Subscribe Us

SALUD. Tezepelumab: nuevo medicamento contra el asma severo

 


Un medicamento inyectable experimental parece más versátil que los medicamentos existentes para tratar a personas con diferentes formas de asma grave y difícil de controlar, según muestran los resultados de un ensayo clínico.

Hay muchos tipos diferentes de asma provocados por diferentes desencadenantes, y se han elaborado varios medicamentos en base a anticuerpos monoclonales, llamados "biológicos", para atacar distintos desencadenantes del asma.

Este nuevo fármaco, tezepelumab, es otro anticuerpo monoclonal, pero se dirige a una proteína inflamatoria que se cree que juega un papel temprano en muchos tipos diferentes de asma, dijo el investigador Dr. Andrew Menzies-Gow, director de la división de pulmón del Royal Brompton Hospital en Londres.

Un ensayo clínico de fase 3 encontró que el tezepelumab es eficaz para sofocar el asma grave entre los pacientes que tenían causas muy diversas de falta de aire, según un informe publicado el 13 de mayo en la revista New England Journal of MedicineLa Fase 3 es la etapa final requerida para la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA).

El manejo del asma grave es un desafío, con múltiples vías inflamatorias que a menudo contribuyen a la complejidad de la enfermedad de un paciente". Los resultados de este ensayo clínico "subrayan el potencial del tezepelumab para transformar el tratamiento para una amplia población de pacientes con asma grave, independientemente de su tipo de inflamación".

Por ejemplo, los pacientes se beneficiaron del fármaco independientemente de que sufrieran o no alergias estacionales. El asma es un problema pulmonar común. Entre el 5% y el 10% de las personas con asma padecen síntomas graves y frecuentes ataques de asma a pesar de que reciben el máximo tratamiento disponible.

El tezepelumab bloquea una proteína llamada linfopoyetina del estroma tímico (TSLP) que promueve múltiples procesos inflamatorios que se han relacionado con los ataques de asma, dijeron los autores del estudio. Los investigadores probaron el tezepelumab en más de 1.000 personas, y aproximadamente la mitad fue asignada al azar para recibir un placebo inactivo y la otra mitad recibió inyecciones mensuales de 210 mg del medicamento.

Los participantes del ensayo fueron elegidos para reflejar las diferentes causas del asma grave. Por ejemplo, aproximadamente la mitad tenía niveles elevados de eosinófilos, un tipo de glóbulo blanco que promueve la hinchazón en todo el sistema respiratorio en lugar de solo en las vías respiratorias.

Después de un año de tratamiento, los pacientes con tezepelumab experimentaron menos ataques de asma y mejor función pulmonar, control del asma y calidad de vida relacionada con la salud que los que recibieron placebo, informaron los investigadores.

Además, los pacientes mejoraron independientemente del problema específico que causaba su asma:

  • Las personas con un recuento bajo de eosinófilos tuvieron una reducción del 41% en la tasa de ataques de asma, mientras que aquellas con un recuento alto tuvieron una reducción del 70%.
  • Las personas afectadas por alergias estacionales tuvieron una reducción del 58% en los ataques de asma, mientras que los asmáticos no sensibles a los alérgenos tuvieron una reducción del 51%.

Los tratamientos biológicos actuales que tenemos se utilizan en subconjuntos de asma grave. Este medicamento en particular mostró eficacia independientemente del recuento de eosinófilos o del estado de alergia.

Este medicamento se sumará al arsenal de medicamentos biológicos disponibles para tratar a las personas con asma grave. La mayoría de los medicamentos que ya tenemos disponibles muestra este tipo de eficacia, pero esto puede interferir con más vías inflamatorias. 

El tezepelumab también resultó seguro, sin efectos secundarios significativos.

La FDA otorgó al tezepelumab su designación de terapia innovadora en 2018, cuyo objetivo es acelerar el desarrollo y la revisión regulatoria de nuevos medicamentos prometedores. El ensayo clínico fue financiado por las compañías farmacéuticas AstraZeneca y Amgen.

Fuente: Andrew Menzies-Gow, MD, director, lung division, Royal Brompton Hospital, London, United Kingdom; James Li, MD, PhD, allergist-immunologist, Mayo Clinic, Rochester, Minn.; Richard Lockey, MD, allergy specialist, Tampa, Fla.; New England Journal of Medicine, May 12, 2021

PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios