Subscribe Us

COVID-19. El nuevo coronavirus surge del tráfico mundial de animales salvajes

 

Civetas en un mercado de animales salvajes en Guangzhou, China

COVID-19 es una de las innumerables enfermedades infecciosas emergentes que son zoonóticas, lo que significa que se originan en animales. Aproximadamente el 75% de las enfermedades infecciosas emergentes son zoonóticas, lo que representa miles de millones de enfermedades y millones de muertes anualmente en todo el mundo.

Cuando estas enfermedades se transmiten a los humanos, la causa con frecuencia son los comportamientos humanos, incluida la destrucción del hábitat y el comercio internacional multimillonario de animales salvajes, siendo este último la fuente sospechosa del nuevo coronavirus .

La pandemia de COVID-19 ha obligado a los gobiernos a imponer severas restricciones, como el distanciamiento social, que tendrá enormes costos económicos. Pero ha habido menos discusión sobre la identificación y el cambio de comportamientos que contribuyen a la aparición de enfermedades zoonóticas. Este brote demuestra la urgente necesidad de poner fin al comercio mundial de animales silvestres.

Mercados de enfermedades

Como muchos ciudadanos saben ahora, el COVID-19 pertenece a una familia de coronavirus que se encuentran comúnmente en los murciélagosSe sospecha que pasó a través de un mamífero, tal vez pangolines , el animal más traficado del planeta, antes de saltar a los humanos.

Se cree que la propagación del virus a los humanos se produjo en el llamado mercado húmedo en China. En estos mercados, los animales vivos capturados en la naturaleza, las especies silvestres criadas en granjas y el ganado se entremezclan con frecuencia en condiciones insalubres y altamente estresantes para los animales. Estas circunstancias son propicias para la infección y el contagio, fruto del tráfico ilegal de especies animales vivas.

El brote actual es solo el último ejemplo de un virus que salta de animales a humanos. El VIH es quizás el ejemplo más infame: se originó en los chimpancés de África central y todavía mata a cientos de miles de personas cada año. Probablemente saltó a los humanos a través del consumo de carne de animales silvestres, que también es el origen probable de varios brotes de ébolaPREDICT , una organización sin fines de lucro financiada por Estados Unidos, sugiere que hay miles de especies virales que circulan en aves y mamíferos que representan un riesgo directo para los humanos.

Abrigo de escamas de pangolín, expuesto en la Royal Armouries de Leeds. El abrigo fue entregado al rey Jorge III en 1820, junto con un casco también hecho con escamas de pangolín. Gaius Cornelius / Wikipedia

Diezmando la vida silvestre y de los humanos

El comercio de animales salvajes ha diezmado poblaciones y especies durante milenios y es uno de los cinco impulsores clave de la disminución de la vida silvestreLa gente caza y comercia con animales y partes de animales para alimentos, medicinas y otros usos. Este comercio tiene un valor estimado de 18 mil millones de dólares anuales solo en China , que se cree que es el mercado más grande a nivel mundial para tales productos.

Por otro lado, los elefantes africanos y asiáticos están gravemente amenazados por el comercio de vida silvestre. La demanda de marfil de elefante ha causado la muerte de más de 100.000 elefantes en los últimos 15 años.

Los conservacionistas han estado trabajando durante años para poner fin al comercio de vida silvestre o hacer cumplir regulaciones estrictas para garantizar que se lleve a cabo de manera que no amenace la supervivencia de las especies . Inicialmente, la atención se centró en detener la disminución de especies amenazadas. Pero hoy es evidente que este comercio también perjudica a los humanos.

Por ejemplo, se estima que más de 100 guardabosques mueren cada año para proteger la vida silvestre , a menudo por cazadores furtivos y milicias armadas que atacan especies de alto valor como rinocerontes y elefantes. La violencia asociada con el comercio de animales silvestres afecta a las comunidades locales , que generalmente son pobres y rurales.

Las implicaciones por enfermedades derivadas del comercio de vida silvestre han recibido menos atención popular durante la última década. Esto puede deberse a que el comercio y consumo de carne de animales silvestres se dirige a especies menos carismáticas, proporciona una fuente de proteínas clave en algunas comunidades y es un motor de la actividad económica en algunas áreas rurales remotas.

 

Piel de leopardo y marfil de contrabando incautados en el aeropuerto internacional de Nueva Orleans el 17 de febrero de 2017. USFWS

¿China cumplirá?

En China, la venta y el consumo de animales salvajes están profundamente arraigados culturalmente y representan un sector económico influyente. Las autoridades chinas los ven como un generador de ingresos clave para las comunidades rurales empobrecidas y han promovido políticas nacionales que fomentan el comercio a pesar de sus riesgos .

En 2002-2003, el síndrome respiratorio agudo severo o SARS, una enfermedad causada por un coronavirus zoonótico transmitido a través de los mercados de vida silvestre viva, surgió en China y se propagó a 26 países . Entonces, como ahora, los murciélagos eran una fuente probable . En respuesta, el gobierno chino promulgó regulaciones estrictas diseñadas para poner fin al comercio de vida silvestre y sus riesgos asociados. Pero las políticas luego se debilitaron bajo la presión cultural y económica.

Ahora, las repercusiones de la pandemia de COVID-19 están impulsando reformas más rápidas y sólidas. China ha anunciado una prohibición temporal de todo el comercio de vida silvestre y una prohibición permanente del comercio de vida silvestre como alimento . El primer ministro de Vietnam ha propuesto una prohibición similar , y otros países vecinos están bajo presión para seguir este ejemplo.

Cartel de propaganda en Beijing que refuerza la represión del mercado de vida silvestre, 11 de marzo de 2020. AP Photo / Andy Wong

Existen rumores de que los mercados de vida silvestre en las fronteras de China, que a menudo venden especies en peligro de extinción cuya venta está prohibida en China, están colapsando a medida que la propagación del coronavirus afecta al turismo y al comercio relacionado. De manera similar, hay informes de que en África, el comercio de pangolines y otros productos relacionados con la vida silvestre se está reduciendo en respuesta a los temores del coronavirus.

Sin embargo, preocupa que estos cambios no duren. El gobierno chino ya ha declarado que sus prohibiciones iniciales de productos medicinales de vida silvestre y productos de vida silvestre para no consumo son temporalesse relajarán en el futuro .

Esto no es suficiente. Poner fin al comercio dañino y peligroso de vida silvestre requerirá una presión global concertada sobre los gobiernos que lo permitan, además de campañas internas para ayudar a poner fin a la demanda que impulsa dicho comercio. Sin un cambio cultural, los resultados probables serán una relajación de las prohibiciones o una expansión del tráfico ilegal de vida silvestre .

África ha soportado los mayores costos del comercio ilegal de vida silvestre, que ha devastado sus recursos naturales y alimentado la inseguridad. Una recesión mundial impulsada por una pandemia y el cese del turismo reducirán drásticamente los ingresos en las industrias relacionadas con la vida silvestre. Es probable que aumente la caza furtiva , potencialmente para el comercio internacional, pero también para los mercados locales de carne de animales silvestres. Y la caída de los ingresos por turismo socavará el apoyo local para proteger a los animales salvajes.

Además de esto, si el COVID-19 se propaga por todo el continente, África también podría sufrir grandes pérdidas de vidas humanas a causa de una pandemia que podría haber comenzado en un pangolín africano comercializado ilegalmente.

Al igual que otros desastres, la pandemia del COVID-19 ofrece la oportunidad de implementar soluciones que, en última instancia, beneficiarán a los seres humanos y al planeta. Esperemos que como resultado de ello, las naciones se unan para poner fin al costoso comercio y consumo de vida silvestre.

El Informe mundial sobre delitos contra la vida silvestre está disponible en: https://www.unodc.org/unodc/en/data-and-analysis/wildlife.html

PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios