Subscribe Us

TURISMO. Ruta de la Celtiberia Soriana

 


La provincia de Soria comprende una parte importante del territorio de aquella Celtiberia que ya los historiadores clásicos mencionaron en sus narraciones sobre la conquista romana del Alto Duero. En las Guerras Celtibéricas (153-133 a.C.), tendrá un papel destacado el pueblo arévaco, al que pertenecían las ciudades de Numancia, Tiermes y Uxama.

Aquellas campañas cambiaron para siempre el calendario occidental. La feroz resistencia de los celtíberos durante décadas, provocó que Roma tuviera que adelantar el comienzo del año consular al 1 de enero, en lugar del mes de marzo como era tradición, para acometer las campañas de guerra contra ellos. Ese cambio ha perdurado hasta nuestros días y es utilizado prácticamente en todo el planeta.

La celtiberia soriana se identifica con el pueblo de los arévacos que se extendía desde el sur de La Rioja, al oeste, la parte occidental de la provincia de Zaragoza al este y el norte de la provincia de Guadalajara, al sur.



La celtiberia ulterior, se ajustaría en gran medida a la zona del Alto Duero, con prolongaciones por los rebordes del sistema ibérico y central. Estaría caracterizada por dos zonas diferenciadas: al norte, en las estribaciones del Sistema Ibérico, poblados situados estratégicamente y con buenas defensas naturales, reforzadas con potentes sistemas defensivos, atribuidos por Taracena a los pelendones. Estos asentamientos basarían su economía en el aprovechamiento ganadero de ovejas, cabras y vacas, con cierta incidencia en la caza, como lo indican los restos de funa hallados, quizás practicaron un régimen trasterminancia, alternando las zonas altas y los valles de la serranía Soriana.

En la zona centro-sur de la provincia destacan poblados, relacionados con los arevacos, que ofrecen sensibles diferencias con los castros norteños, ya que se encuentran situados en cerros aislados, dominando las vegas de los ríos y sin defensas artificiales visibles, por lo que parecen más orientados a las explotaciones agrícolas, asociados a necrópolis de incineración, desconocidas en la zona castreña, con numerosas tumbas, que se disponen en las vegas de los ríos, mostrando sus ajuares una diferenciación social.


Numancia (Garray)


Yacimiento de Numancia

Comienza la ruta por la Celtiberia soriana en Numancia, a 7 km de la ciudad de Soria, en un altozano conocido como la Muela de Garray. Allí se levantan las ruinas de la histórica ciudad de Numancia, la capital del pueblo arévaco. La resistencia que sus habitantes mantuvieron durante veinte años frente al ejército de Roma, así como el terrible asedio que sufrió durante 11 meses por Escipión, la hicieron pasar a la historia como símbolo de lucha por la libertad.

Su visita se inicia en la Casa de Recepción, donde un vídeo con la reconstrucción de la historia de la ciudad en tres dimensiones, proporcionan al visitante las claves necesarias para entender los restos arqueológicos.

Los visitantes tienen la opción de realizar una visita acompañados por guías especializados. El paseo pone a la vista los aljibes que utilizaban para recoger el agua de lluvia, las calles empedradas, dos casas reconstruidas (una perteneciente a la época romana y otra a la celtíbera) o los tramos de muralla recuperados. El recorrido se completa con el Aula Arqueológica, en Garray, donde dos salas, separadas por un simbólico muro a modo de "cerco romano", reconstruyen el mundo celtibérico la una y el romano la otra.

La amplia superficie excavada permite conocer su trazado con las calles en retícula irregular, sin dejar espacios libres o plazas, para evitar el fuerte y frío viento del norte. La mayoría de las calles están unidas escalonadamente y con una orientación este-oeste; y sus casas agrupadas en manzanas.



Tiermes

Cerca de San Esteban de Gormaz encontraremos en este increíble paraje, caracterizado por su arquitectura rupestre, restos de asentamientos de varias culturas que se sucedieron en la ocupación del terreno desde el siglo IV a.C. hasta el V d.C. Roma tomó la ciudad en el año 98 antes de Cristo.

Los nuevos ocupantes diseñaron una urbe sobre su clásico planeamiento, borrando las señales de los anteriores habitantes celtíberos. La relación de edificaciones da idea de la importancia que tuvo la ciudad, desplegada sobre una plataforma rocosa elevada.

Traspasando la Puerta del Sol, se accede al perímetro de Tiermes donde encontramos un graderío labrado sobre la piedra a la manera de un anfiteatro, casas de varios pisos, mansiones señoriales, un acueducto horadado en la roca (igual que cisternas, canales y puertas) por el que es posible caminar, baños públicos, acrópolis…


Yacimiento de Tiermes

También encontramos en el yacimiento vestigios de época medieval, como la exquisita ermita románica de Nuestra Señora de Tiermes y la necrópolis de Carratiermes, del siglo XI-XII hasta el siglo XV, después del cual el lugar ya no permanecerá habitado. Declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Zona Arqueológica en 1999. Yacimiento a 7 km de Montejo de Tiermes por la SO-P-4120.

A 7 km de Termancia, en Montejo de Tiermes, se encuentra el Museo Monográfico de Tiermes. Este pequeño museo, dotado de un bello espacio interior, con la ayuda de carteles, vitrinas, pedestales y maquetas proporciona una información general del proceso histórico de la ciudad de Tiermes, así como los datos aportados por los trabajos de excavación y el estudio de los materiales descubiertos. donde armas, cerámicas, monedas y otros objetos hallados en el yacimiento, permiten recorrer las tres etapas sucesivas de ocupación de la zona: la celtibérica, la romana y la medieval.

La ciudad roja de Montejo de Tiermes, para algunos "la Pompeya soriana". Foto: Agefotostock.

Montejo de Tiermes es toda una sorpresa que a nadie deja indiferente. Llamada por unos la "Pompeya soriana", por su buen estado de conservación; y por otros la "ciudad de las hormigas", por sus casas excavadas en el suelo, lo cierto es que se trató de una urbe romana de manual, con todo tipo de avances. Desde el acueducto sumergido en la roca –una obra maestra de la ingeniería hidráulica– hasta el foro pecuario, pasando por tabernas, tiendas y hasta viviendas de más de seis pisos.

Tanto o más que su importancia arqueológica, cautiva su entorno natural. Especialmente con la última luz del día, cuando la roca arenisca se enciende en fuego y el lugar se tiñe de tonos cobrizos. Si el momento coincide, además, con una noche de luna llena, se podrá asistir a la Fiesta del Plenilunio: una ceremonia de magia y misterio en la que se cena y se baila en torno a una hoguera.

Uxama Argaela

Ciudad arévaca totalmente destruida por los romanos (72 a.C.), por su fidelidad al proscrito romano Sertorio. Más tarde reconstruida por los romanos con el nombre de Uxama Argaela daría origen a la ciudad de Osma y ésta a la villa de El Burgo de Osma.

En su visita por el yacimiento de Uxama, sólo el legado romano está a la vista. Las construcciones de los conquistadores borraron toda huella de los anteriores pobladores. Se encuentra situada en el Alto del Castro, y en época romana fue un núcleo importante en el camino que unía Asturica con Cesaraugusta. Foros y viviendas saltan a la vista. La casa de Los Plintos, de estilo alto-imperial de la época del emperador Claudio, es la única edificación privada que permanece hoy abierta al público.


Yacimiento de Uxama


Igual que Numancia, Uxama dispone de un Aula Arqueológica que complementa lo aprendido en la visita, además, en El Burgo de Osma, el espacio ‘Antiqua Osma’ proporciona información sobre el yacimiento a través de maquetas, audiovisuales o proyecciones en 3D.

De la época musulmana, se conserva una atalaya que permitía vigilar cualquier movimiento militar en la zona fronteriza entre cristianos y musulmanes.

Uno de los múltiples restos de la época romana en El Burgo de Osma, antigua Uxama. Foto: Shutterstock.


A dos kilómetros de El Burgo de Osma, llegamos a lo que fue la ciudad celtíbero-romana de Uxama Argaela. En un principio ciudad arévaca y posteriormente romana, Uxama se convirtió en uno de los principales núcleos urbanos de la provincia en época romana, junto con Numancia y Tiermes. En la visita se puede observar restos de una casa romana, las cisternas, la Atalaya islámica y el aula arqueológica situada en El Burgo de Osma.

En su visita por el yacimiento de Uxama, sólo el legado romano está a la vista. Las construcciones de los conquistadores borraron toda huella de los anteriores pobladores. En época romana fue un núcleo importante en el camino que unía Asturica con Cesaraugusta, ocupando una superficie de 28 hectáreas. Su emplazamiento en el Cerro Castro, elevado y flanqueado por el río Ucero, le confiere a la ciudad un carácter defensivo.




Foros y viviendas saltan a la vista. Los restos materiales hallados en Uxama, son variados y numerosos: mosaicos, cerámica, monedas, esculturas y objetos de artesanía, que se encuentran expuestos en el Museo Numantino de la capital.

Uxama contaba con una serie de aljibes (se han localizado más de 20) para captar, almacenar y distribuir el agua a la ciudad. Parte de este singular sistema para el abastecimiento de agua, lo constituye una amplia cisterna de planta semicircular abovedada, de 32 m. de perímetro y 5 m. de altura, distribuida en cinco compartimentos intercomunicados, con capacidad para 300 m3. Al pie de la ladera norte, se puede ver parte de un acueducto subterráneo que traía el agua desde la cabecera del río Ucero, a unos 18 km

Fuentes: www.numanciasoria.es  |  www.celtiberiasoria.es  |  www.celtiberiahistorica.es; www.tiermes.net


PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios