Subscribe Us

SALUD. El intestino, nuestro "segundo cerebro"

 


  • Una nueva investigación revela que el "segundo cerebro" en su intestino tiene al menos una docena de tipos de neuronas.
  • Los científicos estudiaron ratones fetales y recién nacidos para ver cuándo y cómo se separan estas neuronas .
  • El "cerebro intestinal" está relacionado con la salud emocional y el estrés, pero no se comprende bien.


Los científicos han sabido durante años que hay un "segundo cerebro" de neuronas autónomas en su tracto digestivo humano largo y sinuoso, pero ahí es donde termina su conocimiento del llamado cerebro abdominal.

Ahora, en una nueva investigación, los científicos han catalogado 12 tipos diferentes de neuronas en el sistema nervioso entérico (ENS) de ratones. Este "conocimiento fundamental" abre una gran cantidad de caminos hacia nuevos experimentos y hallazgos.

El cerebro intestinal afecta enormemente el funcionamiento de su cuerpo. Su sistema digestivo tiene un trabajo diario que hacer como parte de su metabolismo, pero también está sujeto a fluctuaciones en la funcionalidad y, de otra manera, está relacionado con sus emociones.

Los síntomas digestivos y la ansiedad pueden ser comórbidos y su intestino se ve muy afectado por el estrés. Entonces, los científicos creen que tener una mejor comprensión de lo que sucede en su ENS podría conducir a mejores medicamentos y tratamientos para una variedad de afecciones, así como a un mejor conocimiento de la conexión entre el ENS y el sistema nervioso central.


Imagen: Pinterest


La nueva investigación aparece en Nature Neuroscience . En un comentario relacionado, la científica Julia Ganz explica lo que encontraron los investigadores y por qué es tan importante :

“Utilizando la secuenciación de ARN unicelular para perfilar el ENS juvenil y en desarrollo, los autores descubrieron un modelo conceptualmente nuevo de diversificación neuronal en el ENS y establecieron una nueva taxonomía molecular de neuronas entéricas basada en una gran cantidad de marcadores moleculares”.

La diversificación neuronal ocurre en todos los organismos que tienen neuronas. Al igual que las células madre, las neuronas se desarrollan primero como "espacios en blanco" más genéricos y luego como especialidades funcionales. El cerebro humano tiene tipos como neuronas sensoriales y motoras, cada uno de los cuales tiene subtipos. De hecho, hay tantos subtipos que los científicos aún no están seguros de cómo catalogarlos por completo .

Las neuronas del mismo tipo superficial son diferentes en el cerebro que en el tronco encefálico, y mucho menos en el tracto digestivo. Por lo tanto, los investigadores tuvieron que comenzar desde el principio y rastrear cómo se desarrollan estas neuronas. Rastrearon el ARN, que determina cómo se expresa el ADN en las células producidas por su cuerpo, para seguir cómo se formaron las neuronas antes y después del nacimiento. Algunas especialidades surgen en el útero y otras se dividen y se forman posteriormente.


Se cree que los mamíferos tienen un "segundo cerebro" o "cerebro intestinal" en el colon. Un nuevo estudio proporciona evidencia de la inteligencia del cerebro intestinal  Imagen: Shutterstock.


Para encontrar esta nueva información, los científicos desarrollaron una forma más fina de separar e identificar células. 
Ganz explica:

“Utilizando una co-tinción extensa con marcadores establecidos, pudieron relacionar las doce clases de neuronas con las características moleculares previamente descubiertas de los tipos de neuronas entéricas funcionales, clasificando así las ENC en neuronas motoras excitadoras e inhibidoras, interneuronas y neuronas aferentes primarias intrínsecas”.

Con un protocolo más nítido y nueva información, los investigadores pudieron confirmar y ampliar el cuerpo existente de conocimiento de neuronas ENS. Y ahora pueden trabajar para descubrir de qué es responsable cada uno de los 12 tipos de neuronas ENS.

Al aislar diferentes tipos y "activarlos" o desactivarlos utilizando información genética, los científicos pueden intentar identificar lo que falta en la función del ENS del ratón. Y estudiar estos genes podría conducir a nuevos tratamientos que utilicen células madre o ARN para controlar la expresión de genes dañinos.


PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios