Subscribe Us

CIENCIA. Encontrada placa tectónica perdida bajo el Pacífico

 


Los científicos han reconstruido una placa tectónica perdida hace mucho tiempo que puede haber dado lugar a un arco de volcanes en el Océano Pacífico hace 60 millones de años. 



La placa, apodada Resurrección, ha sido durante mucho tiempo controvertida entre los geofísicos, ya que algunos creen que nunca existió. Pero la nueva reconstrucción coloca el borde de la placa rocosa a lo largo de una línea de volcanes antiguos conocidos, lo que sugiere que alguna vez fue parte de la corteza (la capa superior de la Tierra) en lo que hoy es el norte de Canadá. 

Los volcanes se forman en los límites de las placas, y cuantas más placas tienes, más volcanes tienes. Los volcanes también afectan el cambio climático. Cuando se intenta modelar el clima de la Tierra y entender cómo éste ha cambiado en el tiempo, es preciso conocer los volcanes que ha habido en la Tierra.

 

Un diagrama de bloques 3D en América del Norte que muestra una imagen de tomografía de manto revela el método de Despliegue de losa utilizado para aplanar la placa tectónica de Farallon. Al hacer esto, Fuston y Wu pudieron localizar la placa de Resurrección perdida.(Crédito de la imagen: Universidad de Houston)





Los científicos utilizaron un modelo informático de la corteza terrestre para "desplegar" el movimiento de las placas tectónicas desde el Cenozoico
 temprano, la era geológica que comenzó hace 66 millones de años. Los geofísicos ya sabían que había dos placas en el Pacífico en ese momento, la placa Kula y la placa Farallón

Visualización tridimensional de la fusión parcial en la base de las placas tectónicas. Las iso-superficies anaranjadas muestran las regiones donde, a una profundidad de entre 100 y 300 km, la cantidad de roca fundida es superior al 0,2%. La esfera blanca en el centro del globo representa el núcleo de la Tierra. Crédito: Stéphanie Durand, Laboratoire de géologie de Lyon: Terre, planètes et environment (CNRS / ENS de Lyon / Université Claude Bernard Lyon 1).



Debido a que hay una gran cantidad de magma al este de la ubicación anterior de estas placas en lo que hoy es Alaska y Washington, algunos geofísicos argumentaron que faltaba una pieza en el rompecabezas: una placa teórica que llamaron Resurrección. Este magma habría quedado atrás por la actividad volcánica en el borde de la placa.

Todas estas placas se han sumergido desde hace mucho tiempo debajo de la corteza terrestre en un proceso llamado subducción.

Cuando se 'levanta' de nuevo a la superficie de la Tierra y se reconstruye, los límites de esta antigua placa tectónica de la Resurrección coinciden bien con los antiguos cinturones volcánicos en el estado de Washington y Alaska, proporcionando un vínculo muy buscado entre el antiguo Océano Pacífico y América del Norte.

Esta imagen muestra la reconstrucción de placas tectónicas del oeste de América del Norte hace 60 millones de años mostrando la subducción de tres placas tectónicas clave, Kula, Farallon y Resurrection. Crédito: Spencer Fuston y Jonny Wu, Departamento de Ciencias de la Tierra y Atmosféricas de la Universidad de Houston en la Facultad de Ciencias Naturales y Matemáticas



Fuente: Spencer Fuston et al, Raising the Resurrection plate from an unfolded-slab plate tectonic reconstruction of northwestern North America since early Cenozoic time, GSA Bulletin (2020). DOI: 10.1130/B35677.1


PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios