Subscribe Us

TURISMO. Villalbilla: destino ideal para senderismo y mountain-bike


Villalbilla, localidad situada a 10 km. a sur de Alcalá de Henares posee un entorno natural de grandes posibilidades para la práctica del senderismo y el mountain-bike. Itinerarios perfectos para senderistas y cicloturistas con rutas naturales y paisajísticas muy apropiadas para excursiones personales o familiares.

Desde sus miradores se dominan esplendidas vistas de la cuenca fluvial del Río Henares, con espacios abarrancados y profundos vallejones. Unos parajes de  meseta mezcla de bosque y  páramo en pleno Corredor del Henares que también nos muestra lo mejor de la campiña y la Vega de esta zona, en cualquier época del año.


En esta entrada, les presentamos una de las varias rutas del municipio: 
El Camino de la Isabela 



Ficha Técnica:
Longitud: 2.181m. Desde la Plaza de la Isabela,
en los Hueros al Portillo de Anchuelo.
Altitud: 668 a 700 m. s.n.m
Desnivel: 32 m
Fauna: muy variada (mochuelo, corneja, paloma torcaz y urraca entre otros)
Flora: árboles y arbustos autóctonos de roble, quejigo, encina y barbecho
Terreno: Suelo arcilloso  algo salinos
Dificultad: Baja

Se inicia el camino en la Plaza de la Isabela sita en Los Hueros. De ahí nace el Camino Real de la Isabela que pasa por una réplica de la Piedra Miliaria (el original data de hace 180 años). Este monolito hacía el número 6 de un total de 20. Marcaba la distancia en leguas desde la Puerta de Alcalá de Madrid. Lleva inscrito 61/2 leguas (34kms aprox.). La ruta desemboca en el Camino de la Venta que nos lleva al Portillo de Anchuelo, límite del municipio. 




Historia:
El camino de la Isabela formaba parte del “Real Camino “ que unía entre otros destinos “La Puerta de Alcalá de Madrid y el Real Sitio de los Baños de la Isabela, cuyo reconocimiento fue concedido a título póstumo en honor de la reina Isabel de Braganza, segunda esposa del Rey Fernando VII.

En la época en la que se construyen edificios para alojar a labradores y veraneantes ilustres en diversos recorridos usados por mercaderes y comerciantes en un tiempo de gran actividad y movimiento por las tierras de España.


De esta vía, que tuvo su época dorada en el siglo XIX, salían galeras de mercaderes tres veces por semana, que haciendo la travesía por la Alcarria, buscaban refugio en las frías noches de invierno a lo largo y ancho de su  recorrido.


PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios