Subscribe Us

PARQUES NATURALES. Parque Natural de Despeñaperros (Jaén)

 

Parque Natural de Despeñaperros


El Parque natural de Despeñaperros es un desfiladero y espacio natural protegido situado en el municipio de Santa Elena, al norte de la Provincia de Jaén, en Andalucía y excavado por el río Despeñaperros. Fue declarado Parque natural por la Junta de Andalucía por sus valores geológicos, paisajísticos, así como por su flora y fauna destacables, y cuenta con una extensión de 7649 ha. Tanto el río Guarrizas como el propio Despeñaperros, afluente directo del primero, pertenecen a la cuenca hidrográfica del Guadalquivir, y son los ejes que marcan la naturaleza del terreno.

Se trata de un desfiladero de paredes abruptas, con desniveles de más de 500 m de altura y muy utilizado por el hombre a lo largo de la historia, al ser paso natural de la Sierra Morena y punto de conexión principal entre Andalucía y la Meseta por Castilla-La Mancha. Por Despeñaperros han pasado históricamente importantes vías de comunicación tanto por carretera, con la autovía del Sur, como por ferrocarril. El acceso ferroviario era el más importante a toda Andalucía (a excepción de la línea Mérida-Sevilla) hasta 1992, con la construcción de la línea de alta velocidad Puertollano–Córdoba (90 km al oeste).


El Parque Natural Despeñaperros, por su ubicación entre la meseta castellana y el Valle del Guadalquivir, ha sido poblado desde antaño, por lo que existen gran cantidad de cuevas y abrigos prehistóricos distribuidos por el entorno. La mayor concentración se da en el desfiladero del río Despeñaperros donde se encuentran Los Órganos, Las Correderas y Vacas del Retamoso. El primero está localizado en el entorno del monumento natural del mismo nombre, que puedes contemplar desde un cercano mirador. En las inmediaciones del sendero del Barranco de Valdeazores se encuentran los otros dos conjuntos.



A pesar de que Despeñaperros es uno de los parques naturales de menor superficie de Andalucía, concentra un extraordinario patrimonio geológico, natural e histórico. Sus desfiladeros han sido el escenario de diferentes episodios épicos como la batalla de Las Navas de Tolosa.

La erosión del río Despeñaperros creó este paso natural que conecta la meseta castellana con Andalucía. La acción de este curso de agua, que transcurre de Norte a Sur erosionando las rocas, ha originado espectaculares paisajes como Los Órganos, formado por cuarcitas de gran dureza y apariencia de gigantescos tubos verticales. El Salto del Fraile y Las Correderas son otros ejemplos de estas interesantes formaciones.


Sendero señalizado al castañar de Valdeazores

En este entorno agreste de paredes casi verticales, hay profundos cañones y fallas. En las umbrías de estos cortados, habitan interesantes especies vegetales. El senderista puede disfrutar de estas plantas a través de itinerarios como el que recorre el Barranco de Valdeazores, donde predomina el monte mediterráneo con perales silvestres, madroños y durillos que dan a este espacio, distintos colores a lo largo del otoño. Otra opción es conocer la umbría del Collado de la Estrella, aunque en este caso las distintas tonalidades cromáticas proceden de un robledal de quejigos y melojos.

Barranco de Valdeazores. Un sendero bordea la su cuenca del arroyo Valdeazores, un barranco de formas regulares. A los considerables valores naturales del lugar se añaden otros de tipo histórico o cultural, relacionados con el carácter estratégico del desfiladero, del que tendremos jugosas vistas desde el mirador Los Órganos

Mirador Los Órganos

Las zonas más soleadas, en cambio, son el reino de la encina que se entremezcla con el pino, la coscoja o la jara. En esta densa vegetación encuentran refugio el ciervo o el jabalí, especies aprovechadas cinegéticamente y que comparten el hábitat con majestuosas rapaces, como el águila imperial o el buitre leonado.


A causa de su estratégica ubicación, estas tierras fueron pobladas por numerosas culturas desde la Prehistoria que han dejado interesantes signos de su paso. Una de ellas, la íbera, realizaba ofrendas en forma de estatuillas de bronce, conocidas como muñecos por los lugareños. Estas ofrendas religiosas se llevaban a cabo en lugares considerados sagrados como el Santuario del Collado de los Jardines, donde se encuentra la Cueva de los Muñecos. Además en alguno de ellos, pueden encontrarse anteriores y atípicas muestras de arte rupestre, que confirman la percepción mística que el hombre antiguo tuvo de estos lugares. Otros ejemplos de estas pinturas se encuentran en cuevas como la del Santo o las de Vacas de Retamoso.

Cueva de los Muñecos y muestras de arte rupestre

En el Collado de los Jardines, cerca de La Cueva de los Muñecos, se encuentra uno de los santuarios ibéricos más importantes, donde los oretanos depositaban ofrendas divinas en forma de pequeñas figuras de bronce, piedra o barro, denominados exvotos (o muñecos, como las conocen los lugareños). Este asentamiento se mantuvo hasta finales de la época romana. De aquel tiempo quedan restos de la antigua calzada que unía Toledo con Cástulo, antigua ciudad iberorromana situada a siete kilómetros de Linares y las minas El Centenillo.

La antigua calzada romana empedrada, que discurre junto a una frondosa vegetación natural, también forma parte del legado del pasado en Despeñaperros. El visitante puede recorrerla gracias al sendero del Empedraillo, que le abrirá el apetito para disfrutar de la rica gastronomía de este lugar, basada en los productos típicos de la sierra como carnes de caza mayor o menor, setas, sobre todo níscalos, y los espárragos.

Sendero del Empedraillo. Todos los hitos rememoran la importancia de otras fechas que tuvo el lugar. Aquí fue donde acamparon y lucharon los ejércitos que se enfrentaron en la crucial batalla de las Navas de Tolosa en 1212

Una antigua calzada empedrada, de supuesto origen romano, da nombre a este sendero que parte de Miranda del Rey, pedanía de Santa Elena, y tiene como atractivos una gran variedad de vegetación -la denominada selva mediterránea-, alguna cascada y el frescor del pantanillo del Arroyo del Rey. El trayecto acaba retomando el antiguo Camino Real, desde el que se otea un cerro llamado Mesa del Rey.

En las inmediaciones de Despeñaperros, a dos kilómetros de Aldeaquemada, se encuentra el Paraje Natural Cascada de la Cimbarra, donde encontramos un salto de agua espectacular de 20 metros de altura originado como consecuencia de una falla transversal al cauce del río Guarrizas. Además de la cascada, con gran valor paisajístico, sus paredes graníticas albergan importantes masas de vegetación y zonas de nidificación para multitud de rapaces. La visita a este entorno puede finalizarse contemplando las pinturas rupestres neolíticas de los antiguos pobladores de la zona.

Paraje Natural Cascada de la Cimbarra. Los ríos van rompiendo a su paso y formando todo tipo de cañones y desfiladeros, y algunos paisajes tan bellos como la Cascada de Cimbarra, formada por el río Guarrizas tras un salto de unos 20 m.


Otras muestras de patrimonio son los castillos de Castro Ferral, que suponía el paso histórico entre La Mancha y Andalucía, y el Castillo de las Navas, que presenció la famosa batalla de las Navas de Tolosa.



RUTAS POR DESPEÑAPERROS


CENTRO DE VISITANTES

Localizado en el municipio de Santa Elena, El Centro de Visitantes Llano de las Américas ofrece una estratégica ubicación, a la salida del desfiladero de Despeñaperros y dando paso al corazón del Parque Natural.

Además, este centro ofrece información más concreta sobre el medio natural y cultural del parque natural Despeñaperros y de las actividades que se pueden realizar en el entorno. Sus instalaciones dan a conocer los principales valores naturales, etnográficos y culturales del parque natural Despeñaperros y del vecino paraje natural Cascada de la Cimbarra.

El recorrido expositivo cuenta con diferentes recursos interpretativos. A través de paneles, maquetas, reproducciones a tamaño real, aplicaciones interactivas y experiencias sensoriales, podremos conocer, por ejemplo, la singular orografía o el pasado histórico de la región, gracias a una maqueta central que muestra el relieve y las formas del paisaje de la zona, o reproducciones al natural de pinturas rupestres de los íberos hallados en la Cueva de los Muñecos.

La antigua ruta habitual que hacían las Diligencias Reales es, hoy en día, la carretera A-4 que une Madrid con Andalucía. Esta puerta a Andalucía cruza el Parque Natural que cuenta con un desvío para la localidad de Santa Elena, el único municipio del área protegida, y por tanto, la entrada natural al parque.

También es posible visitar el Museo de las Navas de Tolosa, situado en la localidad de Santa Elena. Para visitas y contacto (Email: info@museobatallanavas.es, Teléfono 625235404 / 953104435)

Algunos exponentes de la flora y fauna típica del Parque




Fuente: Junta de Andalucía. Web oficial: http://www.andalucia.org/parque-natural/despenaperros/

Publicar un comentario

0 Comentarios