Subscribe Us

SALUD. Donación de órganos y trasplante de córnea

 

En pacientes que sufren alguna alteración de la córnea, esta operación es la única solución para poder ver.

La técnica del trasplante de órganos ha siso muy utilizada en la medicina moderna, con excelentes resultados para los pacientes, aumentando enormemente la esperanza de vida media de las personas, que sin el uso de esta técnica, estarían condenados a muerte en unos meses, o incluso semanas. Hoy en día, con el avance de la tecnología y la ciencia, se practican cada vez más trasplantes de diferentes partes del cuerpo, con una mayor tasa de éxito y aceptación por parte del paciente.

Inicialmente, hubo muchas limitaciones, especialmente debido al rechazo del órgano trasplantado por parte del receptor. En la actualidad, la industria farmacéutica ha logrado introducir importantes medicamentos en el mercado para reducir, en gran medida, las situaciones de rechazo. Junto con este avance, los laboratorios han logrado definir el nivel de compatibilidad con una mayor precisión, lo que facilita la viabilidad de los trasplantes.





Aunque los trasplantes más conocidos son los de hígado y corazón, estos no son ni los más antiguos ni los más habituales, aunque sí de suma importancia, porque hablamos de órganos nobles, vitales, sin los cuales la vida no es posible.

Los primeros trasplantes de córneas se hicieron en el siglo XIX en Viena (Austria). En España, el primero se efectuó en 1940 en la Clínica Barraquer de Barcelona. Desde entonces, son muchos los centros que lo llevan a cabo, y en los últimos años se ha producido un crecimiento exponencial ya que en 22 años han crecido un 135%.

La córnea fue el primer tejido humano sólido que se trasplantó con éxito

 


Como ocurre con todos los trasplantes, algunas de las principales dificultades se presentan con la extracción de órganos en condiciones de vida para su posterior trasplante. A diferencia de otros casos, como la médula ósea o la sangre, un donante vivo no puede dar una parte de su córnea. Por lo tanto, es poco probable que se encuentren donantes en un entorno hospitalario.


Con más de 2.300 donantes, ocupa por 28º año consecutivo el primer puesto mundial y supone el 20% del total de donaciones de órganos en la Unión Europea (2020)


Identificación de donantes potenciales

La identificación de donantes potenciales es el primer paso para que el proceso de extracción de córnea tenga éxito. En la mayoría de los hospitales, estos criterios se recogen en una circular interna, así como el procedimiento a realizar para activar el equipo de recogida, habitualmente formado por un oftalmólogo que valorará al paciente, su historia, causa de la muerte, antecedentes y decidirá si procede o no a la recolección corneal.

Para poder ser donante de órganos hay que fallecer en un hospital, habitualmente en una unidad de cuidados intensivos. Es necesario que la muerte sea debida a lesiones cerebrales irreversibles y que se cumplan los criterios legales de muerte cerebral que son muy estrictos, o bien por una parada cardíaca no recuperable. Con estos requisitos solo pueden ser donantes de órganos entre el 1% y el 2% de todos los fallecidos en un hospital.

Además, no se debe padecer ninguna enfermedad transmisible (infecciones graves de difícil tratamiento y cáncer) que les pudiese suponer un riesgo a los posibles receptores de sus órganos y tejidos. También se realiza una entrevista con las familias para conocer la opinión del fallecido y solicitar formalmente la donación. Por ello, es muy importante que la familia y amigos conozcan la voluntad del fallecido de ser donante.

En aquellos casos de fallecimiento por causas no naturales (accidente de tráfico, suicidios, agresiones, etc.) es precisa una autorización judicial.




La legislación española establece que todo ciudadano español que en vida no manifieste su oposición a la donación de órganos y tejidos será donante a su fallecimiento si fuese válido para ello. A esto se llama consentimiento presunto. No obstante, la práctica en España, desde siempre, obedece a un consentimiento informado; es decir, una solicitud formal de la donación a la familia del fallecido.

La tarjeta de donante es un documento que testimonia nuestro deseo de ser donante de órganos tras el fallecimiento. No obstante, la tarjeta no tiene valor legal por sí misma y es preciso comunicar a nuestros familiares el deseo de ser donantes para que autoricen la extracción de órganos tras el fallecimiento.

Las donaciones se realizan siempre de forma altruista y todo el proceso es cubierto, desde el punto de vista económico, por el Sistema Nacional de Salud. Estas bases de funcionamiento nos proporcionan el privilegio de tener mayores posibilidades de obtener un trasplante en caso necesario.

El modelo español de funcionamiento de los trasplantes es considerado mundialmente un ejemplo a imitar, que de hecho se está implantando en gran parte de nuestro mundo. De hecho, España es líder indiscutible del ranking mundial de trasplantes y donaciones durante los últimos 28 años.



EXTRACCIÓN DE LA CÓRNEA

Después de validar al posible donante, se realiza la extracción de las córneas por un oftalmólogo, con el apoyo de una enfermera o auxiliar de enfermería. La mayor parte del proceso lo realiza el oftalmólogo, que solo necesita asistencia en algunas tareas rutinarias para mantener la asepsia durante el procedimiento de extracción.

De esta forma, recoge la córnea o córneas del paciente y luego cierra los ojos con un pegamento que no permitirá que se abran posteriormente, uniendo así los párpados. Las córneas se guardan en un preparado especial para tal fin, dentro de dos recipientes estériles debidamente identificados con la etiqueta del paciente y es necesario completar un formulario con la identificación del paciente, hora y lugar de la recolección, quién la realizó y cuántas córneas se recolectan.

España ha realizado más de 60.000 trasplantes de córnea en los últimos 28 años, siendo el país con mayor tasa de donación de todo el mundo. 


Video: Técnica pionera extracción de un tejido de la córnea


La córnea es considerada como un tejido y no como un órgano para la ONT (Organización Nacional de Trasplantes), pero es un tejido altamente especializado por lo que casi se considera un órgano. Este trasplante es el más frecuente en todo el mundo, indicado en aquellas enfermedades que lesionan la córnea original, con la consiguiente pérdida de visión (infecciones, traumatismos, quemaduras, etc.), así como pérdida por irregularidad o deformidad de la córnea, tales como la distrofia endotelial.

Este tipo de trasplante difiere en que es un órgano avascular, no tiene venas, no recibe irrigación sanguínea, lo que le hace muy diferente a otros órganos. Eso hace que tenga una tasa de rechazos mucho más baja.

Por hospitales, el ranking de actividad desde la creación de la ONT lo lidera el Centro Oftalmológico Barraquer de Barcelona, seguido del Instituto de Microcirugía ocular de Barcelona, el Hospital General de Alicante, el Hospital Vall de Hebrón de Barcelona y el Hospital de Cruces en Bilbao.

Más información: Organización Nacional de Trasplantes (ONT)

Publicar un comentario

0 Comentarios