Subscribe Us

SALUD. Psoriasis, una enfermedad autoinmune sin cura, pero con nuevos tratamientos esperanzadores

 

Sus antiestéticos efectos sobre la piel pueden aminorarse combinando un tratamiento farmacológico con otro basado en remedios naturales

La psoriasis es una enfermedad autoinmune que consiste en una afección de la piel, que aparece principalmente en forma de placas eritematosas, engrosadas o descamativas. Suele afectar especialmente a codos, rodillas y cuero cabelludo, aunque podría afectar realmente a todo el cuerpo. También puede manifestarse con anomalías en las uñas y cerca del 10% de los pacientes presenta afectaciones en las articulaciones (artritis psoriásica).

Se produce cuando las células de la piel crecen demasiado deprisa. El organismo no puede desprenderse de este exceso de células y se acumulan sobre la superficie de la piel formando lesiones. Puede surgir a cualquier edad, tanto en la infancia como en edades avanzadas.

La psoriasis afecta al 2% de la población y presenta su aparición máxima entre los 20 y 30 años, y entre los 50 y 60 años

Existen diferentes grados de gravedad, a saber:

- Leve: cuando está afectado menos del 2% de nuestra piel

- Moderada: si la afectación abarca entre un 2% y un 10% de nuestro cuerpo.

- Severa: si afecta a más de un 10% de la piel.


TIPOS DE PSORIASIS

Según el tipo de lesión y la zona en la que aparece, se distinguen varios tipos de psoriasis.

- Psoriasis en placas: es la más frecuente. Se caracteriza por la aparición de lesiones inflamadas cubiertas por escamas de color blanco, las cuales están formadas por células muertas. Puede aparecer en cualquier superficie de la piel. Lo más frecuente es verla en rodillas, codos, cuero cabelludo y torso.

- Psoriasis en gotas. Las lesiones son pequeños puntos rojizos que se asemejan a gotas. Suele aparecer en las extremidades, torso y cuero cabelludo, y es frecuente en la adolescencia.

- Psoriasis invertida. Aparecen lesiones inflamadas sin escamas debido a fricciones o al sudor. Se localizan en pliegues dérmicos tales como las axilas, ingles, dedos, etc.

- Psoriasis eritrodérmica. Se caracteriza por cubrir casi todo el cuerpo con lesiones inflamatorias, acompañadas por enrojecimiento, exfoliación de la piel, picor y dolor.

- Psoriasis pustulosa. Aparece sobre todo en adultos y se caracteriza por la aparición de pústulas blancas formadas por células blancas de la sangre, rodeadas de piel rojiza. Suele aparecer en manos y pies.

- Psoriasis artrítica. Aparece en articulaciones con gran dolor, hinchazón y rigidez de la articulación, hasta llegar a limitar la movilidad. Suele afectar a las articulaciones de los dedos, muñecas, rodillas y tobillos.

- Psoriasis del cuero cabelludo. Es un tipo de psoriasis muy frecuente y se caracteriza por una serie de lesiones inflamadas cubiertas por escamas blancas en el cuero cabelludo.

- Psoriasis de uñas. Afecta a las uñas de los pies y de las manos. Cursa con unas perforaciones en las uñas de distintos tamaños y profundidad. La uña desarrolla un color amarillento, se vuelve muy delgada y puede llegar a caerse por completo.


Ejemplos de distintas manifestaciones de la psoriasis

CAUSAS

Parece que existe cierta predisposición hereditaria a padecer la enfermedad, puesto que tres de cada diez enfermos de psoriasis tiene un familiar con la misma enfermedad, aunque no existe una relación en cuanto al momento de su aparición o a su intensidad, ya que estos factores son muy variables.

Se dice que cuando uno de los progenitores padece psoriasis, el riesgo de que un hijo presente este trastorno es del 14%. Esta cifra asciende al 41% cuando la padecen ambos progenitores. No es contagiosa en ningún caso.

Existen otros factores que pueden desencadenar brotes de psoriasis, tales como: heridas, inflamaciones cutáneas, procesos respiratorios infecciosos, enfermedades eruptivas (sarampión, varicela), alcohol, diabetes, ciertos medicamentos., obesidad y osteoporosis.

Las personas con esta enfermedad pueden presentar sentimiento de rechazo en su entorno social y afectivo

Una encuesta realizada por miembros de la National Psoarisis Foundation, documentó que padecer psoriasis tiene profundos efectos emocionales, sociales y físicos sobre la calidad de vida. Asimismo, se ha comprobado que los factores emocionales, especialmente el estrés, presentan una correlación firme con el inicio y la exacerbación de la psoriasis.


TRATAMIENTO NATURAL

Para mejorar la calidad de vida de un paciente con psoriasis, la medicina natural pone a su alcance varios tratamientos que tratan de evitar los efectos secundarios de la medicina convencional. Así, para este tipo de patología dermatológica, se recomienda lo siguiente:

- Bañarse en agua fría o tibia con jabones suaves

- Los baños de sol se han demostrado efectivos para combatir la psoriasis, que normalmente mejora durante los meses de verano, cuando hay una mayor exposición a los rayos solares.

- Varios productos que a nivel tópico protegen e hidratan la piel como es el caso de las cremas y lociones hidratantes a base de Aloe Vera, caléndula, Centella Asiática, Rosa Mosqueta, Manzanilla, Milenrama, Malvavisco, Llantén y Propóleo.

El extracto tópico de Aloe Vera reduce la descamación, el eritema y la infiltración de las placas psoriásicas

- A nivel tópico podemos aplicar también cataplasmas de  arcilla o compresas de bardana, y una vez aclaradas podemos cubrir la zona con una aceite regenerador de crisálida.

- Existen suplementos que pueden influir en el proceso inflamatorio de la psoriasis. El caso más importante es el de los ácidos grasos esenciales de la serie omega-6 (ácido linoléico) y omega-9 (ácido oleico), que actúan de forma positiva. Por ello, encontramos preparados de aceites de pescados, onagra, borraja, lino, germen de trigo, combinados con vitaminas D3, que disminuyen los síntomas de los brotes recurrentes.

- Hay también algunos suplementos vitamínicos A, C, E con selenio y las vitaminas del grupo B, que intervienen en el proceso de regeneración dérmica y son potentes antioxidantes celulares que facilitan la recuperación de las fases más agudas.

- La psoriasis es una de las enfermedades dermatológicas que más se tratan en los balnearios. Además de las aguas cloruradas y el clima marítimo, los balnearios ofrecen agua sulfurada para tratar esta patología.

Psoriasis artrítica


Por su parte, las PLANTAS ayudan a mejorar los brotes agudos de la enfermedad:

- Para potenciar nuestro sistema inmunitario se utilizan plantas como la equinácea, el eleuterococo o mangostino

- Como drenadores y depurativos encontramos el abedul, fumaria, diente de león y la escrofularia.

- Hay plantas como la melisa y la avena que actúan modulando el sistema nervioso y hormonal, siendo además la avena una planta que tiene un efecto directo sobre la piel.

- Otras plantas pueden actuar sobre el metabolismo dérmico, favoreciendo su regeneración, como es el caso del grosellero negro.

- El helicriso tiene la capacidad de reducir la inflamación y presenta una acción antialérgica importante, mejorando todos los síntomas que tengan que ver con la inflamación de la piel o articulaciones, y por tanto, disminuyendo el dolor en las mismas.

- Un aliado importante en el tratamiento de la psoriasis es la Chlorella, alga unicelular de agua dulce, que presenta gran capacidad desintoxicante, antioxidante y regeneradora de tejidos.


LA DIETA TAMBIÉN CUENTA

La mejor manera de mejorar la salud de la piel es añadir alimentos a tu dieta ricos en betacaroteno, como las zanahorias, la calabaza, las espinacas, el brócoli y la naranja. Asimismo, la ingesta de aceites como el onagra o el omega 3 pueden ayudar a mejorar el estado de la piel.

La avena también es un alimento que va muy bien para combatir la psoriasis. Con este cereal puedes preparar desayunos, pasteles, cremas, etc.


ÚLTIMOS AVANCES EN TRATAMIENTOS

1. Biológicos

Dos de los medicamentos en desarrollo son los biológicos, que son medicamentos fabricados en un laboratorio a partir de células vivas: humanas, animales o bacterias.

Bimekizumab

La interleucina-17 es una citocina, una proteína que estimula una respuesta inmune cuando interactúa con su receptor que puede resultar en inflamación en personas con psoriasis. Se ha demostrado que las personas con lesiones de psoriasis tienen niveles mucho más altos de proteínas IL-17 en sus cuerpos que las personas con piel normal.

Dos biológicos actualmente disponibles, Cosentyx (secukinumab) y Taltz (ixekizumab), inhiben específicamente la IL-17A, mientras que un tercero, Siliq (brodalumab), se dirige al receptor de IL-17 A. UCB, una compañía biofarmacéutica global, se encuentra ahora en fase 3 ensayos para un cuarto producto biológico, bimekizumab. Bimekizumab se dirige a dos citocinas, IL-17A e IL-17F, que están estrechamente relacionadas y comparten muchas propiedades biológicas. La esperanza es inhibir estas citocinas y reducir la inflamación que conduce a la enfermedad psoriásica.

Según los resultados de sus ensayos de fase 1 y fase 2, bimekizumab será otra excelente opción para los pacientes. En los estudios, casi todos los pacientes (93 a 100 por ciento) mostraron una respuesta positiva. El medicamento les ayudó a lograr al menos una mejora del 90 por ciento en las puntuaciones utilizadas para medir la gravedad de la enfermedad. Además, sus puntuaciones utilizando el índice de gravedad y área de psoriasis (PASI) se mantuvieron desde la semana 12 hasta la semana 60.

El bimekizumab también parece ser bastante seguro. Se están llevando a cabo ensayos clínicos de fase 3 de bimekizumab que totalizan varios miles de pacientes con psoriasis. El bimekizumab también se está evaluando para el tratamiento de la artritis psoriásica.

La mayoría de los tratamientos biológicos de IL-17 se administran mediante inyección cada dos a cuatro semanas.


Mirikizumab

Eli Lilly and Co. está persiguiendo el desarrollo de mirikizumab, que se une a una subunidad de interleucina-23, otra citocina involucrada con la inflamación. Ya se han aprobado tres bloqueadores de IL-23 y están en el mercado: Ilumya (tildrakizumab-asmn), Tremfya (guselkumab) y Skyrizi (risankizumab-rzaa).

Como IL-17, IL-23 promueve respuestas inflamatorias. El objetivo de este nuevo fármaco es bloquear la interacción con los receptores de IL-23, evitando su liberación de citocinas proinflamatorias.

Mirikizumab se administra en forma de inyección cada dos o tres meses. Los estudios iniciales encontraron que era un poco menos eficaz que otros bloqueadores de IL-23, pero en los ensayos de fase 3, cuando se aumentó la dosis, su rendimiento mejoró. Mirikizumab también podría usarse para tratar la artritis psoriásica en el futuro. Lilly espera someterse a la aprobación de la FDA de EE.UU. en 2021.


2. Medicamentos orales

Si bien la cantidad de terapias orales en el mercado para la psoriasis es limitada, algunos pacientes prefieren una pastilla a las inyecciones por una variedad de razones.

BMS-986165

Bristol Myers Squibb tiene una terapia oral en proceso: BMS-986165, un inhibidor de la tirosina quinasa 2 (TYK2). TYK2 es una cinasa de señalización intracelular (enzima). Al igual que con los otros medicamentos, el objetivo es detener la vía de señalización inmunitaria y proinflamatoria que conduce a la inflamación crónica y enfermedades como la psoriasis. TYK2 media la señalización de IL-23, IL-12 y respuestas impulsadas por interferón de tipo I.

BMS-986165 parece tener un equilibrio de buena eficacia y seguridad. A diferencia de los productos biológicos, tampoco se espera que los pacientes deban someterse a un control de laboratorio de rutina mientras toman el medicamento. La píldora se tomaría una vez al día.

Si BMS-986165 llega al mercado, podría a satisfacer a los pacientes que solicitan medicamentos orales.


3. Medicamentos tópicos

Los medicamentos tópicos , que se aplican en la piel, a menudo se administran a pacientes con psoriasis leve a moderada y, a veces, se usan con medicamentos orales o biológicos.

Tapinarof

La gran novedad en los agentes tópicos es tapinarof, que está en desarrollo y no contiene esteroides, dice Lebwohl. Dermavant Sciences, una subsidiaria de Roivant Sciences, está desarrollando el agente modulador del receptor de aril-hidrocarburo (AHR) terapéutico tópico una vez al día para el tratamiento de la psoriasis y la dermatitis atópica.

En estudios preliminares, la eficacia de tapinarof parece ser tan buena como la de los esteroides tópicos. En los primeros estudios, los resultados mejoraron cuando los pacientes usaban el tópico dos veces al día.

Los investigadores identificaron AHR como una proteína involucrada en la inflamación. AHR es un factor de transcripción, una proteína que lleva a cabo instrucciones del ADN de su cuerpo que regula la forma en que funcionan sus células. Los investigadores encontraron que la activación de esta proteína en particular reduce la inflamación en la piel de las personas con psoriasis.


PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios