Subscribe Us

VIDA SALUDABLE. Una dieta alta en flavonoides puede reducir la presión arterial

 


Las personas que consumen una dieta que incluya alimentos y bebidas ricos en flavanol, como té, manzanas y bayas, podrían reducir la presión arterial, según el primer estudio que utiliza medidas objetivas de la dieta de miles de residentes del Reino Unido.

Los hallazgos, publicados en Scientific Reports , estudiaron la  de más de 25.000 personas en Norfolk, Reino Unido y compararon lo que comían con su presión  . A diferencia de la mayoría de los otros estudios que investigan los vínculos entre la nutrición y la salud, los investigadores no se basaron en que los participantes del estudio informaran sobre su dieta, sino que midieron la ingesta de flavanol de manera objetiva utilizando biomarcadores nutricionales: indicadores de la ingesta dietética, el metabolismo o el estado nutricional que están presentes en nuestra sangre.

La diferencia en la presión arterial entre aquellos con el 10% más bajo de ingesta de flavanol y aquellos con el 10% más alto de ingesta fue de entre 2 y 4 mmHg. Esto es comparable a los cambios significativos en la presión arterial observados en aquellos que siguen una dieta mediterránea o una dieta de enfoques dietéticos para detener la hipertensión (DASH). En particular, el efecto fue más pronunciado en participantes con hipertensión.

Este es el primer estudio epidemiológico de esta escala para investigar objetivamente la asociación entre un compuesto bioactivo específico y la salud. Una asociación significativa entre el consumo de flavanol y una presión arterial más baja.

Lo que este estudio nos brinda es un hallazgo objetivo sobre la asociación entre los flavonoides y la  arterial . Esta investigación confirma los resultados de estudios previos de intervención dietética y muestra que se pueden lograr los mismos resultados con una dieta habitual rica en flavonoides.

El uso de biomarcadores nutricionales para estimar la ingesta de compuestos alimentarios bioactivos se ha considerado durante mucho tiempo como el estándar de oro para la investigación, ya que permite medir la ingesta de manera objetiva. El desarrollo, la validación y la aplicación del  solo fue posible gracias al compromiso a largo plazo de todos los colaboradores. A diferencia de los datos dietéticos autoinformados, los biomarcadores nutricionales pueden abordar la enorme variabilidad en la composición de los alimentos, de ahí el elevado grado de confianza en las asociaciones observadas relativas a la ingesta de flavanol.

Un estudio europeo de investigación prospectiva sobre el cáncer (EPIC)  descubrió que la mayor incidencia se observó en aquellos participantes con la mayor  . Esto sugiere que si el  aumentara su ingesta de flavanol, podría haber una reducción general en la incidencia de enfermedades cardiovasculares.


Estos compuestos poco conocidos por la población están presentes en un buen número de alimentos


¿Qué son los flavonoides?

Los flavonoides son un grupo de metabolitos vegetales ampliamente distribuidos en el reino vegetal con propiedades antioxidantes, que se pueden clasificar en siete subgrupos en función de su estructura química. Unos compuestos que diversos estudios en los últimos años han demostrado que poseen diversos beneficios para nuestra salud, con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antibacterianas, antitrombóticas y anticancerígenas.

Para que sus efectos sean notables deben consumirse una cantidad de 500 mg diarios. Pero no solo eso, sino que también deben ser diversos. Es importante consumir una variedad de compuestos flavonoides diferentes que se encuentran en diferentes alimentos y bebidas a base de plantas. Esto se puede lograr fácilmente a través de la dieta: una taza de té, una manzana, una naranja, 100 g de arándanos y 100 g de brócoli proporcionarían un amplia gama de compuestos flavonoides y más de 500 mg de flavonoides totales.

¿Dónde los encontramos?

Es cierto que a este tipo de compuestos no se les ha dado una excesiva publicidad. De hecho, es probable que mucha gente ni siquiera los conozca, aunque, sin duda, de forma consciente o no se han visto beneficiados por su ingesta. Y es que para quienes quieran aprovechar los beneficios que este compuesto natural nos brinda hay una buena noticia: se puede encontrar en una amplia variedad de alimentos.

El brócoli, las coles de Bruselas, los puerros y las cebollas nos ofrecen flavonoides. Su consumo se relaciona con propiedades muy diversas, entre las que destacan, las antihistamínicas, las antiinflamatorias y las antioxidantes.

Otros alimentos, como manzanas, uvas, cacao, té verde contienen la variedad de los flavanoles. A este subgrupo de flavonoides se le atribuyen una serie de beneficios en relación con la salud cardiovascular y neurológica.

La naranjas y otros cítricos, como los limones o las mandarinas son frutas muy ricas en flavanonas, las cuales se vinculan no solo con la salud cardiovascular, sino también con potentes propiedades relajantes, antioxidantes y antiinflamatorias.

Otras especies vegetales, entre las que destacan el apio y el perejil, son consideradas una buena fuente de flavonas, que destacan por ofrecernos sus propiedades antioxidantes y por retrasar el metabolismo de fármacos.

Por último, no podemos dejar de señalar los frutos rojos, tales como fresas, frambuesas, cerezas, arándanos, zarzamoras, uvas y ciruelas. Estas deliciosas frutas se encuentran bien cargadas de antocianidinas. Este subgrupo de la flavonoides se asocian con una mejora de la salud cardíaca, así como con efectos que ayudan a controlar la obesidad y la diabetes.

Fuente: Scientific Reports https://www.nature.com/articles/s41598-020-74863-7


PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios