Subscribe Us

SOCIEDAD. El futuro del hidrógeno verde, como alternativa renovable, en manos de empresarios y ambientalistas

 

Muchas compañías petroleras todavía están planeando que el uso de combustibles fósiles continúe en el futuro. Katja Buchholz / Getty Images

El petróleo del Golfo viene siendo un recurso fundamental para el esfuerzo bélico aliado y no aliado. El petróleo ha estado fluyendo bajo la superficie de los conflictos políticos internacionales desde la conferencia de Teherán de 1943 entre  Joseph Stalin, Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill , hospedados por el joven Shah Reza Pahlavi, donde acordaron los planes para el ataque en dos frentes contra Hitler mientras esbozaban la división este-oeste de Europa.

El Acuerdo de París de 2015 fue un esfuerzo diplomático innovador: 196 países se comprometieron a evitar que las temperaturas medias suban más de 2 C (3,6 F), con un objetivo de menos de 1,5 C (2,7 F). Para alcanzar ese objetivo, los científicos argumentan que el uso de combustibles fósiles tendrá que llegar a cero emisiones netas a mediados de siglo .

El éxito del acuerdo climático de París fue lograr que todas las partes principales estuvieran de acuerdo, en particular los principales emisores de gases de efecto invernadero, incluidos Rusia, China, India, Brasil y miembros de la OPEP , la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Ahora, el desafío es implementar la multiplicidad de soluciones necesarias para doblar la curva del calentamiento global. El Acuerdo de París no es un tratado: los países establecen sus propios objetivos y determinan sus propias estrategias para cumplirlos. Cada signatario tiene su propia política, estructura económica, recursos energéticos y exposición climática.

Los compromisos de los países aún se están quedando cortos, ya que el presidente Joe Biden organiza una cumbre climática virtual con líderes internacionales el Día de la Tierra, el 22 de abril de 2021, y lleva a cabo el arduo trabajo diplomático con Rusia, China y otros países para desarrollar soluciones implementables. Una tecnología que atrae la atención de grupos de todos lados es el hidrógeno.


Países con emisiones más elevadas de CO2


Diferentes visiones del futuro de la energía

A medida que la población y las economías del mundo crezcan, se espera que la demanda de energía aumente hasta en un 50% durante los próximos 30 años, por lo que realizar las inversiones adecuadas a largo plazo es fundamental.

Las empresas energéticas y los legisladores tienen visiones muy diferentes de ese futuro. Sus escenarios a largo plazo muestran que la mayoría espera que la demanda de combustibles fósiles se mantenga estable durante décadas y posiblemente disminuya. Sin embargo, muchos también están aumentando sus inversiones en tecnologías más limpias .

La Agencia Internacional de Energía, que los países suelen buscar para escenarios futuros, pero que tiene un historial de subestimación de la demanda y la energía limpia, pronostica que la energía renovable cubrirá aproximadamente un tercio de la demanda mundial de energía para 2040 en su escenario más optimista. Eso sería en un mundo con mayores impuestos al carbono y más energía eólica, energía solar, vehículos eléctricos, captura y almacenamiento de carbono. Las tecnologías más ecológicas pueden acercarse a mantener el calentamiento por debajo de 2 C, pero no del todo.


Escenarios de usos de combustibles de cara al año 2040. Las renovables apenas llegarían al 40% del mix energético


Exxon, por otro lado, pronostica un camino dependiente de una economía basada en combustibles fósiles , con transiciones más lentas a vehículos eléctricos, demanda constante de petróleo y gas y un mundo más cálido. Exxon también está invirtiendo en captura y almacenamiento de carbono e hidrógeno, pero cree que el petróleo y el gas proporcionarán la mitad del suministro energético mundial en 2040 y la energía renovable será menos de una quinta parte.

La OPEP, cuyos miembros se encuentran entre los más expuestos al cambio climático y dependen del petróleo y el gas, también prevé que el petróleo y el gas dominarán en el futuro. No obstante, varias naciones del Golfo también están invirtiendo fuertemente en tecnologías alternativas, incluidas la nuclear, la solar, la eólica y el hidrógeno, y están tratando de alejarse del petróleo.

BP propone un cambio más centrado hacia una energía más limpia. Su “ escenario rápido ” pronostica una demanda de energía plana y un cambio más dramático hacia las energías renovables combinado con una economía de hidrógeno en crecimiento. La compañía espera que su propia energía renovable pase de 2,5 gigavatios en 2019 a 50 GW para 2030, y que su producción de petróleo caiga un 40%.

Otros también están explorando el potencial del hidrógeno. Al igual que con el cambio de las empresas de servicios públicos del carbón al gas natural, el hidrógeno puede facilitar la transición a una energía más limpia con una inversión suficiente.

Dado que este combustible está recibiendo tanta atención de la industria, veamos más de cerca su potencial.

¿Qué tan realista es el hidrógeno como solución climática?

El hidrógeno tiene el potencial de alimentar automóviles, autobuses y aviones, calentar edificios y servir como fuente de energía base para equilibrar la energía eólica y solar en nuestras redes. Alemania lo ve como un posible sustituto del coque de hulla en la fabricación de acero. 

También ofrece a las empresas de energía un mercado de futuro utilizando procesos que conocen. Puede licuarse, almacenarse y transportarse a través de gasoductos y barcos de GNL existentes, con algunas modificaciones.

Sin embargo, hasta ahora, el hidrógeno no se utiliza ampliamente como solución de energía limpia. Primero, requiere una inversión inicial, incluida la capacidad de captura de carbono, modificaciones de tuberías, calderas industriales para calefacción en lugar de gas y celdas de combustible para el transporte, además de políticas que respalden la transición.

En segundo lugar, para que el hidrógeno sea "verde", la red eléctrica debe tener cero emisiones, es decir, toda la energía debería ser producida por fuentes totalmente renovables.

La mayor parte del hidrógeno actual está hecho de gas natural y se conoce como "hidrógeno gris"Se produce utilizando vapor de agua a alta temperatura para dividir el hidrógeno de los átomos de carbono en metano. A menos que el dióxido de carbono separado se almacene o use, el hidrógeno gris produce la misma cantidad de CO2 que calienta el clima que el gas natural.

El “hidrógeno azul” utiliza el mismo proceso, pero captura el dióxido de carbono y lo almacena, por lo que solo alrededor del 10% del CO2 se libera a la atmósfera. El “hidrógeno verde” se produce utilizando electricidad renovable y electrólisis , pero es dos veces más caro que el azul y depende del costo de la electricidad y el agua disponible.


    ¿qué es el "hidrógeno verde"?


Muchas empresas de servicios eléctricos y de energía, incluidas Shell , BP y Saudi Aramco , están explorando activamente una transición hacia una economía de mezcla de hidrógeno, con un enfoque en el hidrógeno azul como paso intermedio. Europa, con su dependencia del gas natural importado y los mayores costos de la electricidad, está estableciendo ambiciosos objetivos de energía neta cero que incorporarán una combinación de hidrógeno azul y verde junto con energía eólica, solar, nuclear y una red de energía integrada.

China, el mayor usuario de energía y emisor de gases de efecto invernadero del mundo, está invirtiendo fuertemente en gas natural, que tiene aproximadamente la mitad de las emisiones de dióxido de carbono del carbón, junto con la captura y almacenamiento de carbono y una combinación cada vez mayor de energía solar y eólica. Rusia, el segundo mayor productor de gas natural después de Estados Unidos, está expandiendo su producción y exportación de gas a Asia. Parte de ese gas puede terminar como hidrógeno azul.

Incrementar el hidrógeno azul y verde como soluciones de energía limpia requerirá inversiones sustanciales y modificaciones a largo plazo en la infraestructura energética. No es la fórmula mágica, pero puede ser un paso importante.

Encontrar soluciones en medio de una política desordenada

Por supuesto, las inversiones en tecnología no pueden prescindir de la política desordenada del mundo. Las personas y los líderes de todo el mundo todavía tienen opiniones diferentes sobre la urgencia de la crisis climática y la necesidad de inversiones en energía más ecológicas.

Quizás los líderes reunidos encuentren algo en común a medida que los mares suben y las temperaturas rompen récords . Lo fundamental para alcanzar los objetivos de París es que los países inviertan ahora en un futuro más limpio.

Fuente: The Conversation

Publicar un comentario

0 Comentarios