Subscribe Us

ROBÓTICA. La próxima pandemia puede estar en manos de "robots de atención médica"

 

selimaksan / iStock

Un equipo de investigadores de Johns Hopkins discutió cómo la crisis de COVID-19 ha acelerado nuevos avances en la automatización, al tiempo que ha revelado cuellos de botella en el despliegue de sistemas robóticos en entornos de atención médica.

Argumentan que los avances en las interacciones entre humanos y robots, como la mejora de las capacidades de los robots para tocar, sentir y tomar decisiones, decidirán si los robots del mañana ayudarán a los hospitales a mantener su liderazgo en la creciente presión de la próxima pandemia global, según un artículo compartido en Nature Machine Intelligence .

Los robots sanitarios pueden hacer mucho más que 'simplemente entregar suministros'

El equipo de investigación observó tres formas en que los robots han avanzado significativamente tanto en la atención al paciente como en la seguridad de los proveedores en medio de la crisis del COVID-19. La tecnología robótica minimizó el contacto entre los pacientes que habían contraído el virus y los trabajadores de la salud, al mismo tiempo que redujo la necesidad de EPP y también permitió que los trabajadores de la salud dedicaran más atención a otras tareas cruciales. Pero el equipo de investigadores miró hacia adelante, anticipando cómo se podrían aprovechar los avances para adaptarse y mejorar la confiabilidad de los robots para las calamidades de salud similares del futuro.

En la discusión participaron los autores de comentarios Russel Taylor y Axel Krieger de la Escuela de Ingeniería Whiting, junto con el Director Brian Garibaldi de la Unidad de Biocontención de Johns Hopkins.

"Entras en una pandemia con los robots que tienes, no con los robots que desearías tener", explicó Taylor, en el artículo de Nature Machine Intelligence . "No podemos construir una flota de robots para una emergencia y ponerlos en un almacén. No solo no es económicamente viable, sino que para el momento en que los necesite, podrían estar obsoletos". Esto significa que los avances en robótica y servicios automatizados que rodean la atención médica requieren nuevas "capacidades centrales en los sistemas implementados que se pueden adaptar fácilmente a los desafíos del momento".

Cuando la pandemia afectó a los hospitales, ya había robots capaces de entregar comidas y tomar la temperatura de un paciente. Ahora estamos hablando de sistemas mucho más sofisticados, que pueden realizar una limpieza seria, que pueden realizar tareas de enfermería, que pueden hacer muchas cosas más allá de la entrega de suministros. Pero estas nuevas capacidades crean serios desafíos de ingeniería [y sociales, por cuanto pueden prescindir de profesionales de la salud].

Los robots no necesitan EPP nuevo cada vez que se acercan a un paciente

Uno de los principales desafíos gira en torno a la capacidad de implementación y la rapidez con la que los usuarios no expertos pueden adaptar y personalizar el robot para escenarios especializados. Por ejemplo, un robot ventilador de UCI fue diseñado para un tipo de ventilador que presiona botones. Pero algunos ventiladores tienen perillas, por lo que hay que poder agregar una modalidad para que un robot también pueda manipular las perillas.

Supongamos que desea un robot que pueda dar servicio a múltiples ventiladores; entonces necesitaríamos un robot móvil con un brazo adjunto, y ese robot también podría hacer muchos otros trabajos útiles en el piso del hospital.

"La pandemia ha demostrado algunas de las limitaciones actuales de los sistemas robóticos para trabajar y adaptarse de manera robusta en entornos difíciles y cambiantes a gran escala", dijo Krieger, a  Nature Machine Intelligence. 

El mayor grado de incertidumbre y caos que rodea a lo inesperado en los hospitales está agobiando cualquier sistema, robótico o no. Una estrategia para superar esto es implementar robots de atención médica con autonomía compartida, "que combina el conocimiento de los expertos médicos con las capacidades de los robots".

A diferencia de los trabajadores de la salud humana, los robots no necesitan usar EPP nuevo cada vez que se acercan a un paciente infeccioso, y esto "libera suministros valiosos y tiempo para los proveedores humanos".

Los robots podrían ejecutar tareas motoras finas, como la cirugía

Sin embargo, un punto importante de mejora potencial para los robots radica en mejorar su capacidad para ejecutar tareas motoras finas, para que puedan ofrecer un servicio de atención médica más integral, como "colocar una vía intravenosa, intubar la tráquea o insertar vías centrales". Otras tareas potenciales podrían incluir limpieza básica de la habitación, flebotomía y manejo y manipulación de ventiladores y monitores.

Sin embargo, hay algunas tareas para las que los pacientes preferirán proveedores de salud humana en el futuro previsible. Además del apoyo moral y la empatía que ofrece un ser humano vivo que respira, hay casos en los que los cuidadores siguen diciendo "No estoy seguro de poder confiar en un robot para hacer eso". 

El equipo de investigación está explorando formas de mejorar los robots de las UCI, con énfasis en "mayor precisión y mayor fidelidad en el funcionamiento de los ventiladores". 

Los robots de atención médica del futuro también podrían realizar imágenes de ultrasonido de pulmón a través de cámaras 3D y sensores de fuerza, además de procedimientos robóticos quirúrgicos autónomos avanzados (como suturas). Con un ciclo de retroalimentación más eficiente entre el despliegue, la implementación y el desarrollo de robots y sistemas automatizados, la próxima generación de robots para el cuidado de la salud podría eventualmente ser compatible con  el caos logístico de las pandemias, y en la asistencia sanitaria global.

Fuente: Su, H., Di Lallo, A., Murphy, R.R. et al. Physical human–robot interaction for clinical care in infectious environments. Nat Mach Intell 3, 184–186 (2021). https://doi.org/10.1038/s42256-021-00324-z

PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios