Subscribe Us

ENIGMAS. Las primeras civilizaciones caribeñas aniquiladas antes de la llegada de los españoles

 

Los comerciantes caribeños se acercan a una isla en las Bahamas, parte de una antigua red de intercambio que unió las islas antes de la llegada de los españoles. PINTURA DE MERALD CLARK

 Con una extensión de un millón de millas cuadradas y más de 700 islas, el mar Caribe fue uno de los últimos lugares colonizados por los nativos americanos mientras exploraban y se asentaban en América del Norte y del Sur. Los arqueólogos han luchado durante mucho tiempo para identificar los orígenes y movimientos de esos intrépidos marinos. 

Ahora, gracias al material genético obtenido de los huesos de los antiguos habitantes del Caribe, la historia invisible de este archipiélago tropical está saliendo a la luz.

Entre los hallazgos sorprendentes está que la mayoría de los habitantes originales del Caribe pueden haber sido aniquilados por los recién llegados de América del Sur mil años antes de la invasión española que comenzó en 1492. Además, las poblaciones indígenas de islas como Puerto Rico y La Española eran probablemente mucho más pequeñas en el momento de la llegada de los españoles de lo que se pensaba.

Extraer ADN de huesos en lugares cálidos y húmedos como el Caribe era imposible hasta hace unos años. Pero gracias a los recientes avances en tecnología genética, un laboratorio de la Universidad de Harvard dirigido por el genetista David Reich pudo recuperar ADN de 174 individuos excavados en sitios desde Venezuela hasta las Bahamas .

Los resultados , publicados el 23 de diciembre en la revista Nature , siguen los pasos de un artículo de julio en Science que analizó los genomas de 93 antiguos individuos caribeños en un laboratorio de la Universidad de Copenhague. 

Debido al gran avance, "podemos pintar una imagen muy detallada de la historia migratoria temprana del Caribe", dijo Johannes Krause, director del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y coautor del artículo de Science. 


Ambos estudios confirman que una ola de productores de alfarería —conocidos como gente de la Edad de la Cerámica— partió en canoas desde la costa noreste de América del Sur a partir de hace unos 2.500 años y recorrió islas del Caribe. Sin embargo, no fueron los primeros colonizadores. En muchas islas se encontraron con un pueblo en busca de alimento que llegó hace unos 6.000 o 7.000 años desde las costas de América Central y el norte de América del Sur.

Los productores de alfarería llegaron por primera vez al Caribe desde América del Sur hace unos 2.500 años, reemplazando en gran medida a los primeros habitantes de las islas, que vivían buscando comida. Los alfareros, conocidos como personas de la Edad de la Cerámica, también continuaron fabricando y utilizando herramientas de piedra similares a las que usaban los recolectores de alimentos de la Edad Arcaica. FOTOGRAFÍA DE KRISTEN GRACE, MUSEO DE FLORIDA

Los recolectores —conocidos como gente de la Edad Arcaica— parecen haber desaparecido en gran parte poco después de la aparición de los recién llegados. Solo hay rastros genéticos limitados de individuos arcaicos en la gente de la Edad de la Cerámica, una señal de que los dos grupos rara vez se mezclaron. Los ceramistas, que están relacionados con los pueblos de habla arahuaca de hoy, suplantaron a los primeros habitantes que buscaban alimento — presumiblemente a través de enfermedades o violencia — cuando se establecieron en nuevas islas. Pero parecen existir excepciones interesantes que pintan una imagen más compleja de las interacciones entre estos dos diferentes pueblos de la antigüedad.

El Caribe fue una de las últimas regiones de América en ser poblada por humanos, pero no está claro de dónde vinieron y cómo y cuándo llegaron a las islas. Datos de todo el genoma de 93 antiguos isleños del Caribe que datan entre 3200 y 400 años, calibrados antes del presente, mostraron evidencia de al menos tres dispersiones separadas en la región, incluidas dos dispersiones tempranas en el Caribe Occidental, una de las cuales parece estar relacionada con la radiación eventos en América del Norte. A esto le siguió una expansión posterior de América del Sur. También detectamos diferencias genéticas entre los primeros pobladores y los recién llegados de América del Sur, sin casi ninguna evidencia de mezcla. Nuestros resultados se suman a nuestra comprensión del poblamiento inicial del Caribe y los movimientos de los pueblos de la Edad Arcaica en las Américas.


Descubrimiento provocador

Uno de los hallazgos más provocativos del estudio de Harvard es que las poblaciones indígenas de islas grandes como Puerto Rico y La Española eran mucho más pequeñas en el momento de la llegada de los españoles de lo que sugerían los registros españoles.

Una década después de la llegada de Colón, un fraile español estimó que había hasta 3,5 millones de personas en La Española, lo que hoy es Haití y República Dominicana. Pero las extrapolaciones de los datos genéticos, basadas en nuevos modelos matemáticos, apuntan a solo decenas de miles de habitantes. Eso pone en tela de juicio la vieja suposición de que cientos de miles, si no millones, de indígenas murieron a causa de enfermedades y otros impactos de la invasión europea.

Este nuevo enfoque de estimar el tamaño de la población en el pasado tiene el potencial de revolucionar nuestra visión de la migración y los cambios culturales pasados.

El estudio de Harvard se basó en el ADN recuperado de los restos óseos de 174 personas, incluida esta mujer de Lucaya que vivió en las Bahamas en el 1300. La gente de Lucaya practicaba el aplanamiento craneal, como lo indica la forma de su cráneo. FOTOGRAFÍA CORTESÍA DE WILLIAM F. KEEGAN, MUSEO DE FLORIDA

Si bien una gran cantidad de indígenas murieron después de la llegada de los españoles, los estudios genéticos muestran que su ADN sobrevive en los isleños modernos, mezclado con genes de colonizadores europeos posteriores y africanos esclavizados.

La investigación publicada en Nature destacó la conectividad de los pueblos de la regiónEl siguiente paso es comprender los vínculos entre islas en lo que siguió siendo un sistema relativamente cerrado hasta que llegaron los españoles en 1492. En opinión de los antropólogos participantes en el estudio, el Caribe era una región del mundo dinámica e interconectada, que finalmente se está entendiendo a través del ADN de una manera que la arqueología por sí sola no ha podido hacer antes.

Fuente: Genomic insights into the early peopling of the Caribbean. https://science.sciencemag.org/content/369/6502/456

PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios