Subscribe Us

TURISMO. Escapada a Algatocín (Málaga)


De blancas calles y verdes sierras, Algatocín te espera para descubrirte el encanto de la herencia morisca y la riqueza ecológica de la Serranía de Ronda. Este municipio se encuentra a lomos de la sierra que separa los ríos Genal y Guadiaro, y es un destino ideal para los amantes de la naturaleza y la gastronomía. Su peculiar estructura urbana, de origen árabe, se escalona y se adapta a la pendiente del terreno, componiendo calles empinadas, estrechas y sinuosas. Y entre estas calles descubrirás edificios del siglo XVIII con escudos heráldicos y una gran vegetación cuidada por los vecinos de Algatocín.
Un accidente geográfico, un pequeño tajo, ha permitido que el perfil antiguo del municipio esté prácticamente conservado tal y como se edificó en tiempos pasado. Éste, situado al final del pueblo, marca el límite a partir del cual se han construido las nuevas edificaciones. Así pues, podemos decir que en Algatocín hay dos pueblos: uno intacto, de casas señoriales y solariegas; y otro fruto de la arquitectura moderna, en la zona denominada La Cecería, donde las edificaciones encajan con el terreno con muchas dificultades estéticas. En la parte noble, amén de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, podemos contemplar la recoleta Plazoleta o la pintoresca Plaza de la Fuente, a la que se puede acceder por diversas calles.



Algatocín también se empina siguiendo las curvas de nivel del terreno accidentado sobre el que se asienta, originando calles sinuosas y estrechas. Se cree que el pueblo de Algatocín fue fundado por la tribu bereber de los “Al Atusiyin”, de donde deriva el nombre actual.
Su origen se remonta a la época íbero-romana y todo a tenor de los restos encontrados de un poblado en Cerro Gordo. Sin embargo la estructura actual se debe a la influencia árabe, consolidándose como núcleo urbano tras la repoblación castellana después de la reconquista cristiana.
Recorriendo esta zona vieja nos encontramos la Alameda de Andalucía, eje central del municipio y en donde se ubica el Ayuntamiento; y, en la parte baja, el cementerio que tiene la particularidad de que no sigue la percepción de los pueblos ibéricos (estar retirado del municipio), sino que se encuentra integrado en la vida cotidiana. Paseando por las calles disfrutaremos de casas con rejas adornadas con geranios, así como miradores en los que confluyen muchas de sus calles.
Iglesia parroquial de la Virgen del Rosario

Del conjunto destaca la iglesia parroquial dedicada a la Virgen del Rosario, del siglo XVI, aunque desde entonces ha sufrido numerosas reformas y añadidos. Consta de tres naves y en su interior hay algunas obras de arte del siglo XVIII como una lámpara de plata y una imagen de San Francisco de Asís, realizada en madera policromada. Según la tradición fue edificada sobre el que fue palacio de Algatoisa, hija de un rey musulmán.
Ermita del Santo Cristo. Este santuario fue construido por iniciativa municipal en 1996 sobre los restos de la antigua Ermita del Calvario.

La ermita del Calvario se encuentra ubicada a mayor altura, que en este pueblo es un mirador privilegiado desde el que se contempla parte de la Serranía de Ronda, con los pueblos blancos de Faraján y Alpandeire y el impresionante valle del Genal.  Se cree que esta ermita ya existía en 1799, aunque posteriormente desapareció y se construyó en 1996. Está situada en un cerro en la parte superior del pueblo y se accede a ella a través de un carril asfaltado con una gran pendiente. Posee una sola nave rectangular de estilo rústico. La puerta de entrada se sitúa en la base de la nave con un arco de medio punto y un tejadillo de madera. Encima de ella hay una campana. En el altar mayor se encuentra un Cristo crucificado con tres ventanas al lado izquierdo. En el lado derecho está la sacristía. Es un mirador privilegiado desde el que se contempla parte de la Serranía de Ronda y del cual se ve el Peñón de Gibraltar.
Vista panorámica de Algatocín y la Serranía de Ronda

El Mirador del Genal es un lugar de parada obligatoria en el paso por Algatocín. Desde él se puede obtener una bonita panorámica del Valle del Genal observar alguno de los pueblos blancos como Alpandeire, Fajarán, Jubrique o Genalguacil.

CUENTA UNA LEYENDA QUE… El nombre de Al-Atuyisin proviene de una tribu bereber marroquí de los Banus Atus, nombre tomado en honor a la hija, la princesa Algatoisadel segundo rey moro de RondaAbomelid. Fue este rey quien mandó construir el castillo residencia de verano donde hoy se encuentra la iglesia. Sin embargo, inicialmente el castillo se iba a ubicar en los alrededores de Gaucín porque se dice que la princesa se había empeñado, porque en un campamento cercano habitaba un moro del que ella estaba enamorada. No obstante, la razón principal por la que ese emplazamiento no fue el definitivo se debió a que no estaba orientado hacia la Ciudad Santa y el sol no penetraba temprano en sus estancias. «Como dato curioso, en la actualidad existe un poblado que sigue manteniendo el nombre Al-Atuyisin entre las ciudades marroquíes de Mekinés y Fez
VALLE DEL GENAL
Su recorrido se puede dividir en Alto Genal y Bajo Genal

En la primera parte pasa por Igualeja, Pujerra, Parauta, Cartajima, Júzcar, Faraján y Alpandeire, mientras que en la segunda parte por Atajate, Benadalid, Benalauría, Algatocín, Benarrabá, Gaucín, Jubrique y Genalguacil.

El Valle del Genal cuenta con un itinerario que alcanza dieciséis pueblos y que no deja indiferente a nadie. Para ello, puedes tomar como punto de partida el curso del río desde el Alto Genal. Esta ruta lleva hasta la carretera paisajística de la Serranía de Ronda que continúa por la vía histórica entre Ronda y Algeciras en cuyos laterales se van situando los diferentes pueblos de la ruta.
Atajate será la primera parada después de Ronda. Un pueblo que destaca por su excelente gastronomía y por la elaboración de dulces tradicionales como el queso de almendra.

La siguiente parada en el camino es Benadalid donde estamos obligados a entrar para visitar la Iglesia Parroquial de San Isidoro, su preciosa plaza y el Castillo de Benadalid de origen árabe que cuenta con un cementerio dentro. Pero donde realmente podrás contemplar las mejores vistas de toda la ruta es en Algatocín. Desde la torre de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario podremos ver una magnífica panorámica del Valle del Genal y del Valle del Guadiaro. Una población que destaca además por sus casas del siglo XVIII de fachadas porticadas.
Siguiendo el curso del río, llegaremos a la unión de los pueblos de Genalguacil y Benarrabá, solamente separados por la hondonada del paso del río que a lo largo de miles de años ha ido excavando este precioso valle. Genalguacil llama la atención por su entramado de calles y casas de blancas fachadas de origen morisco. De hecho es el único pueblo de toda la provincia de Málaga considerado como museo vivo por completo. Por su parte, Benarrabá cuenta con una frondosa vegetación y una variada fauna, además de diversas construcciones de origen árabe. Un conjunto de impresionante belleza donde la naturaleza y la historia envuelven al visitante con su magia.
Pasarelas del río Genal, en la ruta por el valle del Genal

Por último, llegamos a Gaucín, donde su castillo nos sorprende con una magnífica panorámica de la Costa del Sol y de a Casares, un encantador pueblo de montaña, cuna de Blas Infante que se asoma al litoral a través de diversas sierras y restos históricos.
RUTAS Y SENDEROS
- Sendero Benarrabá-Algatocín: Este sendero de fácil recorrido, transcurre desde Benarrabá hasta Algatocín por un camino acompañado de alcornoquesquejigospinos y castaños. Aunque lo mejor de esta ruta es, sin ninguna duda, las impresionantes vistas que obtenemos del valle del Genal.
- Ruta Los Nacimientillos-Las Pilas: Se trata de un sendero de unos 4 km que transcurre por el Puerto de Ronda, el paraje de los Nacimientillos, el paraje de Los HoyosLas Pilas y luego nos da la opción de continuar hasta el Puerto del Espino o girar a la izquierda y bajar hasta la Ermita del Santo Cristo y, de allí, a Algatocín.
Foto: Jesús Miguel Valleros

GASTRONOMÍA TÍPICA
Entre la gastronomía de Algatocín, podemos destacar las gachas de harina con miel de caldera, el conejo, el gazpacho fresco, las migas, el refrito de tocino, las setas, las tortillas de acelgas

Como postres y repostería vemos alfajores, buñuelos, mantecados, meloja, mermeladas (de ciruela, de membrillo, de moras o de peras), mostachones, pestiños, roscas de huevo, suspiros, tortas fritas de aceite y tostones de castañas.
Fuentes: www.algatocin.es ; https://www.ruralsierrasol.es/ ; https://www.malaga.es/ ; https://andaluciarustica.com/ ; http://www.serraniaronda.org/


Situación geográfica de Algatocín en el sur de Andalucía


PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios