Subscribe Us

LIBROS DEL MES: Mayo, 2020


HISTORIA DE DOS CIUDADES. CHARLES DICKENS. La obra maestra que recrea la mayor revuelta social del siglo XIX desde las dos ciudades que alumbraban al mundo. En Historia de dos ciudades Dickens recrea los inicios de la revuelta social y política que supuso la Revolución Francesa. La historia se desarrolla entre Londres y París. La primera ciudad simbolizaría de algún modo la paz y la tranquilidad, la vida sencilla y ordenada; mientras la segunda representaría la agitación, el desafío y el caos, el conflicto entre dos mundos en una época en la que se anuncia drásticos cambios sociales. El inicio de la Revolución está tan bien narrado que las páginas apestan a sangre y mugre, a sudor y lágrimas, a rabia y odio…Es inquietante pensar que si Dickens viviera hoy quizás volvería a esribirla y la ambientaría igualmente en Londres y en París… en el Londres del Brexit y su tensa calma y el París de los chalecos amarillos. Y, por si queda alguna duda, Dickens rechaza la violencia en sus dos formas, tanto es su forma popular, por las masas, como en su forma institucionalizada como es el miedo y la subyugación. Encuentra un sinsentido ambas opciones y lo representa especialmente bien en el encuentro que tienen al final del libro la Sra. Pros y Defarge representando la lucha de “el pueblo contra el pueblo”, el mayor sinsentido de todos. Los protagonistas de Historia de dos ciudades no son ni miserables ni privilegiados, son seres ambiguos, con sus vicios y sus virtudes, esclavos de una desigualadad social heredada y, por lo tanto, asumida. Todos tienen problemas, inquietudes y miedos. Algunos siendo diplomáticos de un banco inglés (el Sr. Lorry) y otros regentando una taberna en un suburbio parisino (el Sr. Defarge), cierto, pero todos tienen sus luces y sus sombras. Historia de dos ciudades es la mejor reflexión sobre esa dicotomía entre la revolución colectiva o individual, importante para entender ese momento histórico tan brutal y con las líneas más bellas que pueden abrir un libro: it was the best of times it was the worst of times.



LANNY. MAX PORTER. Porter recrea una fábula moderna sobre Lanny, un peculiar niño que vive en un pequeño pueblo inglés con sus padres que lo arropan y miman aunque no siempre lo comprenden. Especialmente la madre escritora siente absoluta devoción por su hijo. Y es que las rarezas de Lanny, su personalidad y su forma de ser y estar en el mundo son especiales, son creativas e imaginativas, alejadas de la rutina y la parquedad de la vida adulta, la madre lo valora y reconoce. En ese municipio habita también un ser antiguo mitológico, Papá Berromuerto (como el Basajaun del Baztán de Dolores Redondo) que se divierte escuchando a sus habitantes, especialmente a Lanny. El tercer elemento importante en la novela y en la vida de Lanny es Pete, un viejo artista del pueblo que no resulta especialmente simpático a los vecinos, pero sí a Lanny con quien establece una relación cómplice de amistad y de actitud frente al mundo. En un momento de la novela, un suceso inesperado altera la tranquilidad del lugar, las verdaderas identidades de los vecinos aflorarán. La novela mezcla prosa y poesía para hablar de las dificultades de la paternidad y de hacerse mayor o de los conflictos que genera vivir en comunidad. El estilo de Porter es atrevido. Las partes de la novela protagonizadas por Papá Berromuerto son fascinantes. Son doscientas páginas escasas llenas de magia y sensibilidad, donde la inocencia y la vitalidad de un niño dan aire y sentido a la vida de los adultos. Una auténtica delicia. Lanny os hará pasar unos ratos muy agradables de lectura inolvidable.



CIVILIZADOS HASTA LA MUERTE. CHRISTOPHER RYAN. El progreso, la ilusión básica de nuestra época, se agota. En general, los niños ya no esperan que sus vidas sean mejores que las de sus padres. Los escenarios distópicos están cada vez más presentes en la conciencia pública a medida que las piscifactorías colapsan, los niveles de CO2 aumentan y nubes de vapor radiactivo surgen de las plantas nucleares «a prueba de fallos». A pesar de las maravillas tecnológicas de nuestra época, o quizá debido a ellas, vivimos días oscuros. Producimos más alimentos que nunca, pero el hambre y la desnutrición siguen presentes en la mayor parte del mundo. Las tasas de depresión clínica y suicidio continúan su ascenso sombrío en el mundo desarrollado. Un tercio de los niños estadounidenses son obesos o tienen un grave sobrepeso, y la tasa de aumento de la depresión entre los niños es superior al veinte por ciento. Con la fe en el futuro fundiéndose como un glaciar sobrecalentado, incluso cuando la satisfacción con el presente se evapora, es hora de una reevaluación sobria del pasado, de aportar una mirada multidisciplinaria y científicamente informada de los efectos de esta fatídica divergencia...  En Civilizados hasta la muerte, Ryan afirma que deberíamos empezar a mirar hacia atrás para encontrar el camino hacia un futuro mejor.

Para Ryan lo que llamamos civilización es una huida hacia delante colectiva que trata de paliar el resultado histórico, ya irreversible, de ese giro calamitoso que se produjo hace unos 10.000 años. Desde su perspectiva, el resultado es mediocre: somos física, social y psicológicamente propensos a sentirnos perdidos en estructuras sociales y entornos naturales crecientemente alejados de los de las sociedades de cazadores-recolectores, que es la forma exclusiva en la que la especie humana se ha organizado durante más del 90% de su historia. Las disputas sobre la relación, de avance o retroceso, de nuestro tiempo respecto al pasado son un elemento estructural de la modernidad al menos desde la Ilustración. Lo característico de la formulación contemporánea de esa vieja querella es que tiene un tono más empírico que filosófico: se discute cuántos pobres hay en el mundo, el aumento o la disminución de muertes violentas o los incrementos en la calidad de vida. En cierto sentido, supone una mejora respecto a los debates tradicionales puramente especulativos. Pero lo que se gana en exactitud tal vez se pierda en sofisticación argumentativa. 
Ryan apuesta por los sistemas de seguridad social europeos para evitar los efectos más destructivos de la desigualdad, la colaboración en las redes digitales para mejorar la cooperación y el uso de drogas psicodélicas para aumentar nuestra paz espiritual. “¿Qué ocurriría”, se pregunta Ryan, “si en nuestras vidas modernas introdujéramos estratégicamente el pensamiento cazador-recolector, por ejemplo, y reemplazáramos las estructuras multinacionales jerárquicas por redes progresistas de pares y colectivos organizados horizontalmente?”. No parece que Wall Street y el FMI estén temblando de miedo ante esa amenaza troglodita.



NOCHE Y OCÉANO. RAQUEL TARANILLA. Noche y océano es el monólogo desquiciado y lúcido, cargadísimo de cultura, de Beatriz Silva, profesora universitaria especializada, por azares de departamento, en sociología del ocio y del turismo. Durante un verano, Bea aloja en su piso a un amigo de su casera, Quirós, mientras éste ultima un documental sobre el director de cine alemán F. W. Murnau.  Noche y océano, antes que un libro de amor retorcido o que una novela erudita, es una farsa de tres siglos de pensamiento occidental: una crítica de la razón posmoderna, si aceptamos, como Bruno Latour, que la posmodernidad no es otra cosa que nuestro fracaso en el camino de la modernidad.  Noche y océano es una bomba en el corazón de una cultura inoperante, pero también una novela profundamente liberadora, además de desentumecer la narrativa reciente en español, viene a ocupar un espacio que, aunque parezca un anacronismo, tenía reservado desde hace tiempo.



PAX ROMANA. ADRIAN GOLDSWORTHY. Pax Romana es una obra exhaustiva y rompedora que lleva al lector a un viaje desde las sangrientas conquistas de la agresiva República, pasando por la época de Julio César y Augusto, hasta la época dorada de la paz y la prosperidad bajo grandes emperadores como Marco Aurelio. Nos ofrece una visión equilibrada y matizada de la vida en el Imperio romano cuando éste dominaba gran parte del mundo conocido. En la obra, el autor logra desmontar de forma fabulosa el mito de Marco Antonio como gran estratega militar y experto soldado... También resulta refrescante su franqueza al hablar de la escasa importancia de la propia Cleopatra. Goldsworthy es un auténtico experto en historia militar y eso es lo que le da a esta novela su fuerza y contundencia: su descripción de la relación de Augusto con sus legiones es magistral. Como el propio Imperio, la Pax Romana fue decayendo gradualmente más que desaparecer de un día para otro. Mantenerla siguió siendo la ambición de los emperadores y un logro sobre el que alardearon a menudo durante siglos. En el siglo V, el Imperio occidental cayó. El Imperio oriental sobrevivió, preservando el ideal de paz interna junto con muchos aspectos de la cultura, las costumbres, la ideología y la ambición romanas. Tras sufrir importantes recortes en tamaño y recursos, en especial después de las conquistas árabes del siglo VII, la influencia del Imperio del este (Bizancio) se extendía sobre un área más pequeña que la del Imperio unido de la época del Principado. El mundo había cambiado. En definitiva, un libro magnífico, apasionante y académicamente riguroso. 



EL EXTRANJERO. ALBERT CAMUS. La obra indaga sobre las circunstancias que llevan a un hombre a cometer un crimen aparentemente inmotivado. El desenlace de su proceso judicial carece de sentido, al igual que su vida, corrompida por la cotidianidad y el hastío. Una reflexión sobre cómo la responsabilidad y la culpa, cómo es lo primero de lo que se despoja el ser humano cuando otras fuerzas gobiernan su alma. El extranjero es una de las obras más relevantes del escritor francés Albert Camus. Esta obra transcurre en Argelia, a mediados del siglo XX y narra la historia de Meursault –personaje central- quien, pese a cualquier acontecimiento, sea bueno o malo, se muestra como un ser indiferente a la realidad por resultarle absurda e inabordable. Para Meursault, el progreso tecnológico le ha privado de la participación en las decisiones colectivas y le ha convertido en «extranjero» dentro de lo que debería ser su propio entorno. Todo comienza con la muerte de su madre y así, Meursault, quien se encontraba por el momento en la ciudad de Argel, y en donde desempeña un trabajo sin ambición y sin futuro, viviendo una vida sin metas ni deseos, se ve obligado a viajar unos cuantos kilómetros para hacer presencia en el funeral de su madre. 

Allí muestra una actitud poco usual para la mayoría de las gentes que lo juzgan como un ser frío e inhumano, dado que no muestra dolor alguno ni preocupación por la tragedia que acontece y en cambio solo se fija en el cansancio que siente y se queja del calor que lo abruma. De regreso a Argel, su vida no cambia y su pesadez empeora. Meursault es entonces el resultado de su vida, creada a imagen y semejanza de una sociedad ajena, distante y amarga. Es un personaje cuya actitud y sentimientos refleja absoluta indiferencia frente a cualquier condición humana: ni la muerte de su madre, o las vicisitudes de su amigo Raymond, el afecto de su novia María, el apoyo de su jefe o, lo que es igual o más sorprendente, su total indiferencia frente al desquiciado acto de asesinar a otra persona, hecho que le genera un juicio y, con merecida lógica, una desdichada condena.

Publicar un comentario

0 Comentarios