Subscribe Us

VIDA SALUDABLE. Remedios naturales para mantener el colesterol a raya

 




Más de la mitad de los españoles tiene el colesterol alto, aunque más del 50% está sin diagnosticar. Así se desprende del Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular de España (ENRICA), la mayor investigación sobre nutrición y riesgo cardiovascular realizada en España.

El colesterol es una sustancia grasa que existe de forma natural en las células de nuestro organismo y que éste necesita, en una cantidad determinada, para realizar algunas funciones como la producción de hormonas o de ácidos biliares. Pero a veces aumenta en exceso, sea por comer demasiadas grasas o por herencia familiar, lo que resulta perjudicial.

El colesterol alto es una afección que trae de cabeza a un gran porcentaje de españoles. Sin embargo, no solo se puede recurrir a los fármacos para mantenerlo bajo control. También hay remedios naturales que resultan eficaces.


Colesterol bueno y colesterol malo

Conviene saber que el colesterol es transportado por dos tipo de lipo-proteínas:

1. Lipoproteína LDL: que transporta el colesterol para que pueda ser usado por los tejidos. “Colesterol malo”

2. Lipoproteína HDL: transporta el colesterol desde los tejidos hasta el hígado para su posterior eliminación a través de la bilis. “Colesterol bueno”

El colesterol bueno es aquél que, a su paso, contribuye a limpiar las arterias beneficiando al sistema cardiovascular, y cuyo exceso retorna de nuevo al hígado para ser eliminado a través de la bilis.

El colesterol malo, por el contrario, es aquél que se acumula en las paredes de las arterias pudiendo llegar a obstruirlas, lo que se denomina aterosclerosis, y elevar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. El exceso de colesterol malo se denomina hipercolesterolemia, no presenta síntomas característicos, por lo que solo puede diagnosticarse a través de un análisis de sangre.




El colesterol está alto si en un análisis de sangre es superior a 240 mg/dl. Pero puede considerarse alto entre 200 y 240 mg/dl si la persona presenta otros factores de riesgo cardiovascular como pueden ser la hipertensión arterial, la diabetes o el tabaquismo, por citar algunos ejemplos. Estas cifras corresponden al colesterol total, pero éste se suele dividir en colesterol “bueno” o HDL y colesterol “malo” o LDL. El primero debe ser superior a 40 mg/dl y el segundo debe estar entre 150 y 190 mg/dl.

El colesterol elevado no da síntomas, pero con el tiempo contribuye a dificultar la circulación arterial y puede provocar un infarto o una embolia. Si los niveles de colesterol malo o LDL son altos, el colesterol para a convertirse en un factor de riesgo coronario muy importante, provocando que a largo plazo las arterias se obstruyan y aparezcan enfermedades como la aterosclerosis o el infarto.




Remedios para bajar el colesterol

1. Diente de león

Ayuda a bajar los niveles altos de colesterol en sangre, reduciendo incluso las placas ateromatosas en las arterias. Puede prepararse una infusión de hojas secas y tomar 2-3 tazas al día, preferentemente por la mañana y por la noche. Otras infusiones interesantes son las de abedul y achicoria.

2. Alcachofera

La alcachofa tiene propiedades depurativas de la sangre y contiene ácidos en su composición que reducen el exceso de colesterol en sangre, además de disminuir la presión arterial y prevenir la aterosclerosis. La alcachofera además incrementa la producción de bilis, sustancia que no solo desarrolla un papel fundamental en la digestión de las grasas, sino que también trabaja como vehículo de eliminación de colesterol y descarte de metabolitos.

Puede tomarse en forma de infusión. Los principales activos de esta planta se encuentran en las hojas. Agregar 2 cucharadas de hojas secas de alcachofa en 1 litro de agua hirviendo, dejar que enfríe, colar y beber de 2 a 3 tazas diarias, antes de las comidas durante 15 días. Se puede añadir zumo de limón o un poco de miel, ya que es muy amarga.

3. Cardo mariano

Es una de las plantas más beneficiosas para el hígado. Mezcla en una infusión cardo con alcachofera y boldo a partes iguales, y tómalo después de cada comida.

4. Té verde

Por sus efectos antioxidantes, este tipo de té reduce la oxidación del colesterol y protege las arterias. Además es diurético y ayuda a combatir la obesidad. Así se toma: bebe de 1 a 3 infusiones preparadas con una cucharada sopera de sus hojas.

5. Cúrcuma

La cúrcuma es un ingrediente que se utiliza en la preparación de diversos platos. En la India, país de donde es originaria, es muy utilizada para resaltar el sabor de varias recetas culinarias. pero las propiedades de esta planta van más allá de lo culinario.

Esta especie contiene componentes que ayudan a reducir el exceso de colesterol y triglicéridos en sangre. Añádela a cremas, guisos, arroces, etc. Basta con espolvorear su polvo sobre cualquier comida o preparar una infusión, que puede tomarse más de una vez durante el día. Para ello, añade 3 cucharaditas de cúrcuma en polvo en medio litro de agua hirviendo y deja reposar durante unos 10 minutos. Beber tibio hasta 3 tazas al día entre comidas.

6. Lecitina de soja

Derivada de la soja, es capaz de reducir el colesterol gracias a sus fosfolípidos, que actúan favorablemente sobre el metabolismo de las grasas. Se encuentra en la yema de soja y se comercializa granulado, que puede añadirse a cualquier plato, a razón de 2 a 4 cucharadas diarias, según lo alto que esté el nivel de colesterol. No tiene efectos secundarios.


La pimienta negra es un ingrediente formidable para sazonar las preparaciones culinarias y permite reducir el uso de sal en las comidas


7. Pimienta negra

Incluyéndola de forma habitual en la dieta se ha demostrado que disminuye el exceso de colesterol debido a su contenido en un alcaloide llamado piperina.

8. Aceite de pescado

Sus ácidos grasos omega 3 son los más eficaces contra el colesterol. También reducen los triglicéridos (otro tipo de grasas que se acumulan en las arterias y que tienden a estar elevados en las personas con colesterol). Se recomienda tomar de 3 a 4 gramos diarios.

9. Alga chlorella

Es una planta con una gran concentración de clorofila. Este atributo hace que el alga chlorella tenga un alto valor nutricional, al tiempo que es un poderoso antioxidante. Diferentes estudios muestran que tomarla a diario funciona frente al colesterol moderadamente elevado. Al parecer, logra reducir los niveles de colesterol aumentando la concentración de carotenoides presentes en la sangre.

10. Magnesio

Un déficit de este mineral aumenta el nivel de lípidos en la sangre, lo que favorece la aterosclerosis, las arritmias y la formación de trombos. Para reducir el riesgo cardiovascular puede tomarse un complemento equivalente a 200-400 mg diarios.


Las berenjenas son ricas en fibra y poseen efecto colagogo, ayudando a la expulsión de jugos biliares por parte de la vesícula. La combinación de ambos efectos hace que se recomiende en escenarios en los que se deba controlar el colesterol.

11. Berenjena

El jugo de la berenjena es un remedio casero muy bueno para bajar el colesterol. La berenjena tiene un alto contenido en potasio y vitaminas B y C, por lo que ayuda a la salud cardiovascular. Además, contiene potentes antioxidantes como el ácido clorogénico.

Para preparar un jugo de berenjena primero hay que pelar una o dos berenjenas y partirlas en dos. Luego se licuan junto con dos o tres naranjas. La vitamina C de las naranjas es muy beneficiosa, y la combinación de berenjena con naranja ayuda a mejorar la salud cardiovascular.

12. Vitamina C

Regula el colesterol y contribuye a reducir la tensión arterial elevada. Incluye cítricos, fresas, kiwis, pimientos, etc., en tu dieta habitual. Puedes tomar un suplemento de 200-400 mg diarios.

13. Avena

El salvado de la avena es una fuente natural de fibra soluble que arrastra el exceso de colesterol LDL. Los copos se pueden tomar con leche vegetal o se añaden a ensaladas, arroces o platos de pasta integral.



Fuente: Instituto Profesional de Estudios de la Salud

PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios