Subscribe Us

SECRETOS DE LAS PLANTAS. El Jengibre y sus beneficios para la salud



El jengibre es una de las plantas aromáticas más conocidas de la cultura asiática, tanto por sus usos culinarios para condimentar y aromatizar todo tipo de platos, como por sus importantes beneficios para la salud. Desde hace más de 2.000 años se utiliza en la medicina tradicional china como remedio natural para múltiples enfermedades. 

Pertenece a la familia de los tubérculos. Su elemento principal es la raíz, muy valorada por su delicado aroma y sabor picante. Es muy utilizada en la cocina, donde se añade como condimento en forma de especia. También es muy consumida en forma de té.


La raíz del jengibre es un bien muy preciado para usos medicinales y culinarios. Si bien Asia es el continente por antonomasia donde se produce y emplea, cada vez es más común en Occidente confiar en las bondades de esta planta.

PROPIEDADES MEDICINALES
Esta planta tiene múltiples beneficios, a saber:

1. Tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y analgésicas. Por ejemplo, personas con artritis reumatoide experimentan alivio en su dolor e hinchazón, mejorando su movilidad cuando consumen jengibre regularmente.

2. Su propiedad antibacteriana refuerza el sistema digestivo, estimulando el páncreas y mejorando la flora intestinal, lo que favorece la digestión, evita la aparición de efectos secundarios relacionados con la mala absorción de los alimentos y es eficaz como antidiarreico. Muy recomendable para aquellos que sufran de gastritis, flatulencias o diarrea.

El poder antibacteriano del jengibre también puede alegrar tu sonrisa. Los compuestos activos en el jengibre llamados gingeroles evitan el crecimiento de bacterias orales. Estas bacterias son las mismas que pueden causar enfermedad periodontal, una infección grave de las encías

3. Refuerza el sistema inmunológico potenciando la formación de glóbulos blancos, imprescindibles en la protección contra enfermedades víricas. Por ello, es eficaz contra la gripe y los resfriados, favoreciendo la expectoración.

El jengibre está cargado de antioxidantes, compuestos que evitan el estrés y el daño al ADN de su cuerpo. Pueden ayudar a su cuerpo a combatir enfermedades crónicas como la presión arterial alta, enfermedades cardíacas y enfermedades pulmonares, además de promover un envejecimiento saludable.


4. Es eficaz para combatir las náuseas, los mareos y los vómitos del embarazo, aunque hay que tomarla en pequeñas dosis y de forma no continuada. Por ello, ayuda a combatir el mal aliento. Así, por ejemplo, una técnica oriental consiste en utilizar un pequeño trozo de jengibre encurtido en vinagre para quitar el mal aliento y refrescar la boca después de las comidas.

La historia de las viejas esposas puede ser cierta: el jengibre ayuda si estás tratando de aliviar el malestar estomacal, especialmente durante el embarazo. Puede funcionar al romper y eliminar el gas acumulado en los intestinos. También podría ayudar a calmar el mareo o las náuseas causadas por la quimioterapia.

5.  Sus propiedades antiinflamatorias mejoran el sistema cardiovascular, y reducen los dolores de cabeza y las migrañas, a lo que también contribuyen sus propiedades analgésicas. El jengibre es un antiinflamatorio, lo que significa que reduce la hinchazón. Eso puede ser especialmente útil para tratar los síntomas de la artritis reumatoide y la osteoartritis. Puede obtener alivio del dolor y la hinchazón tomando jengibre por vía oral o usando una compresa o parche de jengibre en la piel.


El principal país productor del mundo de esta planta es Jamaica, seguido de China, india, nepal, Tailandia, Sri Lanka, Nigeria, Bangladesh y Filipinas.

6. Presenta un elevado contenido en magnesio, calcio y fósforo, minerales que participan activamente en la contracción del músculo y en la transmisión del impulso nervioso. De ahí que sea un buen remedio para prevenir y combatir espasmos y debilidad muscular.

Una dosis diaria de jengibre puede ayudarlo a combatir sus niveles de colesterol "malo" o LDL. En un estudio reciente, tomar 5 gramos de jengibre al día durante 3 meses redujo el colesterol LDL de las personas en un promedio de 30 puntos.

7. Es un poderoso quemador de grasas creando termogénesis y acelerando el metabolismo cuando se realiza actividad física. También aporta sensación de saciedad.



8. Disminuye los dolores reumáticos y menstruales. ¿Tienes calambres menstruales? El jengibre en polvo puede ayudar. En estudios recientes, las mujeres que tomaron 1.500 miligramos de jengibre en polvo una vez al día durante 3 días a lo largo de su ciclo sintieron menos dolor que las mujeres que no lo hicieron.

9. Es un antidepresivo natural. Los efectos relajantes del jengibre ayudan a regular el estrés y a conciliar el sueño.

10. Es rico en antioxidantes, lo que ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento. Y es diaforético, es decir, promueve la sudaración, por lo que trabaja para calentar el cuerpo desde dentro. Cuando hace frío, beber un té de jengibre y miel es una muy buena forma de mantenerse caliente.

Uno de sus usos más habituales es en dietas de adelgazamiento, ya que su consumo ayuda a que el cuerpo tenga una sensación temprana de saciedad, evitando de esta manera que comamos en exceso. Esto se debe a que gracias a sus diversas propiedades digestivas, de aceleramiento metabólico junto a su poder de reducir las inflamaciones y mejorar el sistema muscular, lo hacen ideal para las personas que buscan perder peso.


No obstante, la utilización del jengibre como medio para adelgazar se debe acompañar de un cambio de hábitos, de ejercicio regular, así como de una dieta variada y equilibrada.

CÓMO CONSUMIR EL JENGIBRE
Las maneras de consumo más comunes son:

1. Té de jengibre. 
Haremos una infusión en una taza de agua hirviendo con una cucharada (15 gramos, aprox.) de jengibre fresco picado. Podemos sustituir el agua por leche y, en ambos casos, añadir de forma opcional limón y/o miel. Sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas los convierten en un remedio natural reparador tras un día duro.
2. Jengibre molido. 
Se puede utilizar para preparar el té o como condimento para nuestros platos, batidos, zumos o aliños de ensaladas. Se puede comprar ya preparado o hacerlo nosotros mismos en casa a partir de la raíz fresca, lavándola y dejándola secar al sol o en el horno. Se puede combinar con otras especias, tales como la pimienta, la nuez moscada o el clavo de olor, en platos horneados o incluso en postres.
3. Jengibre fresco. 
Rallado, laminado o triturado, dará un toque picante a nuestros platos de carne, ensaladas, pescados y mariscos, arroces, pan, postres, galletas...
4. Jengibre confitado. 
Puede prepararse en forma de “dados” confitados obtenidos a partir de la raíz fresca cocida en lamíbar y posteriormente puesta a secar. Podemos comprar jengibre confitado suelto en forma de pequeñas gominolas o palitos sueltos o envasados. En cuanto a su uso culinario, recomendamos utilizar el jengibre confitado en postres como pasteles, tartas o con frutas, en mermeladas caseras o compotas.


Ciertos compuestos químicos en el jengibre fresco ayudan a su cuerpo a evitar los gérmenes. Son especialmente buenos para detener el crecimiento de bacterias como E. coli y shigella

USO CULINARIO
El jengibre se ha hecho un hueco en las cocinas, no solo asiáticas sino de todo el mundo. Su sabor y aroma picantes lo convierten en un ingrediente perfecto para moler y usar como especia, rayar, incluir en salsas o acompañando a otros principales.


El jengibre fresco hay que pelarlo o rallarlo antes de consumirlo. El jengibre molido se puede encontrar en la sección de especias de los supermercados.

Para elaborar salsas, combina bien con la salsa de soja, el vinagre, el limón, el sésamo y el aceite. Añadido solo enriquece cualquier plato de sabor no muy fuerte o dulce, tales como el pescado, el arroz, las verduras o las frutas. En todo caso, al añadir el jengibre a un plato hay que hacerlo en su justa medida, debido al intenso sabor, algo picante y muy aromático.

Otra opción, muy utilizada en la cocina oriental, es la de rallarlo, exprimir la pulpa obtenida y añadir ese zumo al final de la cocción, justo antes de comerlo. Se recomienda media cucharadita de sumo por persona. En Japón es típico acompañar el sushi con un encurtido de jengibre presentado en finas láminas. Tiene un sabor ácido y fuerte, y se utiliza para limpiar el paladar y saborear mejor los matices de cada plato. Además, en la cocina china, el sabor picante hace que el jugo del rizoma se use como condimento en el marisco y el cordero.


En Occidente, el jengibre se emplea seco o en polvo para aderezar platos dulces. Puede encontrarse en caramelos, en el ginger ale o en algunos tipos de galletas. Las galletas de jengibre son un buen ejemplo de uso culinario. Aporta un sabor importante a este postre y es una manera de hacer que los más pequeños consuman este ingrediente.

NOTA: Una de las contraindicaciones del jengibre es que tiene efectos anticoagulantes. No se debe tomar junto a fármacos destinados a este fin. Son medicamentos anti coagulantes la aspirina, la  heparina, el ibuprofeno, el naproxeno o la warfarina entre otros. El jengibre tiene esos mismos efectos. Ayuda a retardar la coagulación de la sangre por eso puede potenciar los efectos de estos fármacos, aumentando la probabilidad de hemorragias y moratones.



Publicar un comentario

0 Comentarios