Subscribe Us

CIENCIA. La misión de la sonda Solar Orbiter de la ESA

Las sondas Solar Orbiter (izquierda) y la Solar Parker de la NASA podrán observar el Sol simultáneamente (impresión del artista). Fuente: Solar Orbiter: ESA / ATG medialab; Sonda solar Parker: NASA / Johns Hopkins APL

Una misión europea que tomará las imágenes más cercanas del Sol y dará a los científicos su primer vistazo a los polos inexplorados de la estrella se está preparando para el lanzamiento. La nave, llamada Solar Orbiter, es parte de un grupo de misiones y telescopios que están fomentando una nueva era de investigación solar .


El 9 de febrero de 2020, la nave espacial Solar Orbiter de 500 millones de euros (US $ 550 millones) fue lanzada desde Cabo Cañaveral en Florida. Equipado con diez instrumentos, viajará a la órbita de Mercurio en la primera etapa de una misión que podría durar diez años. Su objetivo principal es investigar las interacciones entre el Sol y su heliosfera, la burbuja de la actividad del Sol en el espacio. 
A juicio de los astrónomos, "es realmente importante determinar cómo se propaga la energía desde la superficie hacia el espacio interplanetario".

De cerca y personal

La nave espacial se colocará en una órbita que la llevará, en su punto más cercano, a solo 42 millones de kilómetros, o 0.28 unidades astronómicas, del Sol (1 AU es la distancia entre la Tierra y el Sol). Tardará unos dos años en llegar a esta órbita utilizando asistencias gravitacionales de Venus.
Los científicos también esperan usar la Solar Orbiter para determinar qué impulsa el viento solar : la corriente de partículas y plasma que sale de la atmósfera exterior del Sol, llamada corona, a cientos de kilómetros por segundo. Debido a su proximidad al Sol, la nave podrá tomar medidas prístinas del viento solar y las partículas energéticas antes de que hayan sido modificadas por su viaje a través del espacio.
La fase científica principal de la sonda comenzará en noviembre de 2021 y durará cuatro años. Pero si la misión se extiende, como esperan los científicos de la ESA, la nave entraría en una segunda fase, lo que le permitiría visualizar los polos del Sol por primera vez. Durante varios años, los controladores de la misión elevarían el ángulo de la órbita de la nave espacial sobre el plano de los planetas, utilizando la atracción gravitacional de Venus. Alcanzando una inclinación máxima de 33 grados sobre el plano planetario, esto permitirá que la nave suba y sobre el Sol.
La mayoría de los instrumentos con energía solar del orbitador están detrás de un escudo de titanio de 40 centímetros de espesor. Aunque el frente de este escudo térmico soportará la peor parte del calor de 500 ° C, el escudo y los efectos del vacío del espacio significan que los instrumentos directamente detrás de él permanecerán por debajo de 50 ° C.
Estos instrumentos incluyen varias cámaras, que mirarán a través de pequeños agujeros en el escudo térmico para tomar imágenes del Sol desde más cerca que cualquier nave espacial en la historia. De la parte posterior de la nave espacial sobresale un brazo de 4.4 metros de largo que lleva instrumentos como el magnetómetro, que medirá el campo magnético del viento solar.
Primera imagen del Sol enviada por la sonda Solar Orbiter de la ESA en Julio de 2020. Esta imagen, la más cercana jamás tomada del Sol, muestra la corona repleta de miles de erupciones solares en miniatura, que los científicos han denominado fogatas.

Etiqueta de equipo

La sonda Solar Orbiter de la ESA se dirige al Sol después de la Sonda Solar Parker de la NASA , que se lanzó en agosto de 2018. Esa nave está haciendo el acercamiento más cercano al Sol , solo 0.04 AU , pero no tiene cámaras para tomar imágenes de la estrella directamente.
Las dos misiones sirven para la misma ciencia, pero con diferentes métodos. Habrá campañas en las que Solar Orbiter tendrá todos sus instrumentos encendidos mientras la sonda Parker Solar estará muy cerca. Suena a risa, que europeos y americanos compitan por el "conocimiento del Sol".
Juntos, la nave espacial, junto con el Telescopio Solar Daniel K. Inouye en Hawai, que lanzó sus primeras imágenes el mes pasado, formará parte de un período "sin precedentes" en nuestra comprensión del Sol. En opinión de los científicos, "la próxima década será la edad de oro de la investigación solar y de heliofísica".
Las imágenes del Sol, tomadas por el generador de imágenes ultravioleta el 30 de mayo y publicadas el 16 de julio, fueron capturadas a 77 millones de kilómetros de la superficie del Sol (la Tierra está a unos 150 millones de kilómetros del Sol). Una atrevida misión de la NASA llamada Parker Solar Probe ha volado aún más cerca y se acercará a solo 6,2 millones de kilómetros durante su misión, dentro de la propia corona, pero el entorno es tan duro que no lleva una cámara mirando al Sol. Mientras tanto, en la Tierra, el Telescopio Solar Daniel K. Inoye en Hawai ha tomado imágenes del Sol de mayor resolución que el orbitador , pero estas no capturan completamente la luz de la estrella, porque la atmósfera de la Tierra filtra algunas longitudes de onda ultravioleta y de rayos X.
Los científicos están entusiasmados con el potencial del Solar Orbiter, una colaboración internacional que se lanzó en febrero y que lleva diez instrumentos para obtener imágenes del Sol y estudiar su entorno. La nave espacial eventualmente cambiará su órbita para estudiar las regiones polares del Sol por primera vez.
PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios