Subscribe Us

SALUD. El microbioma intestinal vinculado con enfermedad pulmonar obstructiva crónica mortal (EPOC)

 


La investigación dirigida por el Centenary Institute, la Universidad de Tecnología de Sydney y la Universidad de Queensland ha demostrado por primera vez un vínculo entre la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), una afección pulmonar a menudo fatal, y el microbioma intestinal.

Los hallazgos, publicados en la revista científica Nature Communications , sugieren que el intestino puede ser útil para diagnosticar la EPOC y también puede ser una fuente potencial de nuevas dianas terapéuticas para ayudar a tratar el trastorno respiratorio crónico.

Ya se sabía que el  es un factor que contribuye a la EPOC. Lo que la investigación ha descubierto es que el intestino de los pacientes con EPOC es notablemente diferente al de los individuos sanos.

En el estudio, los investigadores compararon los perfiles de microbiomas y metabolitos de muestras de heces de pacientes con EPOC con individuos sanos. Se revelaron diferencias significativas entre los dos grupos.

Los pacientes con EPOC exhibieron niveles aumentados de las bacterias Streptococcus y Lachnospiraceae en sus muestras de heces. También se identificó en los individuos con EPOC una firma de metabolitos única, formada por los subproductos químicos del proceso metabólico.

El muestreo y el análisis de heces podrían usarse para diagnosticar y monitorear de manera no invasiva la EPOC.

Los investigadores del estudio creen que el  alterado que se encuentra en los pacientes con EPOC también podría respaldar al intestino como un objetivo potencial para nuevos tratamientos.

El 'eje intestino-pulmón' describe el sistema inmunológico común del pulmón y el tracto gastrointestinal. Esto significa que la actividad en el intestino puede afectar la actividad en el pulmón. Los hallazgos sobre la EPOC sugieren que ahora también se debe considerar el  intestinal al buscar nuevos objetivos terapéuticos para ayudar a tratar la enfermedad  .

La EPOC, un trastorno inflamatorio de los pulmones potencialmente mortal, es la tercera causa de muerte más común a nivel mundial. Cada año se pierden más de 3 millones de vidas a causa de la EPOC.

Por otro lado, parece existir una relación directa entre el microbioma intestinal y la infección por COVID-19, que afectaría al tracto pulmonar a semejanza de como ocurre con la EPOC.


Modelo ilustrativo de la infección por SARS-CoV-2 y su asociación con el eje pulmón-intestino-cerebro y disbiosis del microbioma. La enzima convertidora de angiotensina II (ACE2) y la serina proteasa transmembrana 2 (TMPRSS2) se expresan en múltiples tejidos del huésped humano, incluidos el esófago, pulmones, hígado, riñones, cerebro, colon o epitelio del intestino delgado. El SARS-CoV-2 activa los receptores ACE2 intestinales, induce inflamación (enteritis) y, finalmente, diarrea. Estos tejidos son los objetivos del SARS-CoV-2, que atraviesa una fase temprana de infección en la que una carga viral alta induce problemas intestinales. Al mismo tiempo, la disbiosis del microbioma se produce al alterar las células T y B del sistema inmunológico intestinal, así como la activación del sistema entérico que envía señales inflamatorias a la corriente circulatoria u otros órganos, incluido el cerebro. Creado con Biorender.com


Fuentes: 

Kate L. Bowerman et al. Disease-associated gut microbiome and metabolome changes in patients with chronic obstructive pulmonary disease, Nature Communications (2020). DOI: 10.1038/s41467-020-19701-0

Sonia Villapol. Gastrointestinal symptoms associated with COVID-19: impact on the gut microbiome. DOI:https://doi.org/10.1016/j.trsl.2020.08.004

PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios