Subscribe Us

MEDIO AMBIENTE. Geoingeniería: ¿ el 'Plan B' para el planeta?

 

El sol se pone en un cielo cubierto de cenizas sobre Màrdalsjškull, a 20 km al este del volcán Eyjafjoell de Islandia, el 5 de mayo de 2010

Descartados hace una década como inverosímiles y peligrosos, los esquemas para controlar los efectos del calentamiento global mediante la ingeniería del clima han migrado desde los márgenes de los debates políticos hacia el centro del escenario.

El "Plan A" sigue abordando el problema desde su origen. Pero el principal organismo de ciencia del clima de la ONU, ha dejado en claro que reducir drásticamente la contaminación por carbono no será suficiente para evitar que la Tierra se sobrecaliente.

Eso ha abierto la puerta a una serie de esquemas de geoingeniería, desde la construcción de muros submarinos para apuntalar un glaciar antártico del tamaño de Gran Bretaña hasta la inyección de un protector solar gigante en la estratosfera.

Aquí presentamos un conjunto de "soluciones" de geoingeniería para un eventual "Plan B", junto con sus posibles inconvenientes:

Captura directa de CO2

Los experimentos han demostrado que es posible succionar el dióxido de carbono que calienta el planeta directamente del aire, convertirlo en pellets de combustible o almacenarlo bajo tierra. Una empresa respaldada por el cofundador de Microsoft, Bill Gates, puso en marcha una instalación piloto en Canadá en 2015, y otra empresa opera una en Islandia.

INCONVENIENTE: La tecnología es actualmente prohibitivamente cara y podría tardar décadas en funcionar a gran escala.

Gestión de la radiación solar

A diferencia de otras estrategias, la gestión de la radiación solar no tiene como objetivo el CO2 . El objetivo es simple: evitar que algunos de los rayos del sol golpeen la superficie del planeta, obligándolos a regresar al espacio.

Una idea es inyectar o rociar diminutas partículas reflectantes en la estratosfera, posiblemente con globos, aviones o tubos gigantes.

La naturaleza a veces hace lo mismo: las cenizas y demás material volátil de la erupción del monte Pinatubo en las Filipinas en 1991 redujeron la temperatura media de la superficie del planeta durante uno o dos años después.

La gestión de la radiación solar ralentizaría el calentamiento global al reflejar más luz solar lejos de la Tierra

Hace sesenta y seis millones de años, el impacto de un asteroide de diez kilómetros de ancho arrojó tantos escombros a la atmósfera que acabó con los dinosaurios terrestres habituados a climas tropicales húmedos.

En abril, un vuelo de prueba en globo en Suecia para el proyecto SCoPEx dirigido por Harvard, abreviatura de "Experimento de perturbación controlada estratosférica", se pospuso en medio de preocupaciones sobre las implicaciones para el medio ambiente y las personas en el país.

En Australia, el año pasado comenzaron los ensayos de una controvertida técnica para rociar microscópicos cristales de sal en el aire sobre la amenazada Gran Barrera de Coral para hacer las nubes más brillantes. Los científicos australianos dicen que si tiene éxito y se combina con otras medidas climáticas y de protección, esto podría ayudar a frenar el declive del arrecife.

INCONVENIENTES: Incluso si funciona según lo previsto, la gestión de la radiación solar no haría nada para reducir el CO2 ya existente en la atmósfera, que está haciendo que los océanos sean demasiado ácidos. También existe el peligro de consecuencias colaterales, incluidos cambios en los patrones de lluvia, y lo que los científicos llaman "choque de terminación": un calentamiento repentino si el sistema falla.

Repoblación forestal

La plantación extensiva de árboles podría ralentizar significativamente la concentración de CO2 en la atmósfera, que actualmente es de más de 510 partes por millón, un 50 por ciento más que hace 150 años.

INCONVENIENTE: Incluso si la deforestación pudiera revertirse (más de 100.000 kilómetros cuadrados de bosques tropicales han desaparecido cada año desde 2013), la gran cantidad de árboles necesarios para reducir las emisiones de CO2 "chocaría" con las áreas de cultivo destinadas a la producción de alimentos y biocombustibles.

BECCS

La bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS) combina un  con uno de alta tecnología.

El primer paso es plantar colza, caña de azúcar, maíz o cultivos de biocombustible de "2ª generación" como el pasto varilla, que extraen CO2 del aire mientras crecen. El segundo paso consiste en quemar las plantas cosechadas para obtener energía para secuestrar el CO2 producido.

En teoría, el resultado es menos CO2 en la atmósfera que cuando comenzó el proceso. Prácticamente todos los modelos de cambio climático que proyectan un futuro consistente con los objetivos de temperatura del Acuerdo de París asumen un papel clave para BECCS.

INCONVENIENTE: Los estudios calculan que hasta el doble de la superficie de la India tendría que dedicarse a los biocombustibles, lo que pondría a la tecnología BECCS en conflicto con los cultivos alimentarios. Tales esquemas también requerirían grandes cantidades de agua dulce.

Los proyectos de plantación de árboles, como este para reforestar el Sahel, se encuentran entre las ideas propuestas para reducir el CO2.

Fertilización del océano

Plantas oceánicas microscópicas llamadas fitoplancton devoran CO2 y lo arrastran al fondo del océano cuando mueren. El tamaño de su colonia está limitado por la falta de hierro natural, pero los experimentos han demostrado que sembrar el océano con polvo de sulfato de hierro crea grandes floraciones.

INCONVENIENTES: Los científicos se preocupan por los impactos no deseados. La extinción del plancton, por ejemplo, consume oxígeno, lo que podría crear "zonas muertas" masivas en los océanos, algo que ya va en aumento.

Meteorización mejorada

La meteorización natural de las rocas elimina alrededor de mil millones de toneladas de CO2 de la atmósfera cada año, aproximadamente el dos por ciento de las emisiones totales de CO2 producidas por el hombre.

La difusión de una forma en polvo de un silicato de hierro verdoso llamado olivino a través de ciertos paisajes puede imitar ese proceso, según han demostrado los experimentos.

INCONVENIENTES: Sería caro extraer y moler suficiente olivino para marcar la diferencia.

Biocarbón

El biocarbón es carbón vegetal que se obtiene al calentar los desechos de las plantas (paja de arroz, cáscaras de cacahuete, trozos de madera) durante largos períodos en condiciones de bajo oxígeno. Puede almacenar CO2 durante períodos prolongados y también enriquece el suelo.

INCONVENIENTE: El componente científico aún está deliberando sobre la rapidez con la que este método podría ampliarse y sobre la estabilidad del biocarbón utilizado como fertilizante.


Publicar un comentario

0 Comentarios