Subscribe Us

TURISMO. Excursión por la montaña palentina

Peña Prieta y laguna de Fuentes Carrionas, nacimiento del río Carrión

Lo que en esta entra os proponemos más que una ruta es una excursión por el norte de la provincia de Palencia, en la que visitaremos diversas comarcas y valles conocidos bajo el nombre de Montaña Palentina. Una excursión que podemos planificar a lo largo de varios días (no menos de tres o cuatro). Es una zona privilegiada con multitud de atractivos y recursos. En ella se yerguen los más altos picos de la provincia como: el Curavacas, el Espigüete y Las Lomas. Aquí nacen ríos como el Carrión o el Pisuerga, que dejan reposar sus aguas en los embalses de Camporredondo, Compuerto, Requejada y el de Ruesga, al oeste de la provincia de Palencia y al norte del valle del río Carrión. La ruta de estos embalses, nos permite ir desde la localidad de Guardo hasta Cervera de Pisuerga a lo largo de la montaña palentina.


Embalse de Camporredondo, en la Ruta de los Pantanos dentro de la montaña palentina

No obstante, la excursión que aquí os proponemos se sitúa en la zona nororiental de la provincia de Palencia, en el límite con Burgos y Cantabria. La iniciamos en Aguilar de Campoo, que podemos utilizar como base de nuestro viaje. Aquí,  podemos visitar el Monasterio de Santa María La Real, muestra inequívoca del románico palentino del siglo XI, sede del Museo del Románicosituado a las afueras del casco urbano aguilarense, a pies de la escarpada peña presidida por el castillo, a la misma orilla del río Pisuerga. 
La Colegiata de San Miguel se asienta sobre una fundación visigótica que se reconstruyó en el siglo XI. El edificio ojival está presidido en su ábside central con un retablo y sillería renacentistas impresionantes. En la capilla, llamada "de los pobres" se ha instalado un pequeño museo en el que destacan importantes esculturas románicas y góticas.


Monasterio de Santa María La Real de Aguilar de Campoo. Románico del siglo XI

Saliendo de Aguilar, en dirección sur, nos dirigimos hacia las Tuerces y el Cañón de la Horadada. Podremos descansar en Valoria de Aguilar en una casa solariega del siglo XVII, desde donde nos dirigiremos a Villaescusa de las Torres casi en la confluencia de los ríos Camesa y Pisuerga. Desde aquí nos encaminaremos hacia Las Tuerces que se hallan en una altiplanicie rocosa de aproximadamente siete kilómetros cuadrados.

Las Tuerces son el más conocido representante de los paisajes cársticos tan abundantes en esta zona de la Montaña Palentina. Los ríos y arroyos, el agua de lluvia, el viento, el hielo, el sol, han sometido a la roca caliza a un acoso paciente y constante, formando grutas, cañones, valles hundidos, setones, dolinas, lapiaz... y regalándonos como resultado, con parajes como La Horadada o el recóndito Valle de Recuevas, cercano al pueblo de Gama, cuyas verticales paredes rocosas se han mostrado especialmente apropiadas para la formación de los jóvenes escaladores.



Las Tuerces
Cañón de la Horadada
El paisaje caprichoso formado aquí por la naturaleza al disolver la roca caliza da forma a caprichosos puentes, arcos, mesas, setas, etc. En el Cañón de la Horadada, los efectos de la erosión son más espectaculares si cabe. Aquí el río Pisuerga causó un profundo corte en la roca, conformando la enorme garganta, hoz o cañón de la Horadada.

El mejor lugar para ver este prodigio natural es el Monte Cildá, al que llegaremos desde Olleros de Pisuerga donde podremos ver la Iglesia rupestre de los Santos Justo y Pastor que esta totalmente excavada en la roca, siendo obra datada en el siglo X, con algunas ampliaciones románicas del siglo XII. el templo posee dos naves que se rematan con capillas absidales. Lo preside un retablo renacentista del siglo XVI. Próxima al conjunto se halla ta Torre vigía de Olleros, su configuración actual data del siglo XVII.



Iglesia rupestre de Olleros de Pisuerga
Cercano a Olleros se encuentra Mave, con su famoso Monasterio románico, hoy posada de turismo rural.  En Mave podemos descansar antes de dirigir nuestros pasos hacia el páramo de la Lora, en el noreste de la provincia de Palencia. En el Páramo de la Lora, se encuentra el espacio protegido del Valle de Covalagua, cuyo nombre procede de la abundancia de cuevas y agua de su entorno. El paisaje es generoso en vegetación con hayas, acebos, majuelos, algún tejo y otras variedades, que sirven de cobijo a diversas especies animales.


Cascada de Covalagua
En esta zona, cerca de Revilla de Pomar se encuentra la Cueva de los Franceses las únicas cuevas visitables de la provincia de Palencia. Cuenta con un recorrido interior en el que se pueden ver maravillosas formaciones cársticas como: mantos, coladas, estalagmitas, estalactitas que, junto con la reciente instalación de un moderno sistema de iluminación ambiental, permite la contemplación de las fantásticas formaciones geológicas de la Cueva y proporciona la iluminación en los pasillos para que puedan ser transitables.


Cueva de los Franceses
Su nombre procede de la época de la Guerra de la Independencia por haber sido el último reposo de los combatientes que cayeron en un enfrentamiento ocurrido en el páramo de la Lora. Además el acceso a la cueva se hace a través de un moderno edificio llamado La Roca que alberga una exposición sobre la cueva y el entorno de la Montaña Palentina y, sirve de puerta de entrada hacia un paseo misterioso por el interior de la montaña. Visita Cueva de los Franceses.

La distancia desde la localidad de Aguilar de Campoo hasta la Cueva de los Franceses es de aproximadamente 16 kilómetros. Se accede por la nacional N-627 en dirección Burgos, hasta llegar a Pomar de Valdivia, desde aquí, a Revilla de Pomar y a continuación se toma la carretera que nos conduce hasta la cueva en dirección al Valle de Valderredible, donde podemos visitar  las iglesias rupestres de Arroyuelos, Campo de Ebro y Santa María de Valverde y la Colegiata de San Martín de Elines.


Valle de Valderredible, ya en la provincia de Cantabria, una explosión de naturaleza desde el mirador de Valcabado

Cercano a la Cueva de los Franceses se encuentra el Mirador de Valcabado, donde finaliza en un corte brusco el páramo de la Lora, lo que permite que desde este barranco se pueda ver el Valle de Valderredible donde se encuentran Cezura, Báscones de Ebro y Lastrilla.

Tomando como base de nuestro viaje Aguilar de Campoo, en sus alrededores encontramos un gran número de monumentos románicos, que nos permitirán realizar varias escapadas a: Perazancas de OjedaOlmos de OjedaMoarves de OjedaSan Andrés de ArroyoVallespinoso de AguilarBarrio de Santa María, y Villanueva de la Torre, entre otros.


MONUMENTOS ROMÁNICOS PRÓXIMOS

Si disponemos de varios días de vacaciones, en el entorno de Aguilar de Campoo podríamos completar nuestra excursión por la montaña palentina realizando una pequeña ruta de monasterios románicos. Partiendo de Santibáñez de Ecla, visitaremos el Monasterio de San Andrés de Arroyo, típico monasterio cisterciense fundado a fines del siglo XI, que es una verdadera joya del arte palentino en el que destaca su claustro, iglesia y sala capitular.
Claustro de San Andrés del Arroyo
Cerca está Moarves de Ojeda, donde podemos admirar la "encendida encarnación" cómo describiría Unamuno, del friso de la portada de su iglesia parroquial de San Juan Bautista, donde quedan representadas las cotas de elegancia que puede alcanzar el románico norteño palentino.   
Friso e Iglesia de Moarves de Ojeda
Próximo a Moarves está Olmos de Ojeda, y junto a él, en una finca particular, la iglesia del que fuera monasterio femenino de Santa Eufemia de Cozuelos. Este templo fue edificado en el siglo XII, mostrando la influencia de los talleres canteros de Frómista y San Andrés de Arroyo.
Perazancas es uno de los pueblos más representativos del románico palentino. La iglesia parroquial, comenzada a construir de forma suntuosa, conserva una bella portada románica y su ábside. Pero lo más llamativo de esta villa es la ermita de San Pelayo, primor del románico lombardo con pinturas murales del siglo XII. 
Ermita de San Pelayo, en Perazancas
En Vallespinoso de Aguilar descubriremos sobre un alto la esbelta ermita de Santa Cecilia, y bordeando el pantano de Aguilar llegaremos a Barrio de Santa María, donde rodeada de casas blasonadas se levanta su iglesia parroquial, que conserva el ábside románico, y a las afueras la ermita de Santa Eulalia, pequeña joya del románico palentino.
Ermita de Santa Eulalia, en Barrio de Santa María
En Aguilar de Campoo todo el pueblo nos habla de su pasado histórico. En cuanto a sus monumentos románicos, destacar los restos de San Andrés, la iglesia de Santa Cecilia situada a los pies del castillo, y para finalizar visita obligada será el monumental monasterio de Santa María la Real, que fue fundado en el siglo IX.
Santa María de Mave
Lomilla está cerca de Aguilar, es un ejemplo de las pequeñas iglesias del Norte, y siguiendo la Autovía de la Meseta en dirección Palencia, encontraremos las iglesias de los dos últimos monasterios: la de San Vicente en Becerril del Carpio y Santa María de Mave. Su iglesia fue construida a principios del siglo XIII, y es uno de los más completos edificios románicos de la región.


PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios