Subscribe Us

COVID-19. ¿Puede transmitir Covid-19 si recibe las vacunas aprobadas de Pfizer y Moderna?

 


Sabemos que las vacunas ahora disponibles en todo el mundo protegerán a sus receptores de enfermarse con Covid-19. Pero si bien cada vacuna autorizada para uso público puede prevenir más del 50% de los casos (en el caso de Pfizer-BioNTech y Moderna , más del 90%), lo que no sabemos es si también frenarán la transmisión del SARS-CoV-2.

Sin embargo, esa pregunta aún no tiene una respuesta clara y comprender el efecto de las vacunas en la transmisión ayudará a determinar cuándo las cosas pueden volver a lo que sea que sea nuestra nueva normalidad.

La razón por la que no sabemos si la vacuna puede prevenir la transmisión es doble: 

Una razón es práctica. La primera orden del día para las vacunas es evitar que las personas expuestas se enfermen, así que eso es lo que se diseñaron para determinar los ensayos clínicos de las inyecciones de Covid-19. Simplemente, todavía no tenemos datos de salud pública para responder a la cuestión de la transmisión.

La segunda razón es inmunológica. Desde una perspectiva científica, existen muchas preguntas complejas sobre cómo la vacuna genera anticuerpos en el cuerpo que aún no se han estudiado. Los científicos todavía están ansiosos por explorar esta lagunas inmunológicas, pero podría llevar años llegar al fondo de ellas.

Encuestas realizadas en todo el mundo muestran que hay muchas personas que no quieren las vacunas hasta ahora aprobadas. Se prefieren vacunas eficaces, de larga duración y de una sola dosis.

Aspectos a tener en cuenta

Las vacunas actúan engañando al sistema inmunológico para que produzca anticuerpos antes de que aparezca una infección. Los anticuerpos pueden atacar el  virus real cuando ingresa a nuestros sistemas antes de que tengan la oportunidad de replicarse lo suficiente como para lanzar una infección en toda regla. Pero si bien las vacunas podrían ganar un Oscar por su trabajo de actuación infecciosa, no pueden lograr que el cuerpo produzca anticuerpos exactamente de la misma manera que los que se desarrollan a partir de las vacunas (los "pata negra").

Por lo que sabemos hasta ahora, las vacunas Covid-19 hacen que el cuerpo produzca una clase de anticuerpos llamados inmunoglobulina G, o anticuerpos IgGLos anticuerpos IgG son matones: reaccionan rápidamente a todo tipo de entidades extrañas. Constituyen la mayoría de nuestros anticuerpos y están confinados a las partes de nuestro cuerpo que no tienen contacto con el mundo exterior, como nuestros músculos y sangre.

Pero para prevenir la transmisión de Covid-19, otro tipo de anticuerpos podría ser el jugador más importante. El sistema inmunológico que patrulla las superficies mucosas que miran hacia el exterior (espacios como la nariz, la garganta, los pulmones y el tracto digestivo) se basa en la inmunoglobulina A o anticuerpos IgA. Y aún no sabemos qué tan bien las vacunas existentes incitan a los anticuerpos IgA, siendo estas vías de entrada las más significativas de cara al contagio.

Las personas que se enferman y se recuperan de Covid-19 producen una tonelada de estos anticuerpos IgA más especializados . Debido a que los anticuerpos IgA ocupan el mismo tracto respiratorio superficies involucrado en la transmisión de SARS-CoV-2, se puede esperar razonablemente que las personas que se recuperan de Covid-19 no están propagando el virus más . (Por supuesto, esto también puede depender de la cantidad de virus a la que estuvo expuesta esa persona).

Pero no sabemos si las personas que tienen anticuerpos IgG de la vacuna están deteniendo el virus en nuestras vías respiratorias de la misma manera. E incluso si lo conociéramos, los científicos aún no saben qué cantidad del virus SARS-CoV-2 se necesita para causar una nueva infección. Entonces, incluso si entendiéramos qué tan bien funciona una vacuna para evitar que un virus se replique a lo largo del tracto respiratorio superior, sería extremadamente difícil saber si eso significaría que una persona no podría transmitir la enfermedad.

La realidad se impone

Debido a toda esa complicación, es poco probable que la investigación inmunológica por sí sola revele qué tan bien las vacunas pueden prevenir la transmisión de Covid-19, al menos no durante añosPero hay otra forma de saber si una vacuna puede evitar que una persona transmita un virus a otras: la propagación comunitaria.

A medida que más y más personas reciben ambas dosis de la vacuna Covid-19 (y hay que esperar dos semanas completas después de su segunda dosis para que se active la inmunidad máxima), los funcionarios de salud pública pueden ver qué tan rápido descienden los recuentos de casos. Puede que no sea un indicador perfecto de si estamos deteniendo el virus en seco (hay muchas otras variables que pueden ralentizar la transmisión, incluidas las medidas de bloqueo), pero para fines prácticos (?), será lo suficientemente bueno para ayudar a tomar decisiones de salud pública. 

Cada una de las vacunas a las que se les concedió el uso de emergencia en los países occidentales (Moderna, Pfizer-BioNTech y AstraZeneca) han demostrado una alta eficacia en los ensayos clínicos de fase 3. (Las vacunas Sinopharm y Sinovac de China y la vacuna Bharat Biotech en India también han demostrado ser efectivas para prevenir Covid-19, pero aún no están ampliamente aprobadas para su uso).

De manera frustrante, llevará más tiempo ver si las personas que recibieron la vacuna están involucradas en eventos de transmisión futuros. Por eso es vital que, incluso después de recibir ambas dosis de la vacuna Covid-19, todas las personas usen máscaras, practiquen el distanciamiento físico y se laven las manos cuando estén cerca de personas que no han sido vacunadas, por si acaso.

Fuente: Nature.

PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios