Subscribe Us

TURISMO. Ruta por los Castros Vettones en la provincia de Ávila

 

Castro de la Mesa de Miranda

Ávila nos invita a un sugerente paseo por la historia disfrutando además de la naturaleza. Se trata de conocer los castros de la segunda Edad de Hierro que son los exponentes más antiguos ligados a los siglos previos a la invasión y conquista de Roma. Las fuentes de la época sitúan la cultura céltica desde finales del siglo V a.C. en las actuales provincias de Ávila, Salamanca, Cáceres, parte de Toledo y Badajoz.

Su forma de poblamiento eran los hoy llamados castros, lugares elegidos por sus condiciones defensivas naturales que eran reforzadas por murallas, torres, campos de piedras hincadas, fosos, etc. En sus necrópolis de incineración se enterraban cenizas de aquellas gentes que vivieron un momento de gran trascendencia como fue la conquista romana, cuya culminación para los vettones fue hacia el 133 a.C., momento en el que esos lugares pierden su independencia, aunque siguen habitados al menos durante un siglo después. Su abandono en el siglo I a.C. dio lugar a las ruinas arqueológicas que hoy constituyen un exponente cultural de gran monumentalidad, rehabilitadas para el disfrute público.

La posibilidad de contemplar estos testimonios implica a dos zonas de la provincia de Ávila: una ligada al entorno de la ciudad de Ávila y la otra implica a la zona sur de esta provincia, dotada de un paisaje y un clima distinto.


CASTRO DE "LA MESA DE MIRANDA"

En Chamartín, a 22 kilómetros al oeste de Ávila a través de la carretera AV-110. Se encuentra en una comarca –la Sierra de Ávila- muy poco alterada por el progreso, en un paisaje de granito y paz muy singular. Al castro se accede desde Chamartín por un camino apto para vehículos tipo turismo. El acceso pedestre (2 kilómetros aproximadamente 45 minutos) es recomendable si se quiere disfrutar de una jornada campestre muy agradable entre encinas y granito.


Toro de piedra del castro en la plaza de Chamartín


El castro de la Mesa de Miranda y su Necrópolis de La Osera constituyen un claro ejemplo de lo que fueron los castros vettones prerromanos, habitados entre los siglos V y I a.C. Está ubicado en la horquilla formada por la confluencia de dos cursos de agua, en el límite mismo entre los paisajes serranos de las últimas estribaciones de la Sierra de Gredos y las tierras llanas del valle del Duero, circunstancia que constituye uno de sus atractivos paisajísticos más vistosos. Los tres recintos amurallados de los que se compone ocupan una superficie de 29 ha. En alguno de ellos las defensas visibles se complementan con campos de piedras hincadas, torres y un foso. Está adaptado para la visita pública y gratuita, con información a base de paneles en cada uno de los puntos de interés. Importante también es la necrópolis de La Osera, inmediata al castro.


Castro de la Mesa de Miranda


Complemento de la visita es el Aula Arqueológica construida en Chamartín, donde se introduce al visitante en la cultura vettona a  través de una exposición didáctica muy asequible, donde se abordan los principales aspectos vettones.


Necrópolis de la Osera en el Castro de la Mesa de Miranda.


CASTRO DE "LAS COGOTAS"

En Cardeñosa, a 10 kilómetros al norte de Ávila. Se llega a través de la carretera Ávila a Cardeñosa (AV-804) de la que parte un camino habilitado para turismos que lleva al pie del castro tras unos 4 kilómetros. Otra forma es a través de la carretera N-403 por la pista que accede al Embalse de Las Cogotas, excelente complemento paisajístico de la visita al castro.


Fíbula de Las Cogotas


Un pequeño castro de apenas 10 ha. al lado del Río Adaja y actualmente al pie de un embalse en medio de un paisaje sugerente de encinas y granito, muy apto para disfrutar de historia y naturaleza. La visita es pública y gratuita. Aunque el lugar fue ocupado desde mediados del II milenio a.C. no se convertirá en un castro amurallado típicamente vetton hasta el siglo V-IV a.C., llegando su ocupación hasta la conquista romana (siglo II a.C. o todo lo más hasta las guerras civiles romanas del siglo I a.C).

Lo componen dos Recintos amurallados y una Necrópolis excavados a principios del siglo XX. Uno de los recintos, el principal, presenta murallas bien construidas, adaptadas a la topografía del lugar y recuperadas en todo su flanco noroeste. Es espectacular el campo de piedras hincadas que completa las defensas amuralladas en toda la zona oeste. Hay un aula arqueológica en Cardeñosa que explica el Castro.


Imágenes del castro de las Cogotas próximos al embalse de las Cogotas


CASTRO DE "ULACA"

En Villaviciosa - Solosancho a 20 kilómetros al suroeste de Ávila por la carretera N-502. El acceso parte de Villaviciosa. Enclavado en lo alto de un gran cerro amesetado al que se asciende únicamente a pie, Ulaca constituye todo un prototipo de oppidum vetton: en un punto elevado sobre el entorno, de difícil acceso y rodeado de murallas.

En una extensión de 60 ha., amuralladas, fue ocupado al menos entre el siglo IV y el I a.C., es decir durante toda la conquista romana y el primer siglo de la dominación. Además de las murallas recuperadas, sobre todo en la zona oeste, el castro de Ulaca conserva restos de gran importancia y espectacularidad, como son el llamado Altar de los sacrificios, un original monumento tallado en la roca al que se le suponen funciones relacionadas con rituales de sacrificio.

Importantes son también la Sauna ritual, relacionada con probables ritos iniciáticos de los guerreros vettones, las ruinas de una construcción monumental denominada El Torreón y dos casas excavadas y restauradas. Por la posición en el paisaje, dominando el Valle Amblés y al pie de la Sierra del Zapatero, las vistas desde el castro son espectaculares. 


Imágenes del castro de ULACA en Villaviciosa - Solosancho


CASTRO DE "EL FREILLO"
En El Raso de Candeleda al sur de la provincia de Ávila, en el límite con la de Cáceres. Por estar enclavado al sur de la Sierra de Gredos participa de un paisaje diferente al habitual de la Meseta, circunstancia muy importante a la hora de visitarlo.

El Freillo fue fundado en el siglo III a.C. como consecuencia de la conquista romana de la península Ibérica. Rodeado de una potente muralla, en algunos puntos reforzada por torres cuadradas, foso y fortines de vigilancia, constituye una auténtica ciudad vettona.

En los tres núcleos excavados se observa un urbanismo bien planificado en el que unas viviendas se adosan a las otras. Cada una de ellas consta de varias estancias, todas en torno a una central, donde se hacía la vida. Dos de las casas se han reconstruido como elemento didáctico. La visita es libre y gratuita todos los días del año.


Imágenes del castro de El Freillo o de El Raso de Candeleda


CENTRO DE INTERPRETACIÓN

Como antesala del viaje a los yacimientos arqueológicos, es recomendable la visita al Centro de Interpretación de los castros Vettones de Ávila: Vettonia, cultura y naturaleza. Está ubicado en pleno casco antiguo de la ciudad de Ávila, en el sótano del Torreón de los Guzmanes, sede de la Diputación de Ávila.

El centro está estructurado en 12 salas distribuidas en torno a una central en la que se llevan acabo exposiciones temporales relacionadas con el patrimonio arqueológico general. A través de las salas se hace un recorrido por los distintos aspectos que caracterizaron la cultura vettona, iniciándose en las investigaciones arqueológicas realizadas, siguiendo por las actividades más singulares que condicionaron la vida, los rituales religiosos y funerarios, la organización social y la vida cotidiana, así como las esculturas zoomorfas de toros y verracos en piedra.


Centro de Interpretación de los castros vettones de Ávila

Fuente: www.turismoavila.com

Publicar un comentario

0 Comentarios