Fuente: “New scale analyses reveal centenarian coelacanths Latimeria chalumnae” by Kélig Mahé, Bruno Ernande and Marc Herbin, 17 June 2021, Current BiologyDOI: 10.1016/j.cub.2021.05.054



Publicar un comentario

0 Comentarios