Subscribe Us

ENIGMAS. El Atlas médico chino, ¿el más antiguo de la historia?

Los textos antiguos escritos en seda y encontrados dentro de las tumbas de Mawangdui, China, pueden representar el atlas anatómico más antiguo que se conserva. (Imagen: © The History Collection / Alamy Stock Photo)

Una serie de textos chinos de 2.200 años de antigüedad, escritos en seda y encontrados enterrados en tumbas antiguas, contienen el atlas anatómico más antiguo que se conserva, dicen los científicos. 
Los textos fueron descubiertos en la década de 1970 dentro de tumbas en el sitio de Mawangdui en el centro-sur de ChinaLas tumbas pertenecían al Marqués Dai, su esposa Lady Dai y su hijo. Los textos son difíciles de entender y utilizan el término "meridiano" para referirse a partes del cuerpo humanoEn un artículo publicado recientemente el 1 de septiembre en la revista The Anatomical Record, un equipo de investigación dirigido por Vivien Shaw, profesora de anatomía en la Universidad de Bangor (Gales, Reino Unido), sostiene que estos textos "son el atlas anatómico sobreviviente más antiguo del mundo".

Vivien Shaw agregó: "Nuestros hallazgos reescriben una parte clave de la historia china. La era Han contemporánea fue una época de gran aprendizaje e innovación en las artes y las ciencias, por lo que este tipo de ciencia anatómica clásica encaja con la cultura predominante de la época. Creemos que nuestra interpretación del  desafía la creencia generalizada de que no existe una base científica para la 'anatomía de la acupuntura', al mostrar que los primeros médicos que escribieron sobre los meridianos de hecho describían el cuerpo físico".


Además, los textos son anteriores a los textos de acupuntura que han sido la base para la práctica de la acupuntura en los dos milenios siguientes. El hallazgo desafía la creencia generalizada de que no existe una base científica para la 'anatomía de la acupuntura', al mostrar que los primeros médicos que escribieron sobre la acupuntura de hecho escribieron sobre el cuerpo físico.
Los textos antiguos fueron descubiertos en la década de 1970 en una serie de tumbas en el sitio de Mawangdui en China. Los restos de las tumbas se ven en esta foto.(Imagen: Shutterstock)

Textos desafiantes
Los textos, que están escritos en caracteres chinos, son difíciles de entender. Las habilidades necesarias para interpretarlos son diversas, lo que requiere que el investigador primero lea el chino original y, en segundo lugar, realice las investigaciones anatómicas que permitan una revisión de las estructuras a las que se refieren los textos. 
Pero si se leen los textos con atención, se puede ver que los "meridianos" se refieren a partes del cuerpo humano. Por ejemplo, el texto dice (en la traducción) que un meridiano comienza "en el centro de la palma de la mano, recorre el antebrazo entre los dos huesos y sigue recto a lo largo de los tendonespasa por debajo del tendón hasta el bíceps, la axila y conecta con el corazón". Los investigadores sostienen que esta descripción de un "meridiano" en realidad se refiere al camino de la arteria cubital, el principal vaso sanguíneo del antebrazo. 


Brazo tai yang izquierdo: dibujo esquemático de la vía del meridiano tai yang del brazo derecho: A: vena del dedo meñique que lleva a la vena basílica en la parte posterior del antebrazo, B: vena cefálica en el brazo y C: vena yugular externa con vena auriculotemporal a la oreja anterior y ojo

Otro ejemplo del texto antiguo describe un "meridiano" en el pie que "comienza en el dedo gordo del pie y corre a lo largo de la superficie medial de la pierna y el muslo. Se conecta en el tobillo, la rodilla y el muslo. Se desplaza a lo largo de los aductores del muslo y cubre el abdomen". Según los investigadores, este "meridiano" en realidad describe la "vía de la vena safena larga", el conducto que lleva la sangre desde las piernas hasta el corazón. 
El equipo de investigadores cree que los textos "representan el atlas anatómico sobreviviente más antiguo, diseñado para proporcionar una descripción concisa del cuerpo humano para estudiantes y practicantes de medicina en la antigua China". 
Aunque el cuerpo humano y los restos ancestrales se consideraban sagrados en la antigua China, los restos de los infractores de la ley no siempre recibieron este honor. Los investigadores creen que los antiguos investigadores médicos chinos diseccionaron los cadáveres de los prisioneros para ayudarlos a comprender la anatomía humana. Por ejemplo, el Han Shu (Libro de Han), un tomo que cubre la historia de la dinastía Han, registra la disección del criminal Wang Sun-Qing en el año 16 d.C..
Hasta ahora, se pensaba que el atlas anatómico más antiguo conocido del cuerpo humano provenía de Grecia, realizado por médicos griegos antiguos como Herophilus (335-280 a.C.) y Erasistratus (304-c. 250 a.C.); sin embargo, la mayoría de sus textos se han perdido y se conocen sólo por lo que otros escritores antiguos escribieron sobre ellos. Como resultado, los textos chinos son el primer atlas anatómico que se conserva.
Vivienne Lo, profesora principal y coordinadora del Centro de China para la Salud y la Humanidad de la University College London, que no está afiliada a la investigación, duda en usar la palabra "atlas" para describir estos textos, y cree que "mapa" o "gráfico" es un término más apropiado. El término "atlas" se acuñó durante los siglos XVII y XVIII y no parece apropiado para un texto de 2.200 años. También señaló que algunos de los hallazgos discutidos en el documento, como el hecho de que los prisioneros fueran diseccionados para proporcionar información anatómica, ya había sido publicado anteriormente por otros investigadores.

La investigación moderna de la acupuntura se basa en la suposición de que lo importante es la función de los puntos y meridianos de acupuntura. "Nuestra interpretación muestra que los anatomistas originales estaban haciendo un mapa de la estructura del , no de su función".
TJ Hinrichs, profesor de historia en la Universidad de Cornell que ha realizado investigaciones sobre la medicina china antigua, pero no está afiliado a esta investigación, tampoco pensó que "atlas anatómico" fuera un término apropiado para describir estos textos. Consultados otros expertos no afiliados a la investigación, la mayoría no pudo responder en el momento de la publicación. 

Fuente: Vivien Shaw et al. Hiding in Plain Sight‐ancient Chinese anatomy, The Anatomical Record (2020). DOI: 10.1002/ar.24503

PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios