Subscribe Us

MEDIO AMBIENTE. La contaminación en las ciudades mata

 

Imagen: El País.

El NO2 o dióxido de nitrógeno es un gas tóxico e irritante, de color amarillento, que puede afectar gravemente a la salud de la población humana. Se genera por cosas como la quema de combustibles fósiles; las emisiones de fábricas y centrales térmicas; y los gases que emiten los tubos de escape de los vehículos a motor, especialmente los que cuentan con un motor diésel.

 

De acuerdo con el Ranking ISGlobal que estudia la concentración de NO2, hasta un 9% de la población europea vive en ciudades donde la concentración de NO2 supera el umbral fijado por la Organización Mundial de la Salud. Madrid encabeza la lista de ciudades europeas con mayor mortalidad asociada al dióxido de nitrógeno, seguida de Amberes, Turín, París y Milán. 



La exposición prolongada a niveles bajos de contaminación del aire aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y pulmonar.


La exposición a lo que se considera niveles bajos de contaminación del aire durante un período prolongado puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, fibrilación auricular y neumonía entre las personas de 65 años o más, según una nueva investigación publicada en la revista insignia Circulation de la American Heart Association.

La contaminación del aire puede dañar los sistemas cardiovascular y respiratorio debido a su efecto sobre la inflamación en el corazón y en todo el cuerpo. Los estudios más recientes sobre el impacto de  del  en la salud se centran en comprender el daño potencial causado por la exposición a largo plazo y están investigando los efectos de múltiples contaminantes del aire simultáneamente. La investigación sobre la contaminación del aire es fundamental para informar las recomendaciones para las pautas ambientales y de salud nacionales.

Los análisis estadísticos encontraron que miles de ingresos hospitalarios eran atribuibles a la contaminación del aire por año. Específicamente: los riesgos de ataques cardíacos, derrames cerebrales, fibrilación y aleteo auricular y neumonía se asociaron con la exposición prolongada a partículas.

La neumonía fue el único resultado de salud del estudio que pareció afectado por la exposición prolongada al ozono; sin embargo, los investigadores señalan que actualmente no existen pautas nacionales que denoten niveles de ozono seguros o inseguros a largo plazo.

Más información: Circulation (2021). DOI: 10.1161/CIRCULATIONAHA.120.050252

Publicar un comentario

0 Comentarios