Subscribe Us

NATURALEZA. Los Jardines de la Reina


El archipiélago de Jardines de la Reina, situado a 97 kilómetros al sur de la costa de Cuba en el Mar Caribe, figura también en la lista de entornos naturales vírgenes. Fue descubierto en 1494 durante la segunda expedición de Cristóbal Colón y fue nombrado así para honrar a la reina Isabel I de España: Jardines de la Reina. El archipiélago se compone de unas 30 grandes islas que están prácticamente deshabitadas (la superficie total de 175 kilómetros cuadrados está habitada por un número reducido de personas) y un número incalculable de cayos. Está ubicado entre las provincias de Camagüey y Ciego de Avila y se estima es el archipiélago mejor conservado de los cuatro que rodean la isla cubana.




Estas islas prístinas, no alteradas por la presencia humana, cubiertas de manglares intransitables y habitadas por tiburones, cocodrilos, tortugas, iguanas y otros representantes de la vida silvestre, sin duda puede ser comparado con un hermoso jardín celestial. Pero la verdadera belleza de Jardines de la Reina está bajo las aguas con un arrecife de coral que se extiende por casi 150 kilómetros.

En 1996 el estado de Cuba inscribió el archipiélago y sus aguas circundantes como parte del Parque Nacional. Los turistas vienen aquí para el buceo deportivo con el fin de disfrutar de los paisajes submarinos y la vida  silvestre. Es un destino de buceo seguro: estas  aguas están protegidas de fuertes corrientes marinas y la temperatura es bastante cómoda -entre + 26C ° y + 29C °, la visibilidad es de más de 30 metros.


Las actividades acuáticas son los principales atractivos de Jardines de la Reina. Es un paraíso de la pesca y el buceo.

Esta área protegida que abarca 2.170 kilómetros cuadrados  no tiene hoteles (uno sólo se       puede alojar en el  hotel flotante “ Tortuga" o en varios otros barcos de buceo-safari). Aquí se prohíbe la actividad pesquera a gran escala, por lo que ayuda a preservar la diversidad de la fauna submarina rica y colorida. El arrecife es el hogar de esponjas marinas, medusas, corales, moluscos y peces, incluyendo varias especies de tiburones.




Actualmente, especialistas cubanos con el apoyo del Fondo Mundial para la Naturaleza, desarrollan allí un proyecto orientado al cuidado y preservación de la biodiversidad. El excelente estado de conservación de la barrera coralina, las bellezas de la vegetación y de los fondos marinos, convierten a esos parajes en un sitio ideal para la práctica de buceo contemplativo y la pesca recreativa de captura y liberación. 


Por esos cayos cubanos desovan diversas especies de tortugas marinas (verde, carey y caguama) y se encuentra la principal población de cobos (Strombus gigas) del país.

Mientras que en el Caribe más amplio el 95% de los tiburones se han ido, en los Jardines de la Reina son abundantes. Sin la escorrentía de las principales ciudades, sin pesca comercial, y sin enjambres de turistas merodeando y rompiendo los arrecifes, este arrecife ganó una ventaja significativa sobre otros arrecifes y como resultado está en tan buena condición.



Los "Jardines de la Reina", es una compleja red de ecosistemas marinos virgen (Manglares y Arrecifes de Coral) que son considerados por muchos científicos y organizaciones como una referencia de lo que fue el estado original de los arrecifes de coral del Caribe cuando Cristóbal Colón lo encontró al descubrir La Española.



Publicar un comentario

0 Comentarios