Subscribe Us

MOTOR. Nuevo impuesto para puntos de recarga de vehículos eléctricos

 


A finales del pasado mes de diciembre, el Pleno del Senado aprobó definitivamente la Ley 11/2020, de 30 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021. Unos presupuestos que incluían la creación de un nuevo impuesto para puntos de recarga de vehículos eléctricos. 

Los Presupuestos Generales del Estado para 2021 incluían una modificación sobre impuestos locales para crear una nueva tasa para los puntos de recarga de vehículos eléctricos.

Un nuevo impuesto para puntos de recarga públicos y privados

En la Sección 5.ª de dichos presupuestos, sobre Impuestos Locales, mediante el Artículo 67.7 se modifica el Real Decreto Legislativo 1175/1990, de 28 de septiembre, para añadir un nuevo epígrafe en las Tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas. Un nuevo epígrafe creado «para la nueva actividad de suministro de energía a vehículos eléctricos a través de puntos de recarga» y que pone más palos en las ruedas para el impulso de la movilidad eléctrica.

El epígrafe viene a establecer una cuota mínima de 13,56 euros para «puntos de recarga instalados en cualquier lugar, ya sea en la vía pública, gasolineras, garajes públicos y privados o en cualquier otro emplazamiento», con el siguiente texto:

«Epígrafe 664.2. Puntos de recarga de vehículos eléctricos. Cuota mínima municipal de: 13,56 euros por cada punto de recarga. Esta cuota la satisfará, exclusivamente, el titular del establecimiento o local en el que el punto de recarga esté instalado. Cuota nacional de: 13,56 euros por cada punto de recarga. Esta cuota la satisfará, exclusivamente, el propietario de los puntos de recarga.»

Dada la reciente aprobación de su puesta en marcha, no hay datos por el momento sobre la repercusión y el impacto económico que podrá tener en la implantación de la infraestructura de recarga, tanto pública como privada en nuestro país.

El impuesto a la carga del coche eléctrico puede parecer contraproducente en la actualidad, pero pone encima de la mesa un debate que en algún momento habrá que plantearse. ¿Hasta qué punto son viables económicamente las subvenciones al coche eléctrico? La gran mayoría de países se encuentra en fase de promoción de esta transición, pero será interesante ver la postura de los Estados cuando los ingresos por los impuestos a los hidrocarburos disminuyan.



 

Un nuevo escollo para la movilidad eléctrica

Son muchas las partes implicadas que se necesitan para seguir impulsando una movilidad eléctrica que permita reducir las emisiones de CO2 en el transporte. Fabricantes de automóviles y proveedores de energía están llevado a cabo esfuerzos muy notables para materializar la creación de una infraestructura de recarga pública necesaria para poder popularizar los vehículos eléctricos, a pesar de las muchas trabas administrativas que supone instalar un punto de recarga público.

A pesar de las ventajas que tienen los coches eléctricos, y aunque sus ventas crecen a buen ritmo, todavía muchos usuarios se muestran reacios a comprar un coche eléctrico por tres motivos principales: el precio de adquisición (más elevado en comparación con otros modelos de combustión interna), la deficiente autonomía y la infraestructura de recarga, que no deja de crecer pero que todavía es claramente insuficiente.

Como en otras cuestiones del día a día, el consumidor está confuso. Da la sensación de que las administraciones públicas están jugando al gato y al ratón. Por un lado, la compra de vehículos eléctricos e híbridos enchufables tiene ayudas estatales con el Plan Moves. Por otro lado, las etiquetas Eco y Cero emisiones cuentan con diversas ventajas dependiendo del lugar, tales como peajes gratuitos, exención de algunos impuestos o precios ventajosos en el aparcamiento regulado.

Con la Ley de Cambio Climático y Transición Energética se pretende definir un proyecto nacional que dibuje el marco de actuación para la descarbonización total de la economía española en 2050. Ello necesita, entre otras cosas, una mayor implicación del vehículo eléctrico para facilitar la descarbonización del transporte, y por tanto el apoyo a nivel estatal a este tipo de vehículos para su impulso en el parque automovilístico español. Se echa en falta un Plan nacional que nos convenza a todos del camino real a seguir. Con nuevos impuestos y la continuada comercialización de vehículos gasolina y diésel, el consumidor tiene dudas razonables sobre dónde invertir su dinero.

Si el cambio climático y el calentamiento global son problemas reales como aseguran los científicos, se echa en falta un claro posicionamiento por parte de los estados.

PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios