Subscribe Us

SALUD. Los virus más mortíferos (conocidos) en el planeta Tierra


Los seres humanos han estado luchando contra los virus desde antes de que nuestra especie hubiera evolucionado a su forma moderna. Para algunas enfermedades virales, las vacunas y los medicamentos antivirales nos han permitido evitar que las infecciones se propaguen ampliamente y han ayudado a las personas enfermas a recuperarse. Así, la viruela, hemos podido erradicarla, librando al mundo de nuevos casos.
Pero estamos muy lejos de ganar la batalla contra los virus. En las últimas décadas, varios virus han pasado de animales a humanos y han desencadenado brotes considerables, cobrando miles de vidas. La cepa viral que provocó el brote de ébola de 2014-2016 en África occidental mató hasta el 90% de las personas que infectó, lo que la convierte en el miembro más letal de la familia del ébola.
Pero existen otros virus que son igualmente mortales, y algunos que son incluso más letales. Algunos virus, incluido el nuevo coronavirus que actualmente provoca brotes en todo el mundo, tienen tasas de mortalidad más bajas, pero aún representan una grave amenaza para la salud pública, ya que aún no tenemos los medios para combatirlos. 
Aquí presentamos los 12 peores virus, basados ​​en la probabilidad de que una persona pueda fallecer si se infecta con uno de ellos, gran cantidad de personas que hayan matado y si representan una amenaza creciente en la actualidad.
Virus de Marburg
(Imagen: ROGER HARRIS / SCIENCE PHOTO LIBRARY a través de Getty Images

Los científicos identificaron el virus de Marburg en 1967, cuando se produjeron pequeños brotes entre trabajadores de un laboratorio en Alemania que estuvieron expuestos a monos infectados importados de Uganda. El virus de Marburg es similar al Ébola en que ambos pueden causar fiebre hemorrágica, lo que significa que las personas infectadas desarrollan fiebre alta y sangrado en todo el cuerpo que puede provocar shock, falla orgánica y muerte.
La tasa de mortalidad en el primer brote fue del 25%, pero fue de más del 80% en el brote de 1998-2000 en la República Democrática del Congo, así como en el brote de 2005 en Angola, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Virus del Ébola
Imagen: Shutterstock

Los primeros brotes conocidos de Ébola en humanos ocurrieron simultáneamente en la República del Sudán y la República Democrática del Congo en 1976. El Ébola se transmite a través del contacto con sangre u otros fluidos corporales o tejidos de personas o animales infectados. 
Se conocen varias cepas del Ébola cuya letalidad varía drásticamente entre ellas.
Así, la cepa llamada Ébola Reston ni siquiera enferma a la gente, pero la cepa Bundibugyo tiene una tasa de mortalidad de hasta el 50% y es de hasta el 71% para la cepa de Sudán, según la OMS. El último brote en África occidental comenzó a principios de 2014 y es el más grande y complejo de la enfermedad hasta la fecha, según la OMS.
Rabia
 Imagen: CDC / Dr. Fred Murphy)

Aunque las vacunas contra la rabia para mascotas, que se introdujeron en la década de 1920, han contribuido a que la enfermedad sea sumamente rara en el mundo desarrollado, esta afección sigue siendo un problema grave en India y partes de África.
La rabia destruye el cerebro. Es una enfermedad muy dañina. 
En la actualidad tenemos una vacuna contra la rabia y anticuerpos que funcionan bien contra la rabia, así que si alguien es mordido por un animal rabioso, podemos tratar a esta persona. Sin embargo, si no recibe tratamiento a tiempo, existe una posibilidad real de que la persona infectada pueda fallecer.
VIH
Imagen: Cynthia Goldsmith, CDC, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU.

En el mundo moderno, el virus más mortífero de todos puede ser el VIH. Sigue siendo el que más muertes causa. Se estima que 32 millones de personas han muerto a causa del VIH desde que se reconoció por primera vez la enfermedad a principios de la década de 1980. 
La enfermedad infecciosa que más factura a la humanidad en este momento es el VIH.
Los potentes medicamentos antivirales han hecho posible que las personas vivan durante años con el VIHPero la enfermedad sigue devastando muchos países de ingresos bajos y medianos, donde se producen el 95% de las nuevas infecciones por VIH. Casi 1 de cada 25 adultos en la región africana de la OMS es VIH positivo, lo que representa más de dos tercios de las personas que viven con el VIH en todo el mundo.  
Viruela
Imagen: CDC / J. Nakano

En 1980, la Asamblea Mundial de la Salud declaró el mundo libre de viruelaPero antes de eso, los humanos lucharon contra la viruela durante miles de años, y la enfermedad mató a aproximadamente 1 de cada 3 de los infectados. Dejó a los sobrevivientes con cicatrices profundas y permanentes y, a menudo, ceguera.
Las tasas de mortalidad eran mucho más altas en las poblaciones fuera de Europa, donde las personas tenían poco contacto con el virus antes de que los visitantes lo llevaran a sus regiones. Por ejemplo, los historiadores estiman que el 90% de la población nativa de América murió de viruela introducida por exploradores europeos. 
Solo en el siglo XX, la viruela mató a 300 millones de personas.
El virus de la viruela representó una enorme carga para el planeta, no solo por las muertes sino también la ceguera, y eso fue lo que impulsó la campaña para erradicarla de la Tierra.
Hantavirus
Imagen: Cynthia Goldsmith. Proporcionada por CDC / Brian WJ Mahy, PhD; Luanne H. Elliott, MS

El síndrome pulmonar por hantavirus (SPH) ganó amplia atención por primera vez en los EE.UU. En 1993, cuando un joven indio navajo sano y su prometida que vivían en el área de Four Corners de los Estados Unidos, murieron a los pocos días de desarrollar dificultad para respirar. Unos meses después, las autoridades sanitarias aislaron el hantavirus de un ratón ciervo que vivía en la casa de una de las personas infectadas. Más de 600 personas en los EE.UU. han contraído SPH y el 36% ha muerto a causa de la enfermedad, según el CDC, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU.
El virus no se transmite de una persona a otra, sino que las personas contraen la enfermedad por exposición a los excrementos de ratones infectados .
Anteriormente, un hantavirus diferente causó un brote a principios de la década de 1950, durante la Guerra de Corea, según un artículo de 2010 en la revista Clinical Microbiology ReviewsMás de 3.000 soldados se infectaron y alrededor del 12% de ellos murieron.
Si bien el virus era nuevo para la medicina occidental, cuando se descubrió en los EE.UU., los investigadores se dieron cuenta más tarde de que las "tradiciones médicas" de los indios navajos describen una enfermedad similar y fue entonces cuando la relacionaron con los ratones.
Influenza (gripe)
 Imagen: Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de EE.UU.

Durante una temporada de gripe típica, hasta 500.000 personas en todo el mundo morirán a causa de la enfermedad, según la OMS. Pero ocasionalmente, cuando surge una nueva cepa de gripe, se produce una pandemia con una propagación más rápida de la enfermedad y, a menudo, tasas de mortalidad más altas.
La pandemia de gripe más mortal, mal llamada gripe española, comenzó en 1918 y enfermó hasta al 40% de la población mundial, matando a aproximadamente 50 millones de personas.
Las autoridades sanitarias no descartan que algo parecido al brote de gripe de 1918 vuelva a ocurrir. Si una nueva cepa de influenza encontrara su camino hacia la población humana, y pudiera transmitirse fácilmente entre humanos y causar una enfermedad grave, tendríamos un serio problema sanitario.
Dengue
Imagen: Frederick Murphy. Proporcionada por CDC / Frederick Murphy, Cynthia Goldsmith)

El virus del dengue apareció por primera vez en la década de 1950 en Filipinas y Tailandia, y desde entonces se ha extendido por las regiones tropicales y subtropicales del mundo. Hasta el 40% de la población mundial vive ahora en áreas donde el dengue es endémico, y es probable que la enfermedad, con los mosquitos que lo transmiten, se propague más a medida que el mundo se calienta.
El dengue enferma de 50 a 100 millones de personas al año, según la OMSAunque la tasa de mortalidad por el dengue es más baja que la de otros virus, al 2,5%, el virus puede causar una enfermedad similar al ébola llamada dengue hemorrágico, y esa afección tiene una tasa de mortalidad del 20% si no se trata. 
Una vacuna para el dengue fue aprobada en 2019 por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. para su uso en niños de 9 a 16 años que viven en áreas donde el dengue es común y con antecedentes confirmados de infección por virus, según los CDC
En algunos países, una vacuna aprobada está disponible para las personas de 9 a 45 años, pero nuevamente, los receptores deben haber contraído un caso confirmado de dengue en el pasado. Aquellos que no hayan contraído el virus antes podrían correr el riesgo de desarrollar dengue grave si se les administra la vacuna.  
Rotavirus
Imagen: CDC / Dr. Erskine L. Palmer

Ahora hay dos vacunas disponibles para proteger a los niños del rotavirus, la principal causa de enfermedades diarreicas graves entre bebés y niños pequeños. El virus puede propagarse rápidamente, a través de lo que los investigadores llaman la ruta fecal-oral (lo que significa que pequeñas partículas de heces terminan consumiéndose).
Aunque los niños del mundo desarrollado rara vez mueren a causa de la infección por rotavirus, la enfermedad es mortal en el mundo en desarrollo, donde los tratamientos de rehidratación no están ampliamente disponibles.
La OMS estima que en todo el mundo, 453.000 niños menores de 5 años murieron a causa de la infección por rotavirus en 2008. Pero los países que han introducido la vacuna han informado de fuertes disminuciones en las hospitalizaciones y muertes por rotavirus.
SARS-CoV
 Imagen: CDC / Dr. Fred Murphy

El virus que causa el síndrome respiratorio agudo severo, o SARS, apareció por primera vez en 2002 en la provincia de Guangdong en el sur de China, según la OMSEl virus probablemente surgió en murciélagos, inicialmente, luego saltó a mamíferos nocturnos llamados civetas antes de finalmente infectar a los humanos. 
Después de desencadenar un brote en China, el SARS se propagó a 26 países de todo el mundo, infectando a más de 8000 personas y matando a más de 770 en el transcurso de dos años. 
La enfermedad causa fiebre, escalofríos y dolores corporales y, a menudo, progresa a neumonía, una afección grave en la que los pulmones se inflaman y se llenan de pus. El SARS tiene una tasa de mortalidad estimada del 9,6% y, hasta el momento, no tiene ningún tratamiento o vacuna aprobados. Sin embargo, no se han reportado nuevos casos de SARS desde principios de la década de 2000, según los CDC
SARS-CoV-2
Imagen: NIAID-RML

El SARS-CoV-2 pertenece a la misma gran familia de virus que el SARS-CoV, conocido como coronavirus, y se identificó por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad china de Wuhan. El virus probablemente se originó en murciélagos, como el SARS-CoV, y pasó a través de un animal intermedio (no identificado, pero posiblemente el pangolín) antes de infectar a las personas. 
Desde su aparición, el virus ha infectado a decenas de miles de personas en China y miles de otras en todo el mundo. El brote en curso provocó una extensa cuarentena de Wuhan y ciudades cercanas, restricciones de viaje hacia y desde los países afectados y un esfuerzo mundial para desarrollar diagnósticos, tratamientos y vacunas.
La enfermedad causada por el SARS-CoV-2, llamada COVID-19, tiene una tasa de mortalidad estimada de alrededor del 2,3%. Las personas mayores o con problemas de salud subyacentes parecen tener un mayor riesgo de tener una enfermedad grave o complicaciones. Los síntomas comunes incluyen fiebre, tos seca y dificultad para respirar, y la enfermedad puede progresar a neumonía en casos graves.
Hay estudios que parecen indicar el desarrollo de efectos secundarios adversos en aquellos pacientes que han desarrollado la enfermedad y la han superado.
MERS-CoV
Imagen: Shutterstock

El virus que causa el síndrome respiratorio de Oriente Medio, o MERS, provocó un brote en Arabia Saudita en 2012 y otro en Corea del Sur en 2015. El virus MERS pertenece a la misma familia de virus que el SARS-CoV y el SARS-CoV-2, y probablemente también se originó en murciélagos. La enfermedad infectó a los camellos antes de pasar a los seres humanos y desencadenase fiebre, tos y dificultad para respirar en las personas infectadas. 
El MERS a menudo progresa a una neumonía grave y tiene una tasa de mortalidad estimada entre el 30% y el 40%, lo que lo convierte en el más letal de los coronavirus conocidos que saltaron de los animales a las personas. 
Al igual que con el SARS-CoV y el SARS-CoV-2, MERS no tiene tratamientos o vacunas aprobados. 
PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios