Subscribe Us

SALUD. Un fármaco inyectado logra hasta un 20% de pérdida de peso en un ensayo

 


Un nuevo medicamento para bajar de peso es casi el doble de eficaz que los medicamentos actuales, según muestran los resultados de los ensayos clínicos, y los expertos dicen que podría revolucionar el tratamiento de la obesidad.

Las personas con sobrepeso y obesidad perdieron un promedio del 15% de su peso corporal usando una dosis inyectable semanal de 2,4 miligramos de semaglutida (Ozempic), revela un nuevo informe.

Además, un tercio de todos los participantes perdió el 20% de su peso corporal, un resultado comparable al de las personas que se sometieron a una cirugía para bajar de peso ("bariátrica"). Eso significa que una persona que pesa 125 kilos podría terminar perdiendo hasta 25 kilos después de un año y medio con el medicamento.

"Este fármaco resultó ser sorprendentemente más eficaz que cualquier otra cosa que hayamos visto antes", dijo el investigador principal, el Dr. Robert Kushner, profesor de medicina especializado en el tratamiento de la obesidad en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, en Chicago. "Es la primera vez que tenemos un medicamento que incluso comienza a acercarse a la pérdida de peso que las personas logran con la cirugía bariátrica".

El fabricante del medicamento, la empresa farmacéutica danesa Novo Nordisk, solicitó la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos en enero con base en los resultados de estos ensayos clínicos. Espera aprobación antes de fin de año. La empresa financió el ensayo del fármaco.

La semaglutida ya está en el mercado en una dosis más baja como tratamiento para la diabetes tipo 2. El medicamento es una versión sintética del péptido 1 similar al glucagón humano (GLP-1), una hormona que todos producimos. Cuando se libera esta hormona, ayuda a reducir nuestro apetito, reduce nuestro hambre y nos ayuda a sentirnos satisfechos antes.

Casi 2.000 adultos con sobrepeso u obesidad participaron en el ensayo clínico de 68 semanas, que se desarrolló desde el otoño de 2019 hasta la primavera de 2020 en 129 sitios en 16 países. Todo el grupo comenzó con un peso promedio de 110 kilos y un índice de masa corporal (IMC) de 38, lo que los colocó firmemente en la categoría de obesos, dijeron los investigadores. El IMC es una medida de la grasa corporal basada en la altura y el peso.

Las personas que tomaron semaglutida tuvieron una pérdida de peso promedio del 15%, en comparación con aproximadamente el 2% de un grupo tratado con un placebo. Eso hace que la semaglutida sea aproximadamente de 1,5 a 2 veces más eficaz que otros medicamentos para bajar de peso. Siete de cada 10 participantes perdieron al menos el 10% de su peso corporal inicial y uno de cada tres perdió el 20% o más.

Hay algunos efectos secundarios, principalmente gastrointestinales, dijeron los autores del estudio. Más de cuatro de cada 10 personas que tomaron semaglutida experimentaron náuseas. Otros informaron diarrea, vómitos o estreñimiento. Sin embargo, estos efectos secundarios podrían controlarse. Solo el 7% de los participantes tuvieron que abandonar el ensayo porque no podían tolerar el fármaco.

Los médicos que recetan este medicamento probablemente puedan limitar estos efectos secundarios aumentando gradualmente la dosis en pacientes nuevos. Los pacientes también deberán estar atentos a los trastornos relacionados con la vesícula biliar, que se informaron en casi el 3% de las personas que tomaron el fármaco en comparación con un poco más del 1% del grupo de placebo. Los cálculos biliares explicaron la mayoría de estos problemas.

Es factible ver el uso de este medicamento en combinación con otras terapias para bajar de peso, como la cirugía bariátrica, para ayudar a las personas extremadamente obesas a alcanzar un peso más saludable. Por ejemplo, si alguien pesara 200 kilos antes de la cirugía, perdiera 50 kilos y quisiera perder otros 20 kilos más. La idea es que el tratamiento de la obesidad debería ser integral y se podría poder ofrecer a los pacientes todo tipo de opciones diferentes.

Los resultados aparecen en la edición del 10 de febrero de la revista New England Journal of Medicine .

PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios