Subscribe Us

COVID-19. Si ha tenido COVID-19, es posible que no sea necesaria una segunda inyección de vacuna

 


Una sola inyección de una de las vacunas COVID-19 actualmente autorizadas puede ser suficiente para proporcionar inmunidad a las personas que han sido previamente infectadas por el virus, eliminando así la necesidad de una segunda dosis y ayudando a ampliar los suministros de vacunas muy limitados, según un estudio de Mount Sinai. 

Tal cambio en la política de salud pública también podría evitar a estas personas los efectos secundarios innecesarios de una segunda dosis de vacuna, que los investigadores encontraron que es significativamente mayor en personas con inmunidad preexistente al SARS-CoV-2 , el virus que causa COVID-19. Hoy se publicó una carta al editor en el  New England Journal of Medicine que  detalla el estudio.

"Demostramos que la respuesta de anticuerpos a la primera dosis de vacuna en personas con inmunidad preexistente es igual o incluso superior a la respuesta en personas no infectadas después de la segunda dosis", dice la coautora Viviana Simon, MD, PhD, profesora en el Departamentos de Microbiología y Medicina (Enfermedades Infecciosas) en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai. "Por esa razón, creemos que una sola dosis de vacuna es suficiente para que las personas que ya han sido infectadas por el SARS-CoV-2 alcancen la inmunidad".

Dos vacunas COVID-19 (Pfizer-BioNTech y Moderna) recibieron la autorización de uso de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA) en diciembre de 2020 y se han administrado a millones de personas en todo el país. En los ensayos de fase 3, ambas vacunas informaron una alta eficacia en la prevención de infecciones sintomáticas por COVID-19 después de dos dosis administradas con un intervalo de tres a cuatro semanas. Ambas vacunas también son bien toleradas con pocos efectos secundarios que requieran atención médica adicional.

En su estudio de 109 personas con y sin inmunidad previa al SARS-CoV-2, los investigadores de Mount Sinai, dirigidos por el Dr. Simon y el coautor Florian Krammer, PhD, profesor de vacunación en el Departamento de Microbiología, encontraron que el primer grupo desarrolló anticuerpos dentro de los días de la primera dosis de la vacuna a una tasa de 10 a 20 veces más alta que aquellos que no estaban infectados, y a una tasa de más de diez veces después de la segunda dosis. “Estos hallazgos sugieren que una sola dosis de vacuna provoca una respuesta inmune muy rápida en individuos que han dado positivo por COVID-19”, dice el Dr. Krammer. "De hecho, esa primera dosis se parece inmunológicamente a la (segunda) dosis de refuerzo en personas que no han sido infectadas".

El equipo también investigó reacciones sistémicas después de la primera dosis de vacuna en un segundo grupo de 231 personas, 83 de las cuales habían dado positivo por COVID-19 y 148 que no. Si bien las vacunas fueron generalmente bien toleradas, en ambos subgrupos se encontraron síntomas en el lugar de la inyección, como dolor, hinchazón y enrojecimiento de la piel. Sin embargo, en los receptores con inmunidad preexistente, los efectos secundarios se produjeron con una frecuencia significativamente mayor, como fatiga, dolor de cabeza, escalofríos, fiebre y dolor muscular o articular.

La intensidad de la respuesta a la primera dosis en personas previamente infectadas parece ser similar a la respuesta de personas no infectadas previamente después de la segunda dosis. La razón de la respuesta más fuerte en ambos grupos se debe probablemente al hecho de que el cuerpo ya ha sido "preparado", lo que significa que las células inmunitarias han aprendido a reconocer la proteína de pico del virus, el antígeno que forma la base de la vacunación. Por tanto, estas células responden de forma más vigorosa, lo que lleva a reacciones más fuertes a la vacuna.

Si se desconoce el historial de infección de un individuo, el Dr. Simon sugiere usar un ensayo serológico para detectar anticuerpos que puedan existir contra la proteína de pico. “Si el proceso de detección determina la presencia de anticuerpos debido a una infección previa, entonces puede que no sea necesaria una segunda inyección de la vacuna contra el coronavirus para el individuo”, concluye. “Y si ese enfoque se tradujera en una política de salud pública, no solo podría expandir los suministros limitados de vacunas, sino también controlar las reacciones más frecuentes y pronunciadas a esas vacunas experimentadas por los sobrevivientes de COVID-19”.

Fuente: 10 March 2021, New England Journal of Medicine.

Publicar un comentario

0 Comentarios