Subscribe Us

TURISMO. Escapada a CEHEGUÍN (Murcia)


Cehegín, la llamada “ciudad perdida”, es una villa llena de historia, marcada por una naturaleza rebelde y por donde pasaron diferentes civilizaciones que dejaron allí su propia impronta y cultura. Uno de los grandes atractivos para escaparse a esta maravilla del turismo rural es sin duda su entorno natural. Cehegín se encuentra muy cerca de la Sierra de Burete, un paraíso para los amantes del avistamiento de aves. Y es que en esta ZEPA (Zona Especial de Protección de la Aves) podemos encontrarnos en los cielos el vuelo majestuoso de un águila (sobre todo la calzada y la culebrera) o de un azor.


Ceheguín (Murcia)


UN POCO DE HISTORIA
Cehegín no siempre se llamó así. Aunque se tienen pruebas de que ya existió vida 4000 años antes de Cristo, serían los íberos los responsables del primer asentamiento en Cehegín en lo que llamaron inicialmente Begastri. Con la llegada de los romanos, Begastri vivió cierto esplendor con la construcción de diversas edificaciones típicas de la época clásica.

Sería con la conquista de Cartagena por parte de los vándalos en el año 425 d.C. cuando fuera Cehegín arrebatada a los hispano-romanos, que la convertirían en ciudad episcopal hasta la invasión musulmana en el siglo VIII, en la que Begastri pasaría a pertenecer al Califato de Córdoba. Los musulmanes no se asentaron en la misma Begastri sino que decidieron instalarse justo al lado, frente a la ciudadela, lo que se convertiría en la actual Cehegín.


Begastri, de origen íbero, fue también ciudad romana y tuvo obispo tras la conquista visigoda”, detalla el lector, antes de proseguir con su relato: “Después, tras la llegada de los árabes, su población se trasladó un kilómetro a la actual Cehegín, que vivió tiempos gloriosos, cuna de grandes nobles, casas con blasones y... la decadencia de la actual España vaciada


Begastri es actualmente un yacimiento arqueológico en el cerro del “Cabecico Roenas”, a unos 3 km. del nucleo urbano de Cehegín, en el que se asentaron íberos, romanos y visigodos. En estos momentos se están realizando trabajos de excavación y reconstrucción de parte de las murallas y otras zonas de la ciudad y también se ha construido un centro de acogida de visitantes e interpretación de su historia. Es uno de los yacimientos tardorromanos más importantes de la Peninsula Ibérica.

Con la Reconquista, Cehegín pasó a formar parte de Caravaca de la Cruz y la Orden de los Templarios pero no fue de manera definitiva. Cuando los templarios desaparecen pasa a formar parte de la Orden de Santiago y es con la caída del reino de Granada, siglo XV, cuando la ciudad comienza a vivir su mayor esplendor.

La Ilustración permitió otro impulso importante para Cehegín y vistió la ciudad de nuevas edificaciones de carácter civil que actualmente forman parte de su patrimonio artístico y que convierten a esta ciudad en todo un referente cultural para Murcia. Actualmente nos encontramos con una pequeña ciudad que cuida su patrimonio y que descubre al viajero que sus años de historia no han pasado en balde.


Acueducto romano


QUÉ VISITAR EN CEHEGUÍN
Dada la compleja orografía de su emplazamiento, Cehegín se retuerce entre callejuelas estrechas que sorprenden al viajero con una ventana o un balcón que exhibe un escudo de armas, con un palacete o con una casa noble. Si has de trazar una hoja de ruta no te puedes perder:

- Casco Antiguo. El Casco Antiguo de Cehegín fue declarado Conjunto Histórico por el Ministerio de Cultura en el año 1982 y está considerado como uno de los mejores conservados de la región. Desde la plaza de la Constitución no hay más que callejear para encontrarse con la huella de los siglos del XVII al XIX en forma de palacetes como el de la Tercia, el de los Fajardo o la casa Jaspe, de estilo barroco y actual sede del Ayuntamiento. 


Puerta de Caravaca (izda., s.XII) y Puerta de la Villa (dcha., s.XV)

La visita se puede iniciar en la Plaza de las Fuerzas Armadas, con la escultura del Alpargatero, y subir más tarde la cuesta del Parador hasta llegar a la Ermita de la Purísima Concepción, templo del siglo XV declarado Monumento Nacional. Cerca de este templo se halla la Casa de los Ruíz de Assin, la Plaza de Mesoncito y el Hospital de la Real Piedad, otros hitos a descubrir en nuestro camino. Más reciente en su factura son los edificios que se sitúan en la calle Mayor, como la Casa del Duque de Ahumada o el Casino, ya que fueron construidos en los siglos XIX y XX.

Precisamente en esta calle Mayor se puede visitar el Museo Arqueológico, donde se muestran los restos encontrados en el santuario ibérico de Fuente del Recuesto y el asentamiento de Begastri.




- Yacimiento de Begastri. Los restos de la ciudad primigenia de Begastri se encuentran a unos 3 kilómetros de Cehegín y conforman la verdadera radiografía del paso de los íberos, los romanos y los visigodos por la región. Aún se están practicando excavaciones para recuperar las edificaciones que allí hubo, y se pueden apreciar perfectamente los restos de la muralla que hubo en otro tiempo. Allí se encontró la Cruz Monogramática de Begastri, una de las cruces más antiguas encontradas en España.

- Iglesias y conventos. Cehegín guarda en su interior diversas edificaciones eclesiásticas que demuestran la importancia que tuvo la localidad en la Edad Media. Desde la Iglesia de la Concepción de estilo renacentista a la Ermita del Santo Cristo construida a finales del s. XVI o el Convento de San Esteban, ordenado por los franciscanos también en el siglo XVI. Además no podríamos hablar de un lugar habitado por los templarios si no hubiera una iglesia dedicada a María Magdalena, que en este caso es una de las más importantes de Cehegín, actualmente declarada Bien de Interés Cultural.


Iglesia de Santa Maria Magdalena. Su construcción data de los siglos XV-XVI. Se trata de un edificio de estilo renacentista, prototipo de templo santiaguista en el Reino de Murcia, con tres naves y coro alto, cubre con bóvedas de crucería y en las naves posee la cruz y el caballo de Santiago. La Magdalena ejerció de Parroquial Mayor de la Villa en el tiempo que esta Orden religioso-militar mantuvo su influencia sobre Cehegín (ss. XIV-XIX).


- Cuevas. En el frente más escarpado de la Peña Rubia de Cehegín, un gran macizo de tierra caliza al Suroeste de la ciudad, se sitúan las cuevas con pinturas rupestres y yacimientos con una antigüedad de 4.400 años. Las pinturas rupestres que se mencionan se encuentran en las cuevas denominadas Siete Pisos y Del humo. En ellas existen restos de diferentes culturas, que arrancan en el Neolítico. Las pinturas rupestres fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en diciembre de 1998, junto con las del resto de la Región de Murcia y del Arco Levantino de la Península Ibérica.


La ciudad pasó por diferentes avatares, esplendores y decadencias, a lo largo de la historia y hasta llegar a nuestros días, siendo, por ejemplo, una población destacada en el Siglo de Oro en la zona de Murcia.


SOPORTALES. Edificado éstos en 1725 sobre columnas de arenisca de orden toscano, para albergar en su planta superior, los palcos que ciertas familias nobles de la villa tenían en propiedad para asistir con comodidad a los espectáculos que se realizaban en la plaza mayor sin detrimento de la amplitud de la vía publica. En esta plaza se realizaban multitud de espectáculos, corridas de toros, ceremonias religiosas, mercados etc. En el siglo XIX el edificio se cubrió de muros convirtiendo el espacio de columnas en estancias o habitáculos para la venta de carne y pescado, denominándoseles posteriormente “carnicerias”.

GASTRONOMÍA
Nos encontramos en territorio del jabalí y de la cabra montesa en una sierra que ha recuperado hasta 50 kilómetros de terreno para hacer senderismo gracias a la actuación del ayuntamiento de Cehegín para el aprovechamiento medioambiental. De hecho una de las rutas tiene un trasfondo muy marcado por la enología, pues Cehegín está despertando en el enoturismo de una manera bastante notable.


Plato típico de Michirones


Además de vino, Cehegín es un referente en lo que se refiere a la cocina murciana. La mesa de Cehegín se viste de migas con tajá, que en otoño bien se agradecen pues se dice que se comen cuando llueve. Muy típicos son los michirones, un plato de cuchara muy típico de Cehegín que se elabora con habas y chorizo. Otros dos platos que no pueden faltar son el Empedrao, un arroz con alubias y bacalao, el arroz con mondongo y el chamorro, un plato hecho a base de patatas y harina que se acompaña con chorizo y tocino. Y para finalizar el Pero de Cehegín, a mitad de camino entre la pera y la manzana que casa perfectamente con las garrapiñadas y los alfajores.


Más información: Ayuntamiento de Ceheguín (www.ceheguin.es); Oficina de Turismo de Cehegín, C/ López Chicherí Nº 8 – 30430 Cehegín (Murcia) Tlf: 968 723 550


PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios